jueves, 1 de marzo de 2018

Capítulo 4 - Imperio Chalukya, Imperio Rashtrakuta


Imperio Chalukya

El Imperio de los chalukya occidentales dominó la mayoría de la parte occidental de la meseta del Decán, en la India meridional, entre los siglos X y XII. Era una dinastía kannadiga a la que también se llama en ocasiones chalukya de Kalyani, porque su capital se hallaba en esta ciudad (hoy llamada Basavakalyan, en Karnataka) y también chalukyas posteriores, por su relación teórica con la dinastía chalukya de Badami del siglo VI. La dinastía se llama «occidental» para diferenciarla de la contemporánea de los chalukyas orientales de Vengi, una dinastía distinta. Antes del surgimiento de los chalukyas, el Imperio rashtrakuta de Manyajeta controló la mayor parte del Decán y de la India central durante más de dos siglos. En el 973, aprovechando el desorden reinante en el Imperio rashtrakuta tras la invasión de su capital por el soberano de la dinastía paramara de Malwa, Tailapa II, un vasallo de los rashtrakuta que gobernaba en la región de Bijapur, derrotó a sus señores y fijó su capital en Manyajeta. La dinastía pronto se fortaleció y se convirtió en un imperio durante el reinado de Someshvara I, que trasladó la capital a Kalyani.
Durante más de un siglo, los dos imperios de la India meridional, el de los chalukyas occidentales y el de la dinastía Chola de Thanjavur disputaron numerosas y feroces guerras por el dominio de la fértil región de Vengi. En esos conflictos, los chalukyas orientales de Vengi, primos lejanos de los chalukyas occidentales, pero con lazos matrimoniales con los cholas, tomaron partido por estos últimos, lo que complicó todavía más la situación política en la región. Durante el reinado de Vikramaditya VI, a finales del siglo XI y principios del XII, los chalukyas occidentales prevalecieron en sus luchas con los cholas y alcanzaron el apogeo, enseñoreándose de territorios que se extendían por la mayor parte del Decán, entre el Narmada al norte y Kaveri al sur. Sus hazañas no se limitaban al sur de la península: ya como príncipe, durante el reinado de Someshvara I, había emprendido campañas militares que le llevaron hasta Bihar y Bengala. Durante este periodo, las otras familias gobernantes importantes del Decán, los Hoysalas, los Seuna Yadavas de Devagiri, la dinastía kakatiya y los kalachuri meridionales, estaban sometidos a los chalukyas occidentales y únicamente lograron sacudirse la autoridad de estos cuando su poder decayó durante la segunda mitad del siglo XII.
Los chalukyas occidentales inventaron un estilo arquitectónico tildado hoy como de transición, intermedio entre el estilo de la dinastía chalukya y el del posterior Imperio hoysala. La mayoría de sus monumentos se encuentran en los distritos limítrofes del río Tungabhadra, en la Karnataka central. Algunos ejemplos famosos son: el templo de Kasivisvesvara en Lakkundi, el de Mallikarjuna en Kuruvatti, el de Kallesvara en Bagali y el de Mahadeva en Itagi. Fue un periodo importante en el desarrollo de bellas artes en la India meridional, especialmente para la literatura, ya que los reyes de la dinastía protegieron a los escritores que escribían en la lengua nativa, el canarés, y en sánscrito.



El conocimiento de la historia de los chalukyas occidentales proviene del estudio de las numerosas inscripciones en lengua canarés de los reyes (los expertos Sheldon Pollock y Jan Houben afirman que el 90 % de las inscripciones reales chalukyas están escritas en canarés), y del estudio de documentos contemporáneos de la literatura chalukya occidental como el Gada Yuddha (982) de Ranna —también en canarés— y el Vikramankadeva Charitam (1120) de Bilhana —en sánscrito—.El registro más temprano data del 957, durante el reinado de Tailapa II cuando aún los chalukyas occidentales eran vasallos de los rashtrakutas y Tailapa II gobernaba en Tardavadi, en el moderno distrito de Bijapur, en Karnataka. El origen de los reyes chalukyas occidentales es aún incierto. Una teoría, basada en documentos de la época, algunas inscripciones y el hecho de que los chalukyas occidentales empleaban nombre y títulos utilizados por la dinastía chalukya del siglos VI, afirma que los primeros pertenecieron al mismo linaje que los segundos; por el contrario, otras inscripciones de la época parecen indicar que los chalukyas occidentales eran una dinastía sin relación alguna con los antiguos chalukyas.
Los registros indican que pudo existir una rebelión fallida de un reyezuelo chalukya, Chattigadeva de la provincia de Banavasi (hacia el 967), aliado a algunos jefes Kadamba. Aunque esta fracasó, facilitó el que más tarde su sucesor Tailapa II se independizase. En efecto, algunos años más tarde, Tailapa II recuperó el poder en la zona y derrotó a los rashtrakutas durante el reinado de Karka II, aprovechando el desorden en el imperio causado por la invasión paramara de la capital (Manyakheta) del 973. Después de vencer a los rashtrakutas, Tailapa II trasladó la capital a Manyajeta y consolidó el dominio chalukya del Decán occidental, sometiendo a los paramara y a otros adversarios y extendiendo su control a los territorios entre el río Narmada y el Tungabhadra. ​A pesar de esta expansión, algunas inscripciones indican que Balagamve en Mysore fue un centro político rival hasta 1042, ya durante el reinado de Someshvara I.
La rivalidad intensa entre el reino del Decán occidental y los de la región tamil se acentuó en el siglo XI pues ambas partes deseaban dominar la fértil región entre los ríos Krishna y Godavari llamada Vengi (la costa del moderno estado de Andhra Pradesh). Los chalukyas occidentales y la dinastía chola libraron varias duras contiendas por el control de esta zona estratégica. El poder de los cholas se afianzó durante el reinado del famoso monarca Rajaraja Chola I y del príncipe Rajendra Chola I. Los chalukyas orientales de Vengi eran primos de los occidentales, pero la influencia de los cholas creció por los lazos maritales que unían a los dos reinos. Como esto perjudicaba a los chalukyas occidentales, estos no dudaron en intervenir política y militarmente en Vengi. Cuando Satyashraya sucedió en el trono a Tailapa II, logró proteger su reino de las agresiones de los chola y también los territorios del norte en Konkan y Guyarat, a pesar de que su control de Vengi era débil. El sucesor de Satyashraya, Jayasimha II, libró muchas batallas con los cholas en el sur alrededor de 1020-21 pues ambos reinos deseaban escoger al nuevo monarca de Vengi. ​ Poco después, en torno al 1024, Jayasimha II sometió a los paramara de la India central y al rebelde rey Yadava Bhillama.
Según los registros, se sabe que Jayasimha, hijo de Someshvara I cuyo reinado el historiador Sen considera un periodo brillante de la historia de la dinastía, trasladó la capital a Kalyani hacia el 1042. Continuaron las hostilidades con los cholas en las que la suerte favoreció alternativamente a las dos partes; ninguna perdió grandes territorios en la pugna por colocar un monarca títere en el trono de Vengi. En el 1068, Someshvara I, que sufría una enfermedad incurable, se suicidó ahogándose en el río Tungabhadra (Paramayoga). A pesar de los abundantes conflictos con los cholas en el sur, Someshvara había logrado mantener el control de los territorios septentrionales de Konkan, Gujarat, Malwa y Kalinga. Su sucesor, su primogénito Someshvara II, tuvo que diputarse el trono con su hermano menor Vikramaditya VI, un guerrero ambicioso que había sido gobernador de Gangavadi en el Decán meridional al principio del reinado de su hermano. Antes del 1068, Vikramaditya VI, aún príncipe, había invadido Bengala y debilitado así el Imperio pala. Estas incursiones permitieron el surgimiento de dinastías karnata como la de sena y varman en Bengala, y la de nayanadeva en Bihar. Casado a una princesa chola (una hija de Vira Rajendra Chola), Vikramaditya VI mantuvo una alianza esta dinastía. ​ Cuando murió el rey chola en el 1070, Vikramaditya VI invadió el reino tamil y entregó el trono a su cuñado Adhirajendra, lo que desencadenó un conflicto con Kulothunga Chola i, el poderoso soberano de Vengi que lo deseaba para sí. Al mismo tiempo, Vikramaditya VI minaba la posición de su hermano Someshvara II, y se confabulaba con los vasallos de la dinastía: los hoysala, los seuna y los kadambas de Hangal. Previendo el estallido de la guerra civil, Someshvara II se alió con los enrmigos de su hermano, Kulothunga Chola I y los kadambas de Goa. Cuando por fin se desencadenó la guerra entre los dos hermanos en el 1076, Vikramaditya VI resultó vencedor y se proclamó soberano del Imperio chalukya.

El reinado de cincuenta años de Vikramaditya VI, el más destacado de los últimos chalukya, fue un periodo importante de la historia de Karnataka que los historiadores denominan «era Vikrama Chalukya». Este soberano controló eficazmente a sus vasallos, tanto del norte (Kadamba Jayakesi II de Goa, Silhara Bhoja y el rey yadava) como del sur (Hoysala Vishnuvardhana), y se enfrentó con fortuna a los cholas, a los que derrotó en la batalla de Vengi en el 1093 y nuevamente en 1118. Conservó este territorio durante muchos años, a pesar los continuos intentos de los cholas por arrebatárselo. ​ La victoria de Vengi redujo la influencia chola en el Decán oriental e hizo a Vikramaditya señor de los territorios que se extienden entre el río Kaveri al sur el Narmada al norte; estas conquistas le granjearon los títulos de Permadideva y Tribhuvanamalla («señor de tres mundos«). Los estudiosos contemporáneos lo ensalzaron tanto por su habilidad militar, como por su interés en las bellas artes y su tolerancia religiosa. La literatura floreció durante su reinado y estudiosos que escribían tanto en canarés como en sánscrito se congregaban en su corte. El poeta Bilhana, que provenía de la lejana Cachemira, alabó al rey en su conocida obra Vikramankadeva Charita. ​ Vikramaditya VI no fue solamente un guerrero capaz, sino también un rey devoto, como atestiguan las numerosas inscripciones que registran su mecenazgo y protección de sabios y centros religiosos.
El conflicto continuo con los cholas agotó tanto a estos como a los chalukyas, lo que dio oportunidad a sus vasallos a rebelarse. En las décadas que siguieron al fallecimiento de Vikramaditya VI en 1126, el imperio fue menguando paulatinamente, al tiempo que los vasallos aumentaban en autonomía y dominaban cada vez más territorio. Entre 1150 y 1200 se sucedieron las batallas sangrientas entre los chalukyas y sus vasallos, que además se enfrentaban entre ellos. En tiempos de Jagadhekamalla II, los chalukyas perdieron Vengi y su sucesor, Tailapa III, fue derrotado por el rey kakatiya Prola en 1149. Tailapa III fue apresado y más tarde liberado, lo que afectó al prestigio de las dinastías. Aprovechando la decadencia de los chalukyas, los hoysalas y seunas también aumentaron su territorio a costa del imperio. El hoysala Narasimha I derroté y mató a Tailapa III, pero no pudo vencer a los kalachuris, que le disputaban el control de la región. En 1157 el kalachuri Bijjala II conquistó Kalyani y la ocupó durante veinte años, lo que obligó a los chalukyas a trasladar la capital a Annigeri, en el moderno distrito de Dharwad.
Los kalachuris se habían establecido en el Decán meridional provenientes de la India central y se llamaban a sí mismos Kalanjarapuravaradhisavaras. Bijjala II y sus antepasados habían gobernado como comandantes chalukyas (Mahamandaleshwar) en las provincias de Karhad-4000 y Tardavadi-1000 (que ocupan territorios de las modernas Karnataka y Maharashtra) con Mangalavada o Annigeri como capital. ​ El registro Chikkalagi de Bijjala II de 1157 le denomina Mahabhujabala Chakravarti («emperador de recios brazos y hombros»), indicando que ya no era vasallo de los chalukyas. Sin embargo, los sucesores de Bijjala II no fueron capaces de mantenerse en Kalyani y su gobierno en la región acabó en 1183, cuando el último de los chalukyas, Someshvara IV, trató de restaurar el imperio y recuperó Kalyani. En este choque, el rey kalachuri Sankama murió a manos del general chalukya Narasimha. ​ Esto coincidió con el auge del ambicioso hoysala Veera Ballala II, que se enfrentó en varias ocasiones con los chalukyas y con los demás rivales que se disputaban el territorio del imperio. Aunque derrotó al chalukya Someshvara IV y al seuna Bhillama V y se apoderó de amplias regiones del valle del Krishna, no logró batir a los kalachuris. ​ También los seunas de Bhillama V trataban de extender su territorio cuando los chalukyas recuperaron Kalyani. Aunque su expansión se detuvo temporalmente cuando los derrotó el general chalukya general Barma en 1183, la retomaron a partir de 1189.
Los intentos de Someshvara IV de restaurar el Imperio chalukya fracasaron; los reyes Seuna gobernantes enviaron al exilio a Someshvara IV, a Banavasi en 1189. Después de que la caída de los chalukyas, los seunas y los hoysalas continuaron disputándose la región del Krishna en 1191, conflicto en el que la suerte favoreció alternativamente a los dos bandos enfrentados. En este periodo desaparecieron dos grandes imperios, el de los chalukyas occidentales del Decán y el de los cholas de Tamilakam. En los territorios que estos habían dominado surgieron reinos de sus antiguos vasallos cuyos conflictos llenaron los anales de la historia del Decán durante más de cien años; los Pandyas controlaron algunas regiones del antiguo Imperio chola.
La sucesión al trono entre los chalukyas occidentales se hacía de padres a hijos varones; el poder pasaba al hermano del rey si este carecía de heredero varón. La administración estaba muy descentralizada y los vasallos como los alupas, hoysalas, kakatiya, seunas, los kalachuris meridionales y otros gozaban de una amplia autonomía para gobernar sus territorios, con tal de que pagasen un tributo anual al emperador chalukya. Las inscripciones descubiertas mencionan títulos como el de Mahapradhana (ministro principal), Sandhivigrahika, y Dharmadhikari (juez principal). Algunos cargos como el de Tadeyadandanayaka (jefe del ejército de reserva) eran muy especializados, pero todos los títulos ministeriales incluían la función de Dandanayaka (comandante), lo que demuestra que los miembros del gabinete tenían instrucción militar además de administrativa.
El reino se dividía en provincias con nombres como Banavasi-12000, Nolambavadi-32000, Gangavadi-96000, que incluían el número de pueblos que la formaban. Las provincias se subdividían en otras más pequeñas, que contenían un número menor de pueblos, como Belavola-300. La jerarquía administrativa consistía en provincias grandes (mandala), divididas en nadu, que a su vez se componían de kampanas (grupos de pueblos) y estos de bada (pueblos). El gobierno de un mandala se otorgaba a un miembro de la familia real, un vasallo fiel o un funcionario principal. Tailapa II fue precisamente gobernador de la provincia de Tardavadi provincia durante el periodo rashtrakuta. Los gobernadores podían pasar de un mandala a otro. Por ejemplo, se sabe que un funcionario llamado Bammanayya administraba Banavasi-12000 durante el reinado de Someshvara III y luego pasó a gestionar Halasige-12000. Las mujeres de la familia real también administraban nadus y kampanas. Los jefes del ejército llevaban el título de mMahamandaleshwaras y los que tenían mando sobre un nadu, el de nadugouvnda.
Los chalukyas occidentales acuñaron «pagodas de oro» con inscripciones en canarés y devanagari; estas eran monedas grandes y delgadas de oro, con varios motivos impresos en el anverso. Entre los motivos más habituales estaban el león estilizado (Sri en canarés), la punta de lanza, el título del rey y el loto. Los textos inscritos en las monedas varían de unos reyes a otros: en las de Jayasimha aparece Sri Jaya; en las de Someshvara I, Sri Tre lo ka malla; en las de Someshvara II, Bhuvaneka malla; en las de Lakshmideva, Sri Lasha; y en las de Jagadhekamalla II, Sri Jagade. Los alupas, vasallos de los chalukyas, acuñaron monedas con el texto en el canarés y devanagari Sri Pandya Dhanamjaya. ​ Las principales cecas (tankhashaley) se encontraban en Lakkundi en el distrito de Gadag y en Sudi, en el de Dharwad. Las monedas de oro de mayor peso eran, por orden: la gadyanaka, de 96 granos; la dramma, de 65 granos; la kalanju, de 48; la kasu, de 15; la manjadi, de 2,5; la akkam, de 1,25; y la pana, de 9,6.

Economía
La principal fuente de ingresos para el imperio era la agricultura: se tributaba tanto por la tierra y como por las cosechas. La mayoría de la población vivía en pueblos y trabajaba en cultivar los productos básicos: el arroz, las legumbre y el algodón en las zonas secas y la caña de azúcar en las que que contaban con lluvias suficientes para el cultivo; los principales cultivos para la venta comercial eran la areca y el betel. Las condiciones de vida de los peones que trabajaban la tierra debe de haber sido soportable ya que no hay registros de rebeliones de los jornaleros contra los terratenientes. Si los campesinos se sentían descontentos, la costumbre era trasladarse en grupo lejos de la jurisdicción del gobernador que lo causaba, lo que privaba a este de los ingresos del trabajo de los emigrados.
Se gravaban tanto las minas como los productos forestales, y el Estado obtenía ingresos añadidos de los peajes por el uso de las instalaciones de transporte. Se cobraban también aranceles, tasas por licencias profesionales y multas judiciales. Se tributaba asimismo por los caballos y la sal y por otras mercancías como el oro, las telas y los perfumes, y también por los productos agrícolas como la pimienta negra, las especias, las hojas de betel, las de palma, los cocos y el azúcar. La gradación de los impuestos por la tierra se basaba en catastros en los que se registraban la calidad de tierra y el tipo de cosecha. Los registros chalukyas distinguen al menos cinco tipos de tierra, cada uno con una carga tributaria diferente: las tierras negras, las rojas, los humedales, la de secano y los baldíos.
La figura clave, según las inscripciones, en las zonas rurales era el gavunda (funcionario) o gouda. Existían dos tipos, pertenecientes a dos estratos económicos distintos: el praja gavunda (gavunda popular) y el prabhu gavunda (señor de gavundas). Estos funcionarios representaban al pueblo ante los gobernantes y al mismo tiempo realizaban tareas administrativas, como el cobro de impuestos y la leva de reclutas. En las inscripciones se los menciona en relación con diferentes tareas: la gestión de transacciones de terrenos, el mantenimiento de los sistemas de riego, la recaudación de impuestos en los pueblos y las labores administrativas de las juntas de los pueblos.
La formación de empresas se generalizó durante el siglo XI. ​ Casi todas las artes y los oficios se organizaron en gremios y su trabajo se realizaba en corporaciones; los registros no mencionan artistas, escultores o artesanos individuales. Solo en las regiones gobernadas por los hoysalas aparecen los nombres de escultores individuales grabados en sus obras. Los mercaderes se organizaron en poderosos gremios independientes de la política, lo que les permitía quedar apartados de los efectos de las guerras y revoluciones. Su única amenaza era la posibilidad los bandidos robasen sus mercancías, asaltando barcos y caravanas cuando estas viajaban a tierras lejanas. Entre los principales gremios de mercaderes del sur de la India estaban: manigramam, nagarattar y anjuvannam. Los gremios locales se llamaban nagaram; los nanadesis eran comerciantes de reinos vecinos. El más opulento e influyente de todos gremios de mercaderes indios del sur era el llamado ainnurruvar, conocido también como los «quinientos svamis de Ayyavolepura» (brahmanes y mahajanas del moderno Aihole), que realizaban abundantes operaciones comerciales, tanto en tierra como en el mar, acaparando gran parte del comercio exterior del imperio. Extremadamente celosos de sus estatutos (los vira bananjudharma o ley de los mercaderes nobles), a menudo encargaban inscripciones (prasasti) para celebrar sus principales operaciones comerciales. Se han encontrado quinientas prasasti con la bandera y el símbolo de la asociación, el toro, prueba del orgullo del gremio por sus actividades.
Los comerciantes ricos contribuían notablemente a la hacienda real mediante el pago de aranceles de importación y exportación. Los edictos de los svamis de Aihole mencionan relaciones comerciales con varios reinos extranjeros: Chera, Pandya, Maleya (Malasia), Magadha, Kosala, Saurashtra, Kurumba, Kambhoja (Camboya), Lata (Gujarat), Parasa (Persia) y Nepal. Los mercaderes chalukyas viajaban tanto por tierra como por mar para vender principalmente piedras preciosas, especias y perfumes, y otras mercancías características de la región, como el alcanfor. El boyante comercio de piedras preciosas se centraba en la venta de diamantes, lapislázuli, ónix, topacioa, carbuncos y esmeraldas. Las especias más vendidas eran el cardamomo, el azafrán, y el clavo; entre los perfumes destacaba los basados en el sándalo, el bdellium, el almizcle, la civeta y la rosa. Estos productos se vendían tanto al por mayor como al por menor, en las calles de las ciudades. Los chalukyas occidentales controlaban la mayoría de la costa occidental de la India meridional y en el siglo X habían establecido lazos comerciales con la dinastía Tang de China, los imperios del Sudeste Asiático y el Califato abasí de Bagdad; en el siglo XII las flotas chinas acudían a menudo a los puertos indios. Los productos que se exportaban a la China de la dinastía Song eran principalmente telas, especias, plantas medicinales, joyas, marfil, cuerno de rinoceronte, ébano y alcanfor. Los mismos productos también se enviaban a los puertos del oeste como Dhofar y Adén. Estos productos acababan en Persia, Arabia y Egipto. El próspero puerto de Siraf, en la costa oriental del golfo pérsico, era un centro comercial importante al que acudían mercaderes de distintas naciones, entre ellas el Imperio chalukya, a los que se ofrecían fiestas cuando lo visitaban. Un síntoma de la importancia de los comerciantes indios en Siraf proviene de los registros, que mencionan los platos que se les reservaban para los banquetes. Otros productos que recibía Siraf desde el imperio eran la madera de aloe, los perfumes, el sándalo y los condimentos. La importación más cara que realizaba la India meridional eran los caballos árabes, mercancía que acaparaban los mercaderes árabes y los brahmanes locales. El viajero Marco Polo, en el siglo XIII, observó que la cría de los caballos nunca floreció en la India debido al clima, el tipo de tierra y de pastos.

Religión
La conquista del Imperio rashtrakuta por los chalukyas occidentales en el siglo X, que coincidió con la derrota de la dinastía ganga occidental por el Cholas en Gangavadi, fue un revés para el jainismo. El crecimiento del virashaivismo en el territorio chalukya y del hinduismo vaishnava en la región de Hoysala fue contemporáneo de un desinterés cada vez mayor en el jainismo, a pesar de que los diversos reinos siguieron manteniendo la tolerancia religiosa. Se mantuvo la protección real a dos lugares de culto jainista en la región de Hoysala: Shravanabelagola y Kambadahalli. La decadencia del budismo en la India meridional había empezado en el siglo VIII debido a la expansión de la filosofía advaita de Adi Shankara Advaita. Los únicos lugares de culto budista que quedaban en tiempo de los chalukyas occidentales eran Dambal y Balligavi. ​ No hay menciones de conflictos religiosos en los escritos e inscripciones de la época, por lo que se supone que la transición religiosa fue pacífica.
A pesar de que el origen de la fe predicada por Virashaiva no es claro, el movimiento creció gracias su asociación con Basavanna en el siglo XII. Basavanna y otros santos Virashaiva predicaban una fe sin sistema de castas. En sus vachanas (una forma de poesía), Basavanna se dirigía a las masas en canarés sencillo y escribió que «el trabajo es adoración» (Kayakave Kailasa). Llamados también Lingayats (adoradores de lingas, el símbolo universal de Shiva), estos virashaivas cuestionaban muchos de las normas sociales como la creencia en los rituales y la teoría de la resurrección, apoyaban el matrimonio de las viudas y el de las solteras maduras. ​ Aunque esto dio mayor libertad social a las mujeres, no se las llegó a admitir en el sacerdocio. Ramanujacharya, que presidía la comunidad del monasterio vaishnava de Srirangam, viajó al territorio hoysala y predicó el método de la devoción (bhakti marga). Más tarde escribió el Sribhashya, un comentario del Brahma-sutra Badarayana, una crítica de la filosofía advaita de Adi Shankara. Como consecuencia de la estancia de Ramanujacharya en Melkote, el rey hoysala Vishnuvardhana se convirtió al vaishnavismo, fe que mantuvieron sus sucesores.
Todos estos cambios religiosos tuvieron importantes repercusiones en la cultura, literatura y arquitectura de la India meridional. En los siglos siguientes, aparecieron destacadas obras de metafísica y poesía basadas en las enseñanzas de los filósofos de esta época. Akka Mahadevi, Allama Prabhu y otros muchos seguidores de Basavanna, incluyendo a Chenna Basava, Prabhudeva, Siddharama, y Kondaguli Kesiraja, compusieron los centenares de poemas llamados vachanas en honor a Shiva. Los ilustres estudioso de la corte hoysala, Harihara y Raghavanka eran virashaivas. ​ Esta tradición continuó durante el Imperio vijayanagara con famosas figuras como Singiraja, Mallanarya, Lakkana Dandesa y otros escritores prolíficos de obras virashaivas. Las dinastías Saluva, Tuluva y Aravidu del Imperio vijayanagara era seguidores del vaishnavismo y aún se conserva un templo vaishnava con una imagen de Ramanujacharya en la región de Vitthalapura en Vijayanagara. Los estudiosos del posterior Reino de Mysore escribieron también obras vaishnavistas ensalzando las enseñanzas de Ramanujacharya. El rey Vishnuvardhana construyó muchos templos después de su conversión del jainismo al vaishnavismo.

Sociedad
El surgimiento del veerashaivaismo fue revolucionario y amenazaba al extendido sistema de castas hindú, que contaba con el apoyo real. La participación de las mujeres en la sociedad variaba en función de su estado económico y nivel de educación durante este periodo relativamente liberal. Las mujeres de la realeza y de las familias urbanas pudientes eran las que gozaban de una mayor libertad. Los registros mencionan la participación de mujeres en las bellas artes, como la reina chalukya Chandala Devi y la reina kalachuri Sovala Devi, expertas en música y danza. Entre las obras de treinta poetisas vachana, se encuentran las de la famosa mística virashaiva Akka Mahadevi, conocida por su devoción por el movimiento bhakti. Los registros contemporáneos indican que algunas mujeres de la realeza participaron en asuntos administrativos y bélicos, como la princesa Akkadevi, (hermana del rey Jayasimha II) que se enfrentó y venció a algunos vasallos rebeldes. ​ Las inscripciones hacen hincapié en la aceptación social de la viudez; aunque elsatí (una costumbre por la que la viuda se lanzaba a la pira funeraria de su marido para suicidarse) existía, tenía carácter voluntario. Existían los suicidios rituales para conseguir la salvación: entre los jainitas predominaba el ayuno hasta la muerte (salekana), mientras que otros grupos preferían lanzarse sobre estacas (shoolabrahma) o internarse en el fuego durante los eclipses.
Con un sistema social de castas palmario, en el Imperio los brahmanes gozaban de una posición privilegiada por sus conocimientos y por ser los jueces de los pueblos. La mayoría de los brahmanes se dedicaban a labores relacionadas con la religión y el saber, aunque unos pocos destacaron en carreras militares. Los protegían tanto los reyes como los nobles, que les animaban a instalarse en determinados pueblos y ciudades mediante la concesión de tierras y casas. El reino entendía que atraer a estos cultos brahmanes le favorecía, ya que se los consideraba indiferentes a la riqueza y el poder y se creía que sus conocimientos eran un instrumento útil para inculcar disciplina y conductas éticas en la comunidad. También participaban en la resolución de los problemas de los pueblos como árbitros neutrales en las disputas (panchayat).
En cuanto a los hábitos alimenticios, los brahmanes, jainitas, budistas y shaivas era estrictamente vegetarianos, mientras que otras comunidades religiosas sí que comían carne. En los mercados se vendía tanto carne de animales domesticados como cabras, ovejas, cerdos y gallinas como otras más exóticas como la de perdiz, liebre y jabalí.
Los espectáculos de interior más habituales eran la lucha (kusti) y las peleas de animales —de gallos o de carneros— y las apuestas. Las carreras de caballos eran también un entretenimiento habitual. Los festivales y las ferias eran además frecuentes y a menudo contaban con la actuación de grupos ambulantes de acróbatas, bailarines, actores y músicos.
Las escuelas y los hospitales, que aparecen mencionados en los registros, se erigían cerca de los templos. Los mercados servían de lugar de reunión donde las personas se reunían para tratar los asuntos de la comunidad. Existían coros, cuya función principal era cantar himnos y que cuyos costes sufragaban los templos. Se enseñaba a jóvenes varones a cantar en los coros en escuelas que dependían de monasterios de las distintas religiones: los matha hindúes, los palli jainitas y los vihara budistas. Estos centros proveían además instrucción avanzada en religión y moral y gozaban de bibliotecas bien provistas. (Saraswati Bhandara). La educación se realizaba tanto en la lengua local como en sánscrito. Las escuelas de nivel superior se denominaban brahmapuri, ghatika o agrahara. La enseñanza en sánscrito era casi un monopolio de los brahmanes, que recibían asignaciones reales para desempeñar sus tareas. Según las inscripciones, el número de alumnos variaba entre los cuatro y los dieciocho. Las cuatro materias que más interesaban a los alumnos eran la economía (vartta), la ciencia política (dandaniti), los veda (trayi) y la filosofía (anvikshiki), de las que ya tratan los Artha-shastra de Chanakia.

Literatura
En el periodo de los chalukyas occidentales hubo un notable desarrollo de la literatura en el idioma local, el canarés, y en sánscrito. ​ En una época de esplendor de la literatura canarés, los estudiosos jainitas escribían sobre la vida de los tirthankaras y los poetas virashaivas expresaban su devoción a Dios mediante poemas breves llamados vachanas. Se conocen casi trescientos vachanakaras (escritores de vachanas), de los que treinta eran mujeres. Las primeras obras de los escritores brahmanes trataban sobre las narraciones épicas, el Ramayana, el Majabhárata, el Bhagavata, los Puranas y los Vedas. En la literatura secular, aparecieron las primeras obras sobre temas románicos, eróticos, enciclopédicos y sobre medicina, léxico, matemáticas y astrología.
Los estudios más notables del canarés fueron Ranna, el gramático Nagavarma II, el ministro Durgasimha y el santón virashaiva y reformista social Basavanna. Ranna, protegido de los reyes Tailapa II y Satyashraya es uno de las «tres joyas de la literatura canarés». El rey Tailapa II lo nombró «emperador de los poetas» (Kavi Chakravathi) se le conocen cinco obras relevantes. De estas, la Saahasabheema Vijayam (o Gada yuddha) de 982, escrita en estilo champu es una alabanza de su mecenas el rey Satyashraya, a quien compara con Bhima por su valor y hazañas y narra el duelo de garrotes entre este y Duryodhana el decimoctavo día de la guerra de Kurukshetra. El Ajitha purana lo escribió en 993 y en él cuenta la vida del segundo tirthankara, Ajitanatha.
Nagavarma II, poeta predilecto (Katakacharya) del rey Jagadhekamalla II contribuyó en diversos aspectos a la literatura en canarés. Sus obras de poesía, prosodia, gramática y vocabulario son de referencia y de reconocida importancia para el estudio del idioma. Entre ellas destacan la Kavyavalokana en poesía, la Karnataka-Bhashabhushana en gramática y la Vastukosa en léxico (con traducciones en canarés de palabras sánscritas). ​ También se escribieron en este periodo histórico varias obras sobre medicina. Entre ellas destaca la Karnataka Kalyana Karaka de Jagaddala Somanatha.
En esta época surgió una forma única y particular de literatura poética en canarés llamada «vachana». Las vachanas consistían en escritos de místicos que expresaban su devoción a Dios en poemas sencillos que la población en general podía apreciar. Los más famosos escritores te este tipo de obras fueron Basavanna, Akka Mahadevi, Allama Prabhu, Channabasavanna y Siddharama.
En sánscrito, el famoso poema (Mahakavya) en dieciocho cantos llamado Vikramankadeva Charita escrito por el poeta cachemir Bilhana narra en estilo épico la vida y hazañas de su mecenas el rey Vikramaditya VI. La obra cuenta el ascenso de este al trono chalukya tras derrocar a su hermano mayor Someshvara II. El ilustre matemático indio Bhāskara II (nacido en torno al 1114) trabajó durante este periodo. Él mismo cuenta en su famoso Siddhanta Siromani (escrito hacia 1150, y que incluye el Lilavati y Bijaganita sobre álgebra, Goladhaya sobre el globo celeste y Grahaganita sobre los planetas) que nació en Bijjada Bida (en el moderno Bijapur).
El Manasollasa o Abhilashitartha Chintamani fue una obra escrita por el rey Someshvara III (1129) destinada a toda la sociedad. Es un ejemplo de enciclopedia primitiva escrita en sánscrito que abarca numerosas materias como la medicina, la magia, la ciencia veterinaria, la tasación de piedras preciosas y perlas, la poliorcética, la pintura, la música, los juegos, las distracciones, etc. El libro no clasifica las materias por importancia, pero sirve como indicación del estado del conocimiento de cada una de ellas en aquel tiempo. Someshwara III también escribió una biografía de su ilustre padre, Vikramaditya VI, llamada Vikraman-Kabhyudaya. La obra es una narración histórica en prosa que también incluye una descripción gráfica de la geografía física y social de Karnataka.
El estudioso en sánscrito, Vijnaneshwara ganó fama en la literatura jurídica gracias a su Mitakshara, en tiempos del rey Vikramaditya VI. Se trata quizás del trabajo más reconocido en esta materia; el Mitakshara es un tratado legal que glosa el Yajnavalkya, se basa en obras anteriores y ha tenido gran aceptación en muchas zonas de la India moderna. Un británico llamado Colebrooke tradujo al inglés la parte que versa sobre las herencias, lo que hizo que se emplease en el sistema judicial de la India británica. Algunas obras literarias destacadas de este periodo sobre música y instrumentos musicales fueron: Sangita Chudamani, Sangita Samayasara y Sangita Ratnakara.

Arquitectura
El periodo de los chalukyas occidentales fue importante en el desarrollo de la arquitectura del Decán. El estilo que predominó fue intermedio entre el de los chalukyas de Badami del siglo VIII y la arquitectura hoysala que se extendió en la región en el siglo XIII. ​ El estilo artístico de los chalukyas occidentales se llama a veces «estilo Gadag», por los numerosos templos profusamente decorados que construyeron en la región entre los ríos Tungabhadra y Krishna que pertenece al moderno distrito de Gadag, en Karnataka. La construcción de templos alcanzó su esplendor y el estilo su madurez en el siglo XII, cuando se edificaron más de cien templos por todo el Decán, aunque más de la mitad se concentran en la Karnataka central. Además de los templos, la arquitectura de la dinastía es famosa por los pozos con escalinatas (pushkarni) que servían para realizar baños rituales; varios de ellos aún se conservan en buen estado en Lakkundi. Algunos Estados posteriores, como el de los hoysalas y el Imperio vijayanagara, copiaron este tipo de construcción.

Los principales ejemplos de arquitectura chalukya tardía son: el templo de Kasivisvesvara en Lakkundi (en el distrito de Gadag), el templo de Dodda Basappa en Dambal (también en Gadag), el templo de Mallikarjuna en Kuruvatti (en el distrito de Bellary), el templo de Kallesvara en Bagali (en el distrito de Davanagere), el de Siddhesvaraemplo en Haveri (en el distrito homónimo), el templo de Amrtesvara en Annigeri (en el distrito de Dharwad), el de Mahadeva en Itagi (en el distrito de Koppal), el Kaitabheshvara en Kubatur, y el Kedareshvara en Balligavi. El templo de Mahadeva del siglo XII destaca por sus esculturas; el gusto por la decoración recargada se refleja en las intrincadas tallas de paredes, pilares y las torres. Una inscripción exterior lo describe como el «emperador de los templos» (devalaya chakravarti) e indica que lo mandó construir Mahadeva, un comandante del ejército del rey Vikramaditya VI. El templo de Kedareswara (1060) de Balligavi es un ejemplo de transición entre los estilos chalukya y hoysala. Los chalukyas occidentales construyeron templos en Badami y Aihole a principios de su época edificadora; entre estos destacan el templo de Mallikarjuna, el de Yellamma y el conjunto de Bhutanatha.

La vimana de los templos (la torre sobre el santuario) es de un tipo intermedio entre el escalonado sencillo de los primeros chalukyas y el recargado de los hoysalas. A los arquitectos de los chalukyas occidentales se deben las columnas torneadas y uso de esteatita como material tanto de construcción como para las esculturas, algo muy habitual en los posteriores templos hoysalas. Emplearon además profusamente las Kirtimukha (caras de demonios) en las esculturas, como elemento decorativo. Algunos arquitectos famosos del reino hoysala eran de origen chalukya y provenían de lugares como Balligavi. La decoración de los muros y el tipo de escultura eran típicamente dravídicos. ​ Este estilo se llama en ocasiones dravídico kárnata, uno de los más destacados de la tradición arquitectónica india.

El templo de Kasivisvesvara a veces llamado Kashivishvanatha  está situado en Lakkundi, en el (distrito de Gadag) del estado de Karnataka, India. Se encuentra a 11 km de la ciudad de Gadag, a 24 km de Dambal y a unos 50 km de Kuknur.

El templo Kasivisvesvara (siglo XI) en el santuario Lakkundi-Shiva (izquierda) y el santuario Surya (derecha)

El centro de la actividad cultural y de construcción de templos del Imperio Chalukya Occidental yace en la región del río Tungabhadra, donde grandes talleres medievales construyeron numerosos monumentos. Estos monumentos, variantes regionales de los templos dravida (sur de la India) preexistentes, definieron la tradición de Karnata dravida. Lakkundi en particular fue la ubicación de la fase madura de la arquitectura Chalukya occidental, y el templo Kasivisvesvara marca un punto alto de estos logros. Según Henry Cousens, es uno de los templos más ornamentados de la región de habla kannada de la India.

Muro de Santuario y superestructura en el templo de Kasivisvesvara

La existencia de una inscripción de 1087 en una viga en el templo mantapa (sala) y la claridad de esa parte del templo sugiere que la construcción original pudo haber sido más simple y que la profusión de decoración se pudo haber agregado a las otras partes del templo en un período posterior, con el final de las invasiones de Chola del territorio de Chalukyan. La mayoría de las inscripciones en Lakkundi datan de 1170 en adelante. Se sabe que el rey de Hoysala, Veera Ballala II, anexó a Lakkundi (también conocido como Lokkigundi) de las Seunas de Devagiri y la convirtió en su capital alrededor del año 1193 d.C. Es posible que el templo haya recibido adornos durante su gobierno. 
Este es un templo de doble santuario (dvikuta). El santuario que mira hacia el este está dedicado a Kasivisvesvara (dios hindú Shiva) cuyo símbolo universal, un linga, se eleva a un metro de altura en el lugar sagrado. El otro santuario, que está frente al santuario principal, está dedicado al dios del sol Surya y se llama Suryanarayana. El santuario de Surya está orientado hacia el oeste, algo inusual entre los templos de Surya, que normalmente están orientados hacia el este. El templo de Kasivisvesvara personifica el cambio en los logros artísticos de Chalukyan, hacia un trabajo de piedra más nítido y nítido que no se había visto en construcciones anteriores, aprovechando al máximo el efecto de la luz y la sombra. Se prestó especial atención a las molduras, arcos y otros detalles en la torre, y las decoraciones en las jambas y dinteles de las puertas.

Manija de puerta y molduras de dintel en la puerta sur del templo de Kasivisvesvara

Los arquitectos en la región de Karnataka parecen haberse inspirado en desarrollos arquitectónicos en el norte de la India. Esto se evidencia por el hecho de que incorporaron torres decorativas en miniatura (torres multiaediculares que representan superestructuras) de los tipos Sekhari y Bhumija, apoyadas sobre pilastras, casi simultáneamente con estos desarrollos en los templos en el norte de la India. Las torres en miniatura representaban santuarios, que a su vez representaban deidades. Las representaciones escultóricas de las deidades generalmente eran discretas, aunque no infrecuentes. Otras ideas del norte que incorporaron fueron los cuerpos del pilar que aparecieron como proyecciones de pared. Construcciones bien conocidas que incorporan estas características se encuentran en el Templo Kasivisvesvara y en el cercano Templo Nannesvara.

Pilares pulidos torneados en torno en mantapa interior

Según Cousens, las molduras de la puerta en la entrada sur y este son dignas de mención. A ambos lados de la puerta sur hay cuatro bandas interiores de rollos que se extienden por los lados y alrededor de la parte inferior del entablamento de arriba. Junto a estas bandas, a cada lado, en el centro, hay columnas altas o pilastras que sostienen la cornisa inferior de arriba. Más allá de estas columnas, a cada lado, hay cuatro bandas más de molduras decorativas. En el dintel de la entrada hay un bloque dedicado que contiene una imagen de Gaja - Lakshmi con un elefante a cada lado. De hecho, en las regiones habladas de kannada, es común encontrar la imagen de Lakshmi en el bloque dedicatorio del dintel, independientemente de la dedicación original del templo; si la deidad principal era Shiva, Vishnu o Jaina. Encima de la cornisa inferior, el entablamento consiste en pequeñas figuras, que ahora suman solo tres (deben haber sido once originalmente) de pie bajo arcos cúspides. Encima de estas figuras hay una cenefa de cuentas colgando en festones. Según el historiador de arte Cousens, la decoración en la entrada oriental, aunque no tan fina como en la entrada sur, es digna de elogio por su trabajo de filigrana. La entrada al santuario (santuario) compite con las exteriores en el acabado. El bloque dedicado en el dintel tiene una imagen de Gaja-Lakshmi y sus elefantes. Sobre la cornisa hay una procesión de hombres y animales. Estas imágenes, de apenas seis pulgadas de altura, incluyen jinetes y músicos. Sobre estas imágenes se encuentran la trinidad de dioses hindúes: Brahma, Vishnu y Shiva.  

Inscripción antigua de Kannada de Vikramaditya VI con fecha de 1087 d.C en la viga del templo

Kirtimukha (cara de demonio) con una combinación de arco decorativa en miniatura que sube por la superestructura del santuario

La ornamentación en la pared exterior del santuario consiste en prominentes nichos centrales sobre los cuales se encuentra una torre en miniatura (shikhara o aedicule) que es puramente nagara (norte de la India) en estilo y corta a través de la cornisa principal. El arco decorativo sobre la torre en miniatura es una característica ornamental conspicua de la superestructura. La combinación de arco de torre en miniatura se repite en la superestructura del santuario. Falta el remate (kalasha) y la estructura de remate de la torre. En la sala del templo, los pilares, su capital y las cifras de los corchetes sobre la capital (que incluyen pequeños leones, kirtimukhas y pergaminos) son evidencia de la mano de obra experta, del tipo que se encuentra en marfil o plata. Los artesanos aprovecharon al máximo las propiedades funcionales de la piedra de grano fino (esteatita) para producir pilares pulidos cuyos ejes tienen un aspecto redondeado obtenido mediante el uso de un torno.

El templo de Doddabasappa es una innovación arquitectónica de Chalukyan occidental del siglo XII en Dambal, estado de Karnataka. Dambal está a unos 20 km al sureste de la ciudad de Gadag y 24 km al suroeste de Ittagi en el distrito de Koppal. El lugar sagrado contiene un Shiva linga, el símbolo de la deidad que lo preside, Dios Shiva. El interior del templo es una construcción estándar y consta de un sanctasanctórum (cella), un vestíbulo (antarala) y una mantapa principal (también llamada navaranga o salón). El vestíbulo conecta el santuario con la mantapa. Los monumentos de Chalukya occidental, variantes regionales de los templos dravida (sur de la India), definieron la tradición arquitectónica de Karnata dravida.

Templo Dodda Basappa en Dambal, un único plan dravida de 7 pisos, estrellado, de 24 puntas, ininterrumpido estrellado, siglo XII 

Veinticuatro apuntaron el plan estrellado de vimana del templo Dodda Basappa en Dambal, siglo XII

El templo se basa en un plano estrellado ininterrumpido de 24 puntas (en forma de estrella) muy original y utiliza esteatita como su material de construcción básico. Los planes estrellados contemporáneos de los santuarios Bhumija en el centro de la India de dónde provino la inspiración para este templo, eran todos tipos de 32 puntas interrumpidas. No se conocen templos de los planos estrellados de 6, 12 o 24 puntas en Karnataka o Maharashtra, con la excepción del templo Doddabasappa, que puede describirse como un plan ininterrumpido de 24 puntas. En un plan estrellado "interrumpido", el contorno estrellado se interrumpe por proyecciones ortogonales (en ángulo recto) en los puntos cardinales, lo que da como resultado puntos estrella que se han omitido. 

El templo de Doddabasappa marca el desarrollo maduro del arte Chalukyan que se originó a partir de la arquitectura dravida básica del sur de la India. Su alejamiento del plan de dravida convencional utilizado en el templo de Virupaksha en Pattadakal es tan extremo que sería muy difícil encontrar similitudes sin un examen detallado. Se obtiene una forma de estrella girando un cuadrado alrededor de su centro. Los puntos estrella forman proyecciones equidistantes. Los ángulos y ángulos reentrantes así formados forman el perímetro de la pared exterior del santuario. 
Las proyecciones en estrella se llevan hasta la superestructura (torre sobre el santuario - Shikhara), dándole un aspecto exótico, aunque pierde fuerza en comparación con las superestructuras cuadradas que se encuentran en los planes dravida convencionales. La disposición histórica de la superestructura que se encuentra en los planes dravida no se distingue fácilmente aquí. Los niveles superiores de la superestructura de siete niveles (tala) parecen ruedas dentadas con 48 abolladuras. 

Alivio de pared en proyecciones y huecos: Kirtimukha, Pilasters y torres en miniatura de estilo dravida (aedicule)

Los pilares de este templo están cincelados finamente y son "complicados", pero carecen de la elegancia de los que están en el templo Kasivisvesvara en Lakkundi. La entrada al santuario tiene encima un arquitrabe decorativo con espacio para imágenes (ahora falta) de los Dioses Hindúes Brahma, Vishnu y Shiva. Dependiendo de la dedicación del templo, Vishnu o Shiva tomarían la posición central en este arreglo. La entrada al lugar sagrado está elaboradamente decorada en ambos lados con diseños que son florales y contienen diminutas imágenes de bailarines, músicos e incluso una pareja mithuna (Géminis). En la mantapa principal (salón) hay tres imágenes, una de las "cinco dirigidas", Brahma y su vehículo (vahana), el ganso, y dos imágenes son de Surya, el Dios Sol. 
El templo tiene dos entradas cada una con un porche, una orientada al sur y la otra hacia el este. La puerta que da al este tiene a cada lado los restos de lo que debe haber sido una elegante decoración de dintel , y un tipo de sala abierta de extensión con pilares que contiene una gran imagen yacente de Nandi (toro) que mira al santuario. 

Medio Pilar que sostiene el techo del porche

El templo de Mallikarjuna se encuentra en la ciudad de Kuruvatti (también deletreado Kuruvathi) en el distrito de Bellary del estado de Karnataka. El templo fue construido en el gobierno de principios del siglo XII del Imperio Chalukya Occidental (también conocido como el Imperio Chalukya posterior o Kalyani). El templo está protegido como un monumento de importancia nacional por el Archaeological Survey of India.

El historiador de arte Adam Hardy clasifica el estilo arquitectónico y el gremio involucrados en la construcción del templo como una "rama trans- Tungabhadra" de la "escuela Lakkundi convencional" del estilo de arquitectura Chalukya Posterior. El historiador de arte Ajay Sinha clasifica el estilo Kuruvatti como un tercer idioma, las otras dos son las escuelas Lakkundi e Itagi (o Ittagi).
Él describe el logro general en Kuruvatti como "majestuoso", a pesar de la falta de indulgencia artística. El material de construcción utilizado es esteatita Según Sinha, una inscripción de 1099 en el templo afirma que fue construida al servicio del dios "Abhinava Someshvara" y que el templo también recibió el nombre de "Ahavamallesvara". Vuelve a decir que ambos nombres están asociados con el fallecido Chalukya King Someshvara I, que cometió suicidio voluntario en Kuruvatti en 1062. Sinha cree que el templo pudo haber sido construido entre 1070 y 1100 en su memoria por su heredero, el rey Vikramaditya VI.
El templo Mallikarjuna tiene un solo santuario con una superestructura o torre (ekakuta vimana) con entradas porche desde tres lados. Según el historiador de arte Adam Hardy, la torre existente (shikhara) es una reconstrucción posterior. Pero el historiador de arte Henry Cousens siente que la superestructura y su Kalasha (estructura decorativa en la cima de la torre) son originales, aunque la torre ha sido blanqueada en tiempos más recientes. El templo consiste en un sanctasanctórum (garbhagriha), una antecámara (también llamada vestíbulo o antarala) que conecta el santuario con una sala de reunión (sabhamantapa), dos salas (mukhamantapa) a cada lado e independiente del complejo principal del templo y al este, una sala (nandi mantapa) que contiene una escultura de Nandi (el toro, un compañero del dios hindú Shiva). 

Una escultura del dios hindú Ganesha en el templo de Mallikarjuna en Kuruvatti

Las paredes exteriores del santuario y la sala (mantapa) han sido provistas de proyecciones y huecos que dan lugar a nichos, en los cuales, en relieve, hay pilastras (incluida una nueva variedad Chalukyana), torres decorativas en miniatura (torrecillas o edículo), esculturas de dioses hindúes y mujeres con rasgos femeninos estilizados (salabanjika o madanika). Según Cousens, la presencia de torres decorativas en miniatura en las paredes del santuario es digna de mención porque la mayoría de las otras construcciones Chalukya occidentales tienen estos relieves solo en la superestructura sobre el santuario. Cousens siente que los especímenes de makara (bestias míticas) en las paredes de los santuarios son excepcionalmente delicados, con "colas de arabescos que fluyen" que se destacan sin el material de fondo.  En el interior, la entrada a la antecámara tiene un dintel muy decorado con motivos de criaturas acuáticas (makara torana). 

Puerta de entrada adornada del santuario en el templo de Malikarjuna en Kuruvatti


Alivio de la pared del santuario, friso de moldeo y torre decorativa en miniatura en el templo de Mallikarjuna en Kuruvatti

Alivio de pared, torreta, pilastras con torres decorativas en miniatura en el templo de Mallikarjuna en Kuruvatti.



El templo de Kalleshvara está situado en la ciudad de Bagali (llamada Balgali en inscripciones antiguas) cerca de la ciudad de Harpanahalli en el distrito de Davangere del estado de Karnataka. 
La construcción del templo abarca el dominio de dos dinastías de Kannada: la dinastía Rashtrakuta durante la mitad del siglo X y el Imperio Chalukya occidental, durante el reinado del rey fundador Tailapa II (también llamado Ahava Malla) alrededor del 987. (La dinastía también se llama Later o Kalyani Chalukya). La consagración del templo fue hecha por un individuo llamado Duggimayya. El historiador de arte Adam Hardy clasifica el estilo arquitectónico del templo como "Late Rashtrakuta vimana (santuario y torre) con tallas eróticas, y una mantapa cerrada (sala), liderada por una mantapa abierta no tradicional de Chalukya Posterior, el material de construcción para el cual es esteatita". La torre existente sobre el santuario puede ser una reconstrucción posterior. El templo, cuyas instalaciones han producido treinta y seis antiguas inscripciones de Kannada (danashasana, iluminadas, que describen donaciones) de los siglos X y XI, está protegido como monumento de importancia nacional por el Servicio Arqueológico de la India.
El plan del templo comprende un santuario principal para el dios hindú Shiva con un sanctasanctórum (cella o garbhagriha) orientado al este, un vestíbulo (antecámara o antarala), un corredor principal cerrado (maha mantapa  con una entrada en el sur y este. Estas estructuras se atribuyen a la regla de Rashtrakuta del siglo X. La sala cerrada está precedida por una gran sala de reunión abierta (sabhamandapa) con cincuenta pilares torneados altamente ornamentados que sostienen un techo decorativo. También se proporciona un santuario para el dios del Sol Surya con una sala (mukhamandapa) orientada de este a oeste, y un pequeño santuario para la deidad Narasimha (una forma del dios hindú Vishnu) en el norte de la sala de reunión. Estas construcciones se atribuyen a la regla occidental de Chalukya. En total, hay ocho pequeños santuarios construidos alrededor del santuario principal. De los cincuenta pilares, veinticuatro pilares se encuentran sobre la plataforma (jagati) provistos de un asiento de balcón (kakshasana). Las puertas (puerta y dintel) de la entrada oriental que enfrenta al Nandi (toro, un compañero del dios hindú Shiva), y la entrada sur que forma una entrada al pasillo cercano están intrincadamente decoradas. Algunas esculturas independientes del último período de Chalukyan se encuentran en la sala cerrada. Estos incluyen Shiva, Umamahesvara (Shiva con su consorte Parvati), Ganesha, Kartikeya, Surya, Anantasayana (el dios Vishnu sentado sobre una serpiente), Sarasvati y Mahishamardini (una forma de la diosa Durga).

Cerca del santuario y la pared exterior de mantapa cerrada en el templo de Kalleshvara en Bagali

Vista de mantapa frente a un santuario menor en el templo de Kalleshvara en Bagali

La piedra de Héroe con la inscripción de Kannada de finales del siglo X - XI representa una batalla con ladrones de ganado en el templo de Kalleshvara en Bagali

Cerca de la entrada de dintel sobre mantapa del templo de Kalleshvara en Bagali 




Tallas eróticas de la pared del santuario del período Rashtrakuta en el templo de Kalleshvara en Bagali

El templo Kalleshwara (también deletreado Kalleshvara o Kallesvara) (Kannada) se encuentra en la ciudad de Hire Hadagali de Hoovina Hadagalitaluk en el distrito de Bellary del estado de Karnataka.
El templo fue construido por Demarasa, primer ministro (o mahamatya) del Imperio Chalukya Occidental Rey Someshvara I (que tenía el honorífico Trailokya Malladeva o "Señor de los tres mundos"), que reinó desde 1042-1068 d.C. El historiador de arte Adam Hardy se refiere al templo como Kattesvara y lo clasifica como una arquitectura Chalukya occidental "cercana a la corriente principal" (también llamada Later o Kalyani Chalukya), con la torre sobre el santuario como una reconstrucción posterior. El material básico utilizado para la construcción original es esteatita. 
Según el historiador de arte Ajay Sinha, una antigua inscripción de Kannada (hacia 1057) en el templo la llama Bhimesvara-Demesvara. La inscripción brinda información sobre la genealogía de la dinastía Chalukya y se refiere a Vikramaditya VI como kumara (príncipe). Otra antigua inscripción de Kannada (hacia 1108) de la regla de Vikramaditya VI da más detalles sobre la consagración del templo por Udayaditya bajo las órdenes de Demarasa. 
Una tercera inscripción poética de Kannada (de 1212) en las premisas pertenece a la regla del rey de Hoysala Veera Ballala II. El templo está protegido como un monumento de importancia nacional por el Archaeological Survey of India. 
El templo es dos sagrados (dvikuta, aunque solo un santuario tiene una superestructura o shikhara), cada uno con un sanctasanctórum (garbhagriha) y un vestíbulo (antarala) que conecta con un corredor cerrado de cuatro columnas común (navaranga o sabha mantapa, encendido que significa "sala de reunión"). En el plan original, existía una gran "sala principal" (mukhamantapa), que conectaba la sala cerrada con el exterior del templo, desde la dirección sur. Fuera del complejo principal del templo, una sala abierta (llamada nandimantapa) que contiene una escultura de Nandi (el toro, un compañero del dios Shiva) se ha convertido en un santuario. 

Templo de Kalleshwara (1057 d.C) en Hire Hadagali en el distrito de Bellary

La decoración de las paredes exteriores del santuario principal y su sala cerrada ejemplifican el arte de Chalukyan. Las proyecciones y nichos con nichos se han creado y utilizado hábilmente para acomodar pilastras cuyos nichos contienen deidades hindúes en relieve, que representan a los dioses Indra, Shiva, su consorte Parvati, Lakshmi y otros. La entrada al vestíbulo tiene esculturas artísticas de dvarapalas (porteros), la diosa del amor Rati y el dios del amor Manmatha. El dintel de la puerta (lalata) tiene una imagen de Gajalakshmi (Lakshmi flanqueado por elefantes a cada lado). El alero sobre la puerta tiene bellas imágenes de las deidades hindúes Brahma, Keshava (una forma de Vishnu) y Shiva. Según Sinha, la exuberancia de la articulación escultórica que se ve aquí es en realidad una influencia meridional de Karnataka Hoysala en la arquitectura Chalukyan. 

Entrada adornada del pórtico en el templo de Kalleshvara en Hire Hadagali


Nandimantapa (sala para el toro Nandi) en el templo Kalleshvara en Hire Hadagali

Torre de Vesara en el templo de Kalleshwara en Hire Hadagali

Tallas en relieve de la pared del santuario en el templo de Kalleshwara, contrata a Hadagali. 

El templo de Siddhesvara llamado localmente Purada Siddeshwara) se encuentra en la ciudad de Haveri en el distrito de Haveri, estado de Karnataka. Se considera un ejemplo adornado del arte Chalukyan occidental del siglo XII y es bien conocido por las muchas esculturas sueltas de deidades hindúes que existen en él. Sin embargo, la evidencia inscripcional sugeriría que la consagración inicial del templo fue a finales del siglo XI. Un aspecto interesante sobre el templo es que mira hacia el oeste, en lugar de enfrentarse al sol naciente en el este, un estándar en las construcciones de Chalukyan. Aunque actualmente se usa como un templo de Shaiva dedicado a Dios Shiva, los historiadores no están seguros de por qué fe o secta el templo fue originalmente consagrado y de qué deidad. Esta incertidumbre tal vez se deriva de las muchas esculturas sueltas de las deidades que existen y la degradación de las imágenes de las paredes primarias.
El templo Siddhesvara, que está construido de esteatita, está ubicado en el extremo este de la ciudad. De las inscripciones, Haveri originalmente se llamaba Nalapuri y era uno de los agraharas más antiguos (lugar de aprendizaje) en la moderna Karnataka. Una inscripción fechada en 1067 en la ciudad menciona la concesión de la aldea a 400 brahmines. El templo se parece mucho a algunos otros templos de Chalukyan en las cercanías de Haveri; el templo Muktesvara en Chavudayyadanapura, el templo Somesvara en Haralhalli y el templo Siddharamesvara en Niralgi. Todo el sótano de este templo se ha hundido unos pocos pies, por lo que es necesario descender a la mantapa abierta (sala).

El templo pudo haber sido consagrado inicialmente como un templo Vaishnava (al Dios Vishnu), más tarde asumido por Jains que pudo haber eliminado algunas imágenes del templo y finalmente convertirse en un templo Shaiva después de venir bajo la procesión de los adoradores de Dios Shiva. Se extrae esta conclusión porque la imagen del Dios Sol Surya existe debajo de los pequeños Kirtimukhas (caras de gárgola) en la pared oriental (pared posterior) del templo, sin embargo, una imagen de Shiva, esculpida en una losa independiente de piedra y montado frente al Shikhara (superestructura) sobre el techo de mantapa, sugeriría lo contrario. En general, el plan del templo tiene todas las características de una construcción Chalukyan estándar del siglo XI con una articulación arquitectónica dravida a la que se añadieron algunos elementos innovadores del siglo XII, como edículos , torres decorativas en miniatura sobre pilastras.

Escultura mural en relieve incluye edículos sobre pilastras y Kirtimukhas

La mantapa (sala) en el templo contiene esculturas de Uma Mahesvara (Shiva con su consorte Uma), Vishnu y su consorte Lakshmi, el Dios Sol Surya, Nāga - Nagini (la diosa serpiente masculina y femenina), Ganapati y Kartikeya, los hijos de Shiva. Shiva se representa con cuatro brazos, sosteniendo sus atributos: el damaru (tambor), el aksamala (cadena de cuentas) y el trishul (tridente) en tres brazos. Su brazo izquierdo inferior se apoya en Uma, que está sentada en el regazo de Shiva, abrazándolo con su brazo derecho mientras lo mira a la cara. La escultura de Uma está bien decorada con guirnaldas, pendientes grandes y pelo rizado. Los naga y nagini, con sus colas entrelazadas, aparecen en el lado de la puerta del vestíbulo (antecámara) junto con una imagen de Parvati. Un nicho representa una figura masculina curiosa con seis manos, cada una de las dos manos inferiores sostiene un linga (el símbolo de Shiva) y la mano izquierda media sostiene un chakra (rueda). 
El arquitrabe sobre la entrada del vestíbulo tiene imágenes de Brahma, Shiva y Vishnu, con Shiva en el centro. Ganapati y Kartikeya flanquean a Brahma y Vishnu. A cada lado de la puerta hay una ventana perforada de piedra labrada, y el santuario principal (garbhagriha o cella) tiene un linga simple (el símbolo de Shiva). Algunos paneles del techo contienen imágenes de saptamatrika ("siete madres"), mientras que una columna cuadrada contiene imágenes de los ashtadikpalas ("ocho guardianes") junto con el trimurthy hindú ("tres formas") y Surya. Las saptamatrikas también están talladas en la pared de un escalón muy bien afuera. Las esculturas saptamatrika en frisos tienen las deidades femeninas, generalmente cada una con un niño en el regazo para denotar la maternidad y se identifican por el vahana (vehículo) de su contraparte masculina, que se encuentra debajo de ellas. 

Perfil de la pared exterior del santuario y la superestructura del estilo dravida (shikhara) en el templo de Siddhesvara.


En un extremo del friso está Shiva y en el otro está Ganapati. Al lado de Shiva están las diosas Matrika ("madre"): Brahmi (o Brahmani), consorte de Brahma, con un ganso; Maheshvari, la consorte de Shiva tiene un Nandi (toro); Vaishnavi, la consorte de Vishnu tiene un Garuda (águila); Kaumari, la consorte de Kartikeya tiene un pavo real; Varahi, la consorte de Varaha , tiene un búfalo (en lugar de un jabalí); Indrani, la consorte de Indra, tiene un elefante; y la última "madre" podría ser una imagen esquelética de Chamunda con un perro o podría ser un cadáver. 
Escultura de figura medieval en el templo Siddhesvara 

Otras esculturas sueltas en nichos dignos de mención son las de Surya con dos serpientes encapuchadas y el Mahishasuramardini (una forma de Durga). Dentro de las instalaciones del templo hay varias inscripciones antiguas de Kannada que registran concesiones, la más temprana de las cuales está inscrita en una viga dentro del templo y está fechada en 1087, mientras que otra inscripción de piedra (shilashasana) datada en 1108 se encuentra afuera.
Escultura de Kirthimukha en el templo de Siddhesvara en Haveri

Kirtimukha en el templo Siddhesvara

Una piedra de héroe del período Chalukya 

El templo Kaitabheshvara (también escrito Kaitabhesvara o Kaitabheshwara , también conocido como Kotisvara ) se encuentra en la ciudad de Kubatur, y se llama Kuntalanagara o Kotipura en inscripciones antiguas), cerca de Anavatti en el distrito de Shimoga del estado de Karnataka. El templo fue construido durante el reinado de Hoysala King Vinayaditya alrededor de 1100. La familia gobernante de Hoysala fue durante este tiempo un poderoso feudatario del Imperio Chalukya Occidental imperial gobernado por el Rey Vikramaditya VI. Según el Archaeological Survey of India,  la firma arquitectónica del templo es principalmente "Chalukyan". El historiador de arte Adam Hardy clasifica el estilo involucrado en la construcción del templo como "Chalukya posterior, no mainstream, extremo del espectro". El material de construcción utilizado es esteatita. El templo está protegido como monumento de importancia nacional por el Servicio Arqueológico de la India.

El templo tiene un único santuario de forma cuadrada (garbhagriha) con orientación este-oeste, un vestíbulo que conecta el santuario (cella o vimana) con el gran salón principal abierto (mukha mantapa) que tiene un plan cuadrado escalonado y se puede entrar desde cinco lados; dos laterales y uno cada uno en el norte, sur y este. Las paredes del santuario y el vestíbulo están sobre una base (adhishhana) que se compone de cinco molduras. La superestructura sobre el santuario es de cuatro niveles (chatustala arpita). Está coronado por un gran techo abovedado que parece un "casco" (amalaka) y cuya forma sigue la forma del santuario (cuadrado en este caso). El "casco" es la pieza escultórica más grande del templo, está bellamente tallada y bien decorada. Encima de la cúpula hay una hermosa estructura de piedra con forma de jarra de agua (kalasha) que forma el pináculo de la torre. En el caso de aquellos templos donde se pierde el pináculo original, normalmente se usa una estructura metálica como reemplazo. La torre sobre el vestíbulo (sukanasi o "nariz"), que en realidad es una protrusión de la torre principal, está orientada hacia el este. La mantapa abierta es grande y su techo está soportado por pilares circulares torneados masivos, el trabajo de socorro en el panel central del techo de la sala es particularmente notable y la preservación general del templo es buena.
Torre de estilo Vesara sobre el santuario en el templo de Kaitabheshvara en Kubatur

Los motivos escultóricos y frisos, la articulación decorativa, la forma de la superestructura (shikhara) y el diseño de los pilares en este templo son los que se encuentran comúnmente en otros templos Chalukyanos occidentales. En las paredes externas del santuario y el vestíbulo hay pilastras de dos tipos; pilastras de longitud completa que llegan hasta los aleros pesados ​​aunque discretos, y pilastras de media longitud que sostienen torres decorativas en miniatura (Aedicula) de varios tipos (como latina y bhumija). Las esculturas de Mahishamardini (una forma de la diosa hindú Durga, Bhairava (una forma del dios Shiva) y Ganesha se pueden encontrar en la torre principal. La base de la pared exterior de la sala abierta (mukhamandapa),  tiene motivos decorativos, pilastras coronadas por miniatura en forma de torrecillas piramidales decorativas con volutas de cara de gárgola (kirtimukha). La zona de asientos en la sala (kakshasana) se trata con decoraciones florales. Los pilares de la mandapa son característicamente circulares, pulidos y torneados, con esos pilares que están montados en una plataforma (jagati) que son acanalados y más cortos en altura. Los techos son ornamentados y el parapeto típico estilo Hoysala sobre los aleros tiene representaciones escultóricas de Ugra Narasimha, Varaha (el jabalí, una encarnación del dios Vishnu), Garuda (el águila) y Keshava (una forma del dios Krishna). La jamba de la puerta en la entrada al vestíbulo y al lugar sagrado son típicamente ornamentadas y de carácter Hoysala, con el dintel exhibiendo g una escultura de "Gajalakshmi" (la diosa hindú Lakshmi con elefantes a cada lado).
Techo adornado de la bahía en el templo de Kaitabheshvara en Kubatur

Gran mahamantapa abierto (sala principal) con entrada de tres lados en el templo Kaitabheshvara en Kubatur

Un pequeño santuario en el salón del templo Kaitabheshvara en Kubatur

Techo adornado de la bahía domical en el templo de Kaitabheshvara en Kubatur 

El templo de Kedareshvara  se encuentra en la ciudad de Balligavi (conocida diversamente en inscripciones antiguas como Belagami, Belligave, Ballagamve y Ballipura), cerca de Shikaripura en el distrito de Shimoga del estado de Karnataka. Salpicado de centros de aprendizaje (agrahara), Balligavi fue una ciudad importante durante la regla de Chalukya occidental de los siglos XI-XII. El término Anadi Rajadhani (antigua capital) utilizado en las inscripciones medievales para describir esta ciudad cuenta una historia de gran antigüedad. El historiador de arte Adam Hardy clasifica el estilo involucrado en la construcción del templo como " Chalukya posterior, no mainstream, relativamente cercano a la corriente principal". Data el templo a finales del siglo XI, con evidencia inscripcional de adiciones hechas hasta 1131, por los Hoysalas durante su control sobre la región. El material de construcción utilizado es esteatita. The Archaeological Survey of India clasifica el estilo de la arquitectura como claramente Hoysala. La familia gobernante Hoysala fue durante este período un poderoso feudatario del Imperio Chalukya Occidental imperial, obteniendo los símbolos de la independencia solo del período del Rey Vishnuvardhana (1108-1152). El templo está protegido como monumento de importancia nacional por el Servicio Arqueológico de la India.

Vista posterior de trikuta (tres santuarios con tres torres) en el templo de Kedareshvara en Balligavi 

La cella (garbhagriha) en los santuarios al oeste y al sur contiene el Shivalinga (el símbolo universal del dios hindú Shiva) y la cella al norte tiene una imagen del dios Vishnu. El templo está conectado con la leyenda del demonio Bali según algunos registros líticos. En su apogeo, el templo atrajo a un gran número de seguidores de la secta Kalamukha del Shaivismo. Una imagen de cuatro caras del dios Brahma, que en un momento pudo haber estado dentro del templo, se exhibe en un museo dentro del complejo del templo.
La cresta de Hoysala (guerrero luchando contra el león) es una adición del siglo XII en el templo de Kedareshvara en Balligavi 

El templo está en estilo trikuta (tres encerrados, cada uno con una superestructura o shikhara) con los santuarios orientados al oeste, norte y sur. El santuario occidental tiene un vestíbulo donde los otros dos santuarios tienen una "media sala" (ardha mantapa). Todos los santuarios se abren a una sala con seis columnas llamada mahamantapa que está precedida por una gran sala de reunión abierta llamada " sabhamantapa". El diseño de la sala de reunión es "cuadrado escalonado" que tiene el efecto de crear proyecciones y huecos. Cada proyección de la pared tiene una "articulación arquitectónica" completa (lograda por decoración repetitiva). La sala de reunión tiene entradas desde el norte, sur y este.
Techo adornado de la bahía en el templo Kedaresvhara en Balligavi

Una piedra de Sati (satigal) con la vieja inscripción de Kannada de 1206 en el templo de Kedareshvara en Balligavi

Las paredes exteriores de los santuarios son bastante austeras salvo por las pilastras coronadas por torres decorativas en miniatura (aedicula). Las superestructuras sobre los santuarios son vesara de 3 niveles (tritala arpita) (combinación del estilo del sur y el norte de la India) con los detalles escultóricos que se repiten en cada nivel. El templo exhibe otras características estándar presentes en un templo de estilo Hoysala: el gran techo abovedado decorativo sobre la torre; el kalasha encima (el bote de agua decorativo en el ápice de la cúpula); y la cresta de Hoysala (emblema del guerrero de Hoysala que apuñala a un león) sobre el sukhanasi (torre sobre el vestíbulo). La cúpula es la pieza escultórica más grande en el templo con una superficie de alrededor de 2x2 metros y se llama "casco" o amalaka.  Su forma generalmente sigue a la del altar (forma cuadrada o en forma de estrella). La torre sobre los vestíbulos de los tres santuarios aparece como protuberancias bajas de la torre principal y, por lo tanto, se llama "nariz".
Kirtimukha (cara de demonio) en shikhara (torre) del templo Kedareshvara en Balligavi

El Templo de Mahadeva se encuentra en la ciudad de Itagi en Yalburga Taluk, en el distrito de Koppal en el estado de Karnataka. A 7 km de Kuknur y 20 km de Lakkundi.

El Templo de Mahadeva se construyó sobre la base del plan general del Templo de Amruteshwara en Annigeri (utilizado como prototipo). El Templo Mahadeva tiene los mismos componentes arquitectónicos; hay una diferencia en su articulación.
El templo de Mahadeva en Itagi fue construido alrededor del año 1112 por Mahadeva, un comandante (dandanayaka) en el ejército del rey chalukya occidental Vikramaditya VI. Itagi está a unos (35 km) al este de Gadag y (64 km) al oeste de Hampi  El templo está dedicado al dios hindú Shiva. Las esculturas bien ejecutadas, las tallas finamente talladas en las paredes, los pilares y la torre lo convierten en un buen ejemplo de arte chalukiano occidental completo que dice mucho sobre el gusto de los artesanos de Chalukyan. Una inscripción fechada en 1112 en el templo lo llama "Emperador entre los Templos" (Devalaya Chakravart. El historiador de arte Henry Cousens llamó a este monumento el "mejor en el país de Kannada después de Halebidu".  Estos monumentos de Chalukya occidental, variantes regionales de los templos dravida (sur de la India) existentes, definieron la tradición de Karnata dravida. El Templo Mahadeva está oficialmente protegido como monumento nacional por el Servicio Arqueológico de la India.
Entrada del pórtico con pilares ornamentados y techo domical en el templo de Mahadeva, Itagi 

El templo consiste en un santuario (cella) que está conectado a una mantapa (sala) cerrada por un vestíbulo (antecámara). La mantapa cerrada conduce a una mantapa con pilares abiertos, con el templo en su totalidad hacia el este. Algunas partes del templo, como la cornisa y el parapeto sobre el borde exterior del techo de la mantapa abierta, faltan. El templo principal, cuyo santuario tiene un linga (símbolo de Shiva), está rodeado por trece santuarios menores, cada uno con su propio linga. El templo tiene otros dos santuarios, dedicados a Murthinarayana y Chandraleshwari, padres de Mahadeva, el comandante Chalukya que consagró el templo. 
Mantapa (sala) con torno convertido pilares en el templo de Mahadeva 

La mantapa cerrada tiene una entrada a cada lado, con la entrada oriental que conduce a la mantapa abierta y la puerta occidental al santuario. Los paneles de las puertas están bien forjados y el techo de los porches tiene un diseño acanalado. La decoración de las paredes exteriores sigue el mismo patrón que la del altar. La gran mantapa abierta tiene 64 pilares, 24 de los cuales son pilares completos que comienzan desde el suelo y sostienen el techo principal. El resto son medios pilares (o "pilares enanos") que comienzan en el banco (pared del parapeto) que rodea la mantapa y sostiene los aleros inclinados. Los pilares en esta sala tienen similitudes con los pilares del porche en el Templo Dodda Basappa en Dambal y los pilares girados en torno (cuyas secciones redondeadas están giradas torno) en el Templo Kasivisvesvara en Lakkundi. 
El techo cuadrado de la mantapa abierta que están sostenidos por los cuatro pilares centrales exhibe una interesante piedra de calado. El techo aquí se ha trabajado en un follaje arabesco decorativo y makara (bestias míticas) que fluyen desde la boca de un Kirtimukha (cara de gárgola o demonio). Este tipo de mampostería se considera de una calidad tan alta como cualquiera. En marcado contraste, el interior de la mantapa cerrada y el santuario son claros y simples. Se cree que las figuras de corchetes que alguna vez adornaron los pilares exteriores ahora están ausentes. Estas figuras de soporte inclinado hacia delante (Salabhanjika), que normalmente representan formas femeninas en diversas poses (como bailar o adornarse), habrían descansado sobre pequeños bloques en el eje de los pilares (capitel), encontrando apoyo desde la parte inferior del saliente. Cornisa a través de una ranura en su extremo superior.
Templo de Mahadeva en Itagi (o Ittagi) en el distrito de Koppal, Karnataka

Alivio de dintel sobre la entrada al santuario en el templo de Mahadeva en Itagi

Dintel decorativo y jamba de puerta con techo domical en la entrada lateral al templo de Mahadeva en Itagi

Relieve de pedestal en el pilar Hall en el templo de Mahadeva en Itagi 

El templo de Mahadeva del siglo XII destaca por sus esculturas; el gusto por la decoración recargada se refleja en las intrincadas tallas de paredes, pilares y las torres. Una inscripción exterior lo describe como el «emperador de los templos» (devalaya chakravarti) e indica que lo mandó construir Mahadeva, un comandante del ejército del rey Vikramaditya VI. El templo de Kedareswara (1060) de Balligavi es un ejemplo de transición entre los estilos chalukya y hoysala.  
El templo de Nagareshvara, también deletreado Nagaresvara o Nagareshwara, también llamado Aravattukambhada Gudi (iluminado, "Templo con sesenta columnas") es una construcción occidental del siglo XII Chalaukya (también llamada Chalukya posterior o Kalyani Chalukya). Bankapura se encuentra en el distrito de Haveri del estado de Karnataka. Según el arqueólogo Henry Cousens (1854-1933), durante la época medieval, el fuerte de Bankapura se consideraba una de las fortificaciones más importantes de la región de Karnataka. Según Cousens, el templo sufrió mucho daño cuando Bankapura cayó ante los ejércitos de Firoz Shah Bahamani en 1406 y más tarde cuando fue ocupado por el sultán Bijapur Adil Shah. Según los escritos de Farishtah, el sultán "ordenó que se destruyera un magnífico templo dentro del fuerte". Sin embargo, a pesar de mucho pillaje, el gran templo con su majestuoso "gran" salón (mantapa) todavía conserva parte de su belleza original. Que el templo fue construido en honor del dios hindú Shiva proviene de dos pequeñas inscripciones en el templo que comienzan con un saludo a "Shambu" (otro nombre para el dios hindú Shiva). Hay otras inscripciones en el templo, dos de las cuales datan de 1138 d.C y una fechada en 1091 que registran concesiones al dios "Nagaresvaradeva".  El Templo está protegido como un monumento de importancia nacional por el Archaeological Survey of India.
Mantapa abierto grande en el templo de Nagareshvara (siglo XI CE) en Bankapura en el distrito de Haveri

Mantapa abierto grande con columnas convertidas en pilares en el templo de Nagareshvara en Bankapura

Jamba de puerta elaboradamente decorada y dintel de entrada lateral en mantapa cerrada del templo de Nagareshvara, Bankapura 

Según el historiador Kamath, la arquitectura de Chalukya occidental tiene un lugar de honor en la tradición arquitectónica de la India, y tuvo una influencia significativa en la arquitectura de Hoysala posterior. Según el historiador de arte Adam Hardy, este templo se puede asignar al siglo XII y pertenece al arte chalukya occidental no convencional. Está construido con material de piedra de jabón y comprende un pequeño santuario (vimana) y una sala cerrada (mantapa) que se conecta a una gran sala abierta (Mahamantapa o Navaranga). 
Jamba de puerta decorativa y dintel de socorro en la entrada principal a la mantapa cerrada del templo de Nagareshvara, Bankapura

Como todos los templos de Chalukyan occidentales, el lugar sagrado está conectado a la gran sala a través de un vestíbulo ("antecámara" o ardhamantapa, que literalmente significa "media sala"). Al final de la gran sala, frente al lugar sagrado, se encuentra Nandimantapa abierto (una pequeña sala abierta con una escultura sentada del toro Nandi, un compañero del dios Shiva). Según el historiador de arte Percy Brown, los arquitectos de Chalukya Occidental proporcionaron superficies de paredes externas bien rindidas para el santuario y los pasillos. Esto lo hicieron espaciando la superficie con esbeltas pilas llenas y medias. En la parte superior de las medias pilastras hay torres decorativas en miniatura (shikhara, llamada aedicula) con nichos debajo. 
Lo más destacado del gran salón es el torno en forma de campana convertido en pilares de piedra gris oscuro (piedra de jabón). Tan bien pulidos son los pilares que brillan con la luz reflejada. Según Kamath, esta es una característica estándar del arte del pilar Chalukya occidental, que más tarde se popularizará también con los arquitectos de Hoysala. La decoración principal en estos pilares son los anillos horizontales de molduras. Hay otros pilares en bases cuadradas cuyos ejes son octagonales o de 16 lados con capiteles redondos. Las columnas que se encuentran entre las dos salas son extremadamente ornamentadas y pertenecen a una mano de obra completamente diferente. El techo en la gran sala entre los pilares es altamente decorativo con diseños como rosetas con bestias imaginarias (Kirtimukha s) en las cuatro esquinas. Se debe hacer mención del techo abovedado central en la gran sala que se eleva en círculos concéntricos ornamentales. Cabe destacar la decoración de la jamba de la puerta y el dintel, especialmente en la entrada al vestíbulo cerrado desde el sur. El lugar sagrado ahora está vacío, pero en algún momento habría albergado un linga, la imagen universal del dios Shiva. Aunque este templo ha sido llamado templo Jain, de acuerdo con Cousens, no hay rastro de ninguna imagen directamente relacionada con el jainismo. Por el contrario, hay numerosas esculturas en relieve de los dioses hindúes como Shiva, Vishnu, Ganapati, Brahma y Kali.
Medio pilar decorativo en la sala del templo de Nagareshvara

Techo domical con relieve decorativista en la mantapa del templo de Nagareshvara en Bankapura 

El templo de Amruteshvara  también deletreado "Amrutesvara" o "Amruteshwara", se encuentra en la aldea de Amruthapura, a 67 km al norte de la ciudad de Chikmagalur en el distrito de Chikkamagaluru, en el estado de Karnataka. Situado a 110 km de Hassan y a 35 km de Shimoga, Amruthapura es conocida por el templo de Amruteshvara. El templo fue construido en 1196 d.C, por Amrutheshwara Dandanayaka (iluminado, "comandante") bajo el Rey Hoysala Veera BallalaII.
Ekakuta (solo santificado), templo de Amruteshvara, 1196, distrito de Chikkamagaluru 

El templo está construido según la arquitectura de Hoysala con una mantapa abierta (sala). El templo tiene una pared exterior original con enique tallados circulares igualmente espaciados. El templo tiene una vimana (santuario y torre) y, por lo tanto, es un diseño ekakuta, y tiene una mantapa cerrada (sala) que conecta el lugar sagrado con la gran mantapa abierta. 
Es un templo de tamaño mediano de Hoysala con ciertas características vastu similares al Templo Veera Narayana, Belavadi en tamaño y estructura de mantapa. La mantapa abierta tiene veintinueve bahías, y la mantapa cerrada tiene nueve bahías con un porche lateral que conduce a un santuario separado en el lado sur. El santuario tiene forma cuadrada y tiene la superestructura original (shikhara) adornada con esculturas de Kirtimukhas (caras de demonio), torres decorativas en miniatura (aedicule). Debajo de la superestructura, el panel usualmente visto de deidades hindúes está ausente. La base de la pared tiene cinco molduras que, según el crítico de arte Foekema, es un "estilo Hoysala más antiguo".  El sukanasi, la torre en la parte superior del vestíbulo que conecta el santuario con la mantapa cerrada (el Sukanasi aparece como la nariz de la superestructura), tiene el emblema original Hoysala de "Sala" luchando contra el león.
Perfil, templo de Amrutesvara (1196) 

Las hileras de pilares giratorios girados que sostienen el techo de la mantapa son un idioma decorativo Hoysala-Chalukya. La mantapa tiene muchas estructuras de techo interior profundamente abovedadas adornadas con diseños florales. El muro de parapeto exterior de la mantapa abierta tiene un total de ciento cuarenta esculturas de paneles con representaciones de las epopeyas hindúes. A diferencia de muchos templos Hoysala donde los paneles son pequeños y tallas en miniatura, estos paneles son comparativamente más grandes. El Ramayana está esculpido en la pared del lado sur en setenta paneles, con la historia avanzando de forma inusual, en dirección contraria a las agujas del reloj. En la pared del lado norte, todas las representaciones son en el sentido de las agujas del reloj, una norma en la articulación arquitectónica Hoysala. Veinticinco paneles representan la vida del dios hindú Krishna y los cuarenta y cinco paneles restantes representan escenas del épico Mahabharata. 
Se sabe que Ruvari Mallitamma, el famoso escultor y arquitecto comenzó su carrera aquí trabajando en los techos abovedados en la mantapa principal. La gran inscripción de piedra cerca del porche contiene poemas compuestos por el poeta Kannada medieval Janna que tenía el horrendo Kavichakravarti (encendido, "emperador entre los poetas"). 
Abra mantapa (salón) con brillantes pilares girados en torno al templo Amrutesvara en Amruthapura

Decoración de Kirtimukha (caras de demonio) en Shikhara (torre) en Amruthapura

Escultura de alivio de pared en el templo de Amrutesvara, Amruthapura

Escultura de alivio de pared en el templo de Amrutesvara, Amruthapura

Arte del techo de Domical en el templo de Amrutesvara, Amruthapura

Escultura de la deidad hindú en el templo de Amrutesvara, Amruthapura

Remolinos decorativos en bajorrelieve en la pared exterior de mantapa en el templo de Amrutesvara, Amruthapura

Lengua
La lengua local, el canarés, fue la que se utilizó en la mayoría de las inscripciones y epígrafes de los chalukya occidentales. Algunos historiadores afirman que el noventa por ciento de las inscripciones se hicieron en canarés, mientras que para el resto se empleó el sánscrito. La mayor parte de las inscripciones en canarés anteriores al siglo XII se deben al rey Vikramaditya VI, muchas de las cuales han sido descifradas y traducidas por los historiadores del Archaeological Survey of India (la Agencia Arqueológica de la India). Las inscripciones se realizaban sobre todo en piedra (shilashasana) o en placas de cobre (tamarashasana). Durante este periodo se produjo el florecimiento del canarés como lengua literaria y poética, proceso que prosperó en parte gracias al movimiento religioso de los virashaivas (llamado lingayatismo), que expresaba su devoción a dios mediante poemas sencillos llamados vachanas. En la Administración, el idioma de la región se empleaba para registrar datos relativos a las concesiones de tierras, como ubicaciones de parcelas y derechos sobre ellas. En las inscripciones bilingües, la parte en la que aparece el título, genealogía, origen mítico del rey correspondiente y las bendiciones se escribía generalmente en sánscrito. Por el contrario, el canarés se utilizaba para la parte en la que se estipulaban las condiciones que regían la concesión de la tierra, como sus lindes, la participación de las autoridades locales, los derechos y deberes del receptor, los impuestos y gabelas, y los testigos del acto. El uso del idioma local aseguraba que el contenido del epígrafe lo entendían claramente y sin ambigüedad los habitantes del lugar.
Además de los epígrafes, se escribieron también crónicas llamadas vamshavalis, que recogían detalles históricos sobre las dinastías. Los escritos en sánscrito incluían obras de poesía, gramática, léxico, retórica, comentarios de obras anteriores, ficción en prosa y teatro. En canarés, se extendieron las obras sobre temas laicos. Entre las obras más destacadas se encuentran el Chandombudhi, un tratado sobre poesía, y el Karnataka Kadambari, una historia de amor, ambos escritos por Nagavarma I; un diccionario, el Rannakanda de Ranna (993); un libro de medicina, el Karnataka-Kalyanakaraka de Jagaddala Somanatha; el primer libro de astrología, el Jatakatilaka de Sridharacharya (1049); una obra erótica, el Madanakatilaka de Chandraraja; y una enciclopedia, la Lokapakara de Chavundaraya II (1025).
La dinastía Chalukya de Guyarat fue una rama de los Chalukya. Su capital en Anhilwara (Patan actual) fue una de las ciudades más grandes de la India clásica, con una población estimada de 100 000 habitantes en el año 1000. 


Imperio Rashtrakuta
El Imperio Rashtrakuta fue una dinastía gobernante de gran parte del subcontinente indio entre los siglos VI y X. El más antiguo registro conocido de un Rashtrakuta es una inscripción del siglo VII en una placa de subvención cobre que menciona la norma de Manpur en el Malwa región de la actual Madhya Pradesh. Otros clanes gobernantes Rashtrakuta del mismo período mencionado en la inscripciones fueron los reyes de Achalapur (moderno Elichpur en Maharashtra) y los gobernantes de Kannauj. Existen varias controversias sobre el origen de estos primeros Rashtrakutas, su casa natal y su lengua.
El clan que gobernó desde Elapura era feudatario de los Chalukyas de Badami y durante el gobierno de Dantidurga, derrocó a Chalukya Kirtivarman II y llegó a construir un imperio con la Gulbarga región en la actual Karnataka como su base. Este clan llegó a ser conocido como los Rashtrakutas de Manyakheta, subiendo al poder en el sur de la India en el año 753. Al mismo tiempo, la dinastía Pala de Bengala y la dinastía Prathihara de Malwa fueron ganando fuerza en el este y noroeste de la India, respectivamente. Una escritura árabe Silsilatuttavarikh (851) llama al Rashtrakutas uno de los cuatro imperios principales del mundo.
El Rashtrakuta (752-985), que gobernó de Karnataka es ilustre por varias razones. Ellos gobernaron el territorio más vasto que el de cualquier otra dinastía. Su contribución en el campo del arte y la arquitectura es magnífica. El estímulo, varios reyes Rashtrakuta proporcionó a la educación y la literatura es único y la tolerancia religiosa ejercida por ellos fue ejemplar. Historia: - La palabra Rashtra, en sánscrito indica región y 'Kuta' significa cacique. Rashtrikas eran oficiales desde tiempos muy antiguos. Parece Rashtrakutas eran jefes en la India central antes de convertirse en una dinastía gobernante. Sus ramas se observaron en Gujarat y Rajasthan. Rathod Rajputs afirman descender de Rashtrakutas como también Rattas de Soudatti (Karnataka). Dantidurga de esta familia (752-756) fue el primer rey importante, que derrotó a los Chalukyas de Badami y se convirtió en un Estado soberano, aunque el progenitor de esta dinastía fue Durgaraja (570-590) Rashtrakuta Unido Span del Imperio Rashtrakuta Rahtrakutas-reinado duró casi dos siglos y medio (752-973) y quince reyes gobernó en el medio. Algunos de los reyes eran grandes guerreros y conquistadores. Durante el reinado de Govinda III, Indra III y Krishna III, su poder e influencia existieron desde la región del Himalaya a Rameshwar. Govinda III, es elogiado es una inscripción como, tener caballos que bebieron el agua helada de la cordillera del Himalaya y su elefante de guerra probó el agua sagrada del Ganges. Sus ejércitos invencibles invadieron los territorios de Cabo Comorin a Kanouj y desde Benarés abordar.
Su hijo Amoghavarsha Nripatunga, es un nombre familiar para los estudiosos de la literatura kannada. Kaviraja marga, un libro sobre la poética se le atribuye a él. Gobernó durante sesenta años. Tierra quid de Karnataka yacía de Kaveri a Godavari durante su tiempo de acuerdo con el libro. Por diferentes reyes Rashtrakuta, Kanouj fue capturado y Gujara Pratiharas hizo volar. Ambos eran poderosas dinastías antes Krishna I y II Indra hizo su aparición en la escena.
Krishna III hizo una marca política clara en el sur al derrotar a la Chola rey, cuya distinguida antigua línea tenido muchas victorias en su haber. En el norte Krishna III sobre corrió Malava. Una inscripción kannada encontrado en el Jura norte, cerca de Jabalpur, enumera sus conquistas políticas en un lenguaje poético. La mayor parte de las inscripciones encontradas fuera de la región de Karnataka están en sánscrito.
El Gangas, una línea de la antigua y predominante como reyes también gobernado durante mucho tiempo, se convirtió en feudatarios de Rashtrakutas y les ayudó activamente en muchas campañas importantes.
Reyes Rashtrakuta construyeron varias capitales como su expansión política creció. Sin embargo su capital de capital regia fue Malkhed en el distrito de Gulbarga, también conocido como Manyakheta. La insignia real de Rashtrakutas era pájaro Garuda, el vehículo de Vishnu. Tanto Shiva y Vishnu se invocan en el comienzo de sus registros.
​Govinda III y Amoghavarsha fueron los más famosos de una larga sucesión de administradores producidos por la dinastía. Amoghavarsha, que gobernó por 64 años, fue también escritor y escribió el ‘’Kavirajamarga’’, la primera obra poética conocida en idioma canarés. La arquitectura alcanzó un hito en el estilo dravidiano, cuyo mejor ejemplo es el templo Kailasanath de Ellora. Otras contribuciones importantes son las esculturas de las grutas de Elefanta en Maharastra, así como el templo hindú Kashivishvanatha y el templo jainista Narayana en Pattadakal en la Karnataka moderna.
El viajero árabe Suleimán describió al Imperio Rashtrakuta como uno de los cuatro grandes imperios del mundo. El período Rashtrakuta marcó el comienzo de la edad dorada de las matemáticas en el sur de la India. El gran matemático Mahavira vivió en el Imperio Rashtrakuta y sus textos tuvieron un impacto enorme en los matemáticos medievales del sur de la India que vivieron después de él. ​ Los gobernantes rasthrakutas también fueron mecenas de hombres de letras que escribieron en una variedad de idiomas desde el sánscrito hasta los dialectos apabhraṃsas. 
Ellora es un lugar arqueológico que se encuentra a unos 30 kilómetros de la ciudad de Aurangabad, y fue construido por los gobernantes Rashtrakutta. Este lugar es muy conocido por sus cuevas monumentales, las cuales son consideradas Patrimonio de la Humanidad.
Estas cuevas representan el punto álgido de la arquitectura en roca de la India. Las 34 cuevas de Ellora son en realidad estructuras excavadas en la cara vertical de los cerros Charanandri, y son monasterios y templos budistas, hinduistas y jainíes que se construyeron entre los siglos V y X.
Las 12 cuevas budistas, las 17 cuevas hinduistas y las 5 cuevas jainistas fueron construidas muy próximas, lo cual demuestra que predominaba armonía religiosa durante ese periodo de la historia en la India. 

Las cuevas budistas 
En un principio se pensó que las cuevas budistas fueron las primeras estructuras creadas entre los siglos V y VIII, pero ahora está claro para los estudiosos modernos que algunas cuevas hindúes preceden a estas cuevas. Como primera cueva budista podemos citar la número 6, y como últimas las número 11 y 12. Todas las cuevas budistas fueron construidas entre los años 630 y 700.
Estas estructuras son mayoritariamente viharas o monasterios de varios pisos. Son grandes edificios tallados en la cara de la montaña donde se incluyen viviendas, dormitorios, cocinas y otras habitaciones. En algunas de estas cuevas hay esculturas de Buda, de Bodhisattvas y otras divinidades. Y en otras cuevas, los escultores se han esforzado por dar a la piedra el aspecto de la madera.
La cueva budista de Ellora más famosa es la número 10, conocida popularmente como la “cueva del carpintero”. Más allá de su entrada de varios pisos está la gran sala conocida como chaitya, cuyo techo se ha tallado para dar la impresión de ser vigas de madera. En el corazón de esta cueva hay una estatua de Buda sentado en pose de predicación. Entre las cuevas budistas, las primeras nueve son monasterios. 

Cueva 1
La cueva 1 es un vihara con ocho celdas, cuatro en la pared superior, y las cuatro de la pared de la derecha. Tenía un pórtico y es posible que la cueva sirviera como granero de otros viharas. 

El Vishvakarma
El Vishvakarma (Cueva 10) es la única chaitya griha entre el grupo de cuevas budistas de Ellora. Localmente se la conoce como la cueva del carpintero. Esta cueva sigue las mismas pautas de construcción que las cuevas 19 y 26 de Ajanta. Por razones estilísticas, la fecha de construcción de esta cueva se calcula sobre el año 700. Hubo un tiempo en que el chaitya tenía una pantalla muro alta, la cual se encuentra en ruinas en la actualidad. Enfrente de la cueva hay un corte de roca, a la cual se entra a través de unas escaleras. A ambos lados hay columnas con cámaras en sus paredes traseras. Probablemente estaban destinadas a ser capillas subsidiarias, pero no fueron completadas. La sala principal es absidal en planta y está dividida en una nave central y otras laterales divididas por 28 columnas octogonales con soportes capitales planos. Al final del ábside de la sala chaitya hay enfrente una estupa tallada de un colosal buda sentado de 3,30 metros, y se encuentra en una postura de enseñanza (vyakhyana mudra). También hay un árbol tallado en la parte posterior. La sala tiene un techo abovedado con una especie de costillas que se han tallado en la roca imitando a los de madera. 

Cuevas hindues 
Las cuevas hindúes se construyeron entre mediados del siglo VI hasta finales del siglo VIII. Las primeras cuevas (cuevas 17 y 19) fueron construidas durante el periodo Kalachuri. La primera obra se inició en las cuevas 28, 27 y 19. Estas cuevas fueron seguidas por las dos cuevas más impresionantes construidas en la primera fase, las cuevas 29 y 21. Junto con estas dos, también se trabajaba en las cuevas 20 y 26, y un poco más tarde, en las cuevas 17, 19 y 28. Las cuevas 14, 15 y 16 fueron construidas durante el periodo Rashtrakuta. El trabajo se inició en las cuevas 14 y 15, culminando en la número 16. Todas estas estructuras representan un estilo diferente de visión creativa y capacidad de ejecución. Algunos trabajos eran de tal complejidad que se requerían de varias generaciones para planificarlos y coordinarlos.  

El Kailasahatha (Templo Kailash)
La cueva 16, también conocida como Kailasa o Kailasanatha, es la pieza central incomparable de Ellora. Fue diseñada para rememorar el monte Kailash, la morada del señor Shiva, y aunque parece un edificio independiente, un templo con varios pisos, lo cierto es que fue tallado en una sola roca, y cubre un área del doble de tamaño que el Partenón de Atenas. En un principio este templo fue cubierto con yeso blanco, por lo cual conseguían mayor similitud con el monte Kailash, el cual se encuentra la mayoría del tiempo cubierto con nieve.  
Todas las tallas están realizadas en más de un nivel. La puerta que une los dos pisos se asemeja al gopuram del sur de la India, el cual se abre y muestra un patio en forma de U. El patio se encuentra rodeado de galerías con columnas de tres pisos de altura. Estas galerías son interrumpidas por enormes paneles esculpidos, y nichos que contienen esculturas enormes de varias deidades. 
Originariamente estas galerías estaban conectadas por puentes de piedra a las estructuras del templo central.
Dentro del patio hay tres estructuras. Como es tradicional en los templos de Shiva, en primer lugar y enfrente del templo central hay una imagen del toro sagrado llamado Nandi. El templo central – Nandi Mandap - acoge al lingam (la representación del dios). El Nandi Mandap se encuentra sobre 16 pilares y tiene una altura de 29,30 metros. La base de este patio central ha sido tallado a un tamaño que sugiere que elefantes de tamaño real sostienen la estructura en alto. Un puente de piedra conecta el patio Nandi Mandap con el templo de Shiva que hay detrás. El templo en sí es piramidal y recuerda a las estructuras de los templos del sur de la India. El santuario (completado con pilares, ventanas, habitaciones interiores y exteriores, salas de reuniones y un enorme lingam en su parte central) está tallado en piedra viva con nichos, pilastras, ventanas, así como con imágenes de deidades, mithuras (figuras eróticas de hombres y mujeres) y otras diferentes figuras. La mayoría de las deidades que hay en la parte izquierda de la entrada son de Shaivaite (seguidores de Shiva), mientras que en la parte derecha hay deidades Vaishnavaites (seguidores de Vishnu). En el patio, además, hay dos pilares con el asta de la bandera, dos Dhvajastambhas. La gran escultura de Ravana intenta levantar el monte Kailasa, la morada del dios Shiva, siendo esto un hito en el arte indio. La construcción de esta cueva fue una proeza del genio humano, e implicó la eliminación de 200.000 toneladas de roca y 100 años para poder completarse.
El templo es un logro espléndido del arte Dravidiano. Este proyecto fue iniciado en Ellora por Krishna I (757-773) de la dinastía Rashtrakuta, quien gobernó desde Manyakheta en el actual estado de Karnataka. Su gobierno se extendió también por el sur de la India, así pues este templo fue excavado al estilo predominante en la época.  

El Templo de Kailāsanātha o Templo Kailash es uno de los 34 monasterios y templos que se extienden sobre más de 2 kilómetros que fueron excavados lado a lado en la pared de un acantilado de basalto en el complejo arquitectónico localizado en Ellora, Maharastra. Representa el epítome de la arquitectura rupestre india. Está diseñado para recordar el monte Kailāsh, morada del dios Shivá. ​ Si bien exhibe características típicas dravídicas, fue tallada de una sola roca y construida en el siglo VIII por el rey Rashtrakuta Krishna I. El templo Kailasa (Kannada Kailāsanāta) también conocida como Kailasanatha templo es uno de los más grandes de antiguos templos hindúes de corte de roca situados en Ellora, Maharashtra, India. Fue construido en el siglo octavo por el Rashtrakuta rey Krishna I como atestiguada en inscripciones Kannada. Este es uno de los 34 templos y monasterios conocidos colectivamente como las Cuevas de Ellora. Estos se extienden por más de 2 km, se excavaron al lado del otro en la pared de un acantilado de basalto de alta en el complejo ubicado en Ellora. El Kailasa (cueva 16) es un ejemplo notable de la arquitectura Dravidian por su llamativa proporción, mano de obra elaborada, contenido arquitectónico, y la ornamentación escultórica de la arquitectura rupestre de. El templo fue encargado y completó entre 757 a 783 d. C, cuando Krishna que gobernó la dinastía Rashtrakuta. Está diseñado para recordar el Monte Kailash, la casa del Señor Shiva. Es un megalito tallada en una sola roca.
El templo es famoso por su excavación vertical. Los talladores empezaron por la cima de la roca original y excavaron hacia abajo, exhumando el templo de la roca existente. Los métodos tradicionales fueron seguidos de manera estricta por el maestro arquitecto que no podría haberse logrado mediante la excavación por el frente. Los arquitectos que diseñaron este templo provenían del sureño reino de Pallava.​ Se estima que se extrajeron alrededor de 200.000 toneladas de rocas durante siglos para construir la estructura monolítica.
Panel de Siva. 

El Dashavatara
El Dashavatara, o cueva 15 de Ellora, fue iniciada como monasterio budista. Este templo tiene un patio abierto con una mandapa monolítica en la mitad, y un templo de dos pisos en la parte trasera. El diseño de este templo está estrechamente relacionado con las cuevas 11 y 12. Los grandes paneles escultóricos que hay entre las columnas de la pared, en el piso superior, ilustran una amplia gama de temas, las cuales incluyen a los diez avatares de Vishnu. Según el Coomaraswamy, lo más significativo de esta cueva es una representación de la muerte de Hiranyakashipu, donde Vishnu con forma de hombre-león, emerge de un pilar para poner su fatal mano sobre el hombro de Hiranyakashipu. 

Otras cuevas hindúes
Entre otras cuevas hindúes destacables podemos citar la Rameshwara, o cueva 21, donde se ven en la entrada figuras de las diosas de los ríos Ganges y Yamuna, y la Dhumar Lena, o cueva 29, cuyos diseños son similares a los de las cuevas templo de la isla Elephanta, cerca de Mumbai.
Otras dos cuevas, la Ravan ki Khai (cueva 14) y la Nilkantha (cueva 22) también tienen ciertas esculturas. El resto de las cuevas hindúes, las cuales incluyen la Kumbharvada (cueva 25) y la Gopilena (cueva 27) no tienen esculturas importantes.
Cueva 29, Dhumar Lena

Cuevas jainies 
Las cinco cuevas jainíes de Ellora son de los siglos IX y X, y todas ellas pertenecen a la secta de los Digambara. Estas cuevas revelan las dimensiones específicas de la filosofía y tradición jain. Estos lugares revelan un estricto sentido de ascetismo – no son grandes en comparación con las otras cuevas, pero presentan obras de arte excepcionalmente detalladas. Sus santuarios más notables son el Chhota Kailash (cueva 30), el Indra Sabha (cueva 32) y el Jagannath Sabha (cueva 33). La cueva 31 tiene una sala de cuatro pilares sin acabar y un santuario. La cueva 34 es una pequeña cueva a la cual se puede acceder desde una abertura en la parte izquierda de la cueva 33. 

El Indra Sabha (cueva 32)
La cueva 32 es una cueva de dos pisos con un santuario monolítico es su patio. Esta cueva tiene un fino grabado de la flor de loto en el techo, y es conocida como Indra Sabha probablemente por su ornamentación y también por la escultura de Yaksha Matanga sobre un elefante, el cual ha sido identificado erróneamente como Indra. En el nivel superior de este santuario de dos pisos, en la parte trasera del patio, hay una imagen imponente de Ambika, el Yakshi de Neminatha que se encuentra sentado sobre su león y debajo de un árbol de mango cargado de frutos.

Otras cuevas jainíes
Las otras cuevas jainíes también se caracterizan por sus intrincados detalles. En muchas de las estructuras había ricas pinturas en los techos, fragmentos de los cuales todavía son visibles.

Bibliografía
Adam Hardy (1995). Indian Temple Architecture: Form and Transformation : the Karṇāṭa Drāviḍa Tradition, 7th to 13th Centuries . Arquitectura del templo indio: forma y transformación: 
La tradición Karṇāṭa Drāviḍa, siglos VII al XIII. Abhinav. Abhinav. ISBN 978-81-7017-312-0 . ISBN 978-81-7017-312-0.
Albinski, Henry S.: «The place of emperor Asoka in ancient indian political thought». En: Midwest Journal of Political Science (volumen 2, n.º 1, pp. 62-75). Midwest Political Science Association: febrero de 1958.
ALLCHIN, Bridget & Raymond. 1982. The Rise of Civilization in India and Pakistan. Cambridge University Press.
Bagchi, Jhunu (1993). La historia y la cultura de los Pālas de Bengala y Bihar, Cir. 750 AD-cir. 1200 AD. Publicaciones de Abhinav. ISBN 978-81-7017-301-4.
BASHAM, A. A cultural History of India. Oxford, 1975.
BURROW, T. 1969. Dravidian and the decipherment of the Indus script. Antiquity, 43:274-78.
Cathleen Cummings (2014). Decoding a Hindu Temple: Royalty and Religion in the Iconographic Program of the Virupaksha Temple, Pattadakal . Descodificación de un templo hindú: realeza y religión en el Programa Iconográfico del Templo de Virupaksha, Pattadakal. South Asian Studies. Estudios del sur de Asia. ISBN 978-0-9834472-6-9 . ISBN 978-0-9834472-6-9.
CLAUSON, Gerard & John CHADWICK. 1969. The Indus Script deciphered. Antiquity, 43:200-207.
CUNNINGHAM, Alexander: Corpus Inscriptionarum Indicarum, I: Inscriptions of Aśoka. Calcuta: Archaeological Survey of India, 1877.
Danino, Michael. "Aryans and the Indus Civilization: Archaeological, Skeletal, and Molecular Evidence." A Companion to South Asia in the Past. Eds. Schug, Gwen Robbins, and Subhash R. Walimbe. Malden, Massachusetts: Wiley Blackwell, 2016. Print.
David. Hinduism. San Francisco: Harper, 1991
phys.org/news/2014-02-decline-bronze-age-megacities-linked.
Dhammika, Ven S.: «The edicts of king Ashoka». En The Wheel Publication (n.º 386/387). Sri Lanka: Buddhist Publication Society, 1993.
FAIRSERVIS, Walter A. Jr. 1992. The Harappan Civilization and its Writing: A Model for the Decipherment of the Indus Script. Leiden.
FARMER, Steve, Richard SPROAT, & Michael WITZEL. 2004. The Collapse of the Indus Script thesis - The Myth of a Literate Harapan Civilization.
Ganguly, Dilip Kumar: Ancient India, history and archaeology. Abhinav Publications, 1994.
García, Roberto. «El Dhamma de Aśoka».
Geiger, Wilhelm: «The trustworthiness of the “Mahavamsa”». En The Indian Historical Quarterly (volumen VI, n.º 2, 1930.
George Michell (1977). The Hindu Temple: An Introduction to Its Meaning and Forms . El templo hindú: una introducción a su significado y formas. University of Chicago Press. Prensa de la Universidad de Chicago. ISBN 978-0-226-53230-1 . ISBN 978-0-226-53230-1. 
George Michell (2002).George Michell (2002). Pattadakal . Pattadakal. Oxford University Press. Prensa de la Universidad de Oxford. ISBN 978-0-19-565651-0 . ISBN 978-0-19-565651-0.    
Heather Elgood (2000). Hinduism and the Religious Arts . Hinduismo y las artes religiosas Bloomsbury Academic. Bloomsbury Academic. ISBN 978-0-304-70739-3 . ISBN 978-0-304-70739-3. 
Hunter, William Wilson: The Indian empire: its people, history, and products. Asian Educational Services, 2005.
Huntington, Susan L. (1984). Las escuelas de escultura "Påala-Sena". Brill Archive. ISBN 90-04-06856-2.
«Indus Collapse: The End or the Beginning of an Asian Culture?». Science Magazine 320: 1282-3. 6 de junio de 2008.
JANSEN, Michael, Maire MULLOY and Gunter URBAN (eds): Forgotten Cities of the Indus: Early Civilization in Pakistan from the 8th to the 2nd Millennium BC. Mainz, 1991.
Jarrige, J.-F. (1986). «Excavations at Mehrgarh-Nausharo». Pakistan Archaeology 10 (22): 63-131.
JOSHI, Jagat Pati y Asko PARPOLA (eds): Corpus of Indus Seals and Inscriptions 1: Collections in India. Helsinki, 1987.
Kenneth Kennedy: God-apes and fossil men: palaeoanthropology of South Asia (pág. 339). Ann Arbor (Míchigan): University of Michigan Press, 2000.
Kenoyer, J. Mark, T. Douglas Price, and James H. Burton. "A New Approach to Tracking Connections between the Indus Valley and Mesopotamia: Initial Results of Strontium Isotope Analyses from Harappa and Ur." Journal of Archaeological Science 40.5 (2013): 2286-97. Print.
KENOYER, Jonathan Mark: Ancient Cities of the Indus Valley Civilization. Karachi, 1998.
KINNIER WILSON, J. V.: Indo-Sumerian: A New Approach to the Problems of the Indus Script. Oxford, 1974.
Khan, Aurangzeb, and Carsten Lemmen. "Bricks and Urbanism in the Indus Valley Rise and Decline." History and Philosophy of Physics (physics.hist-ph) arXiv: 1303.1426v1 (2013). Print.
KNOROZOV, Yuri. V., M. F. AL’ BEDIL, y B. Y. VOLCHOK: Proto-Indica: Report on the Investigation of the Proto-Indian Texts [1979]. Versión en inglés, Moscú: 1981.
Lippe, Aschwin (1967). "Some Sculptural Motifs on Early Calukya Temples". "Algunos motivos escultóricos en templos tempranos de Calukya". Artibus Asiae . Artibus Asiae. 29 (1). 29 (1). doi : 10.2307/3250288 . doi: 10.2307 / 3250288. 
Lovell, Nancy C. "Additional Data on Trauma at Harappa." International Journal of Paleopathology 6 (2014): 1-4. Print.
MAHADEVAN, Iravatham: The Indus Script: Texts, Concordance and Tables. Nueva Delhi: Archaeological Survey of India, 1977.
Mahānāma; Geiger, Wilhelm; Haynes Bode, Mabel: Mahavamsa: great chronicle of Ceylon. Asian Educational Services, 1993.
MASSON-OURSEL. Ancient India and Civilization. Londres, 1963.
McINTOSH, Jane R.: A Peaceful Realm: The Rise and Fall of the Indus Civilization. Westview Press, 2001.
Michell, George l (2014).Michell, George l (2014). Temple Architecture and Art of the Early Chalukyas: Badami, Mahakuta, Aihole, Pattadakal . Arquitectura del templo y arte de los primeros Chalukyas: Badami, Mahakuta, Aihole, Pattadakal. Niyogi Books. Niyogi Books. ISBN 978-93-83098-33-0 . ISBN 978-93-83098-33-0. 
Michell, George (2017). Badami, Aihole, Pattadakal . Badami, Aihole, Pattadakal. Jaico (Reprinted, Orig Year: 2011). Jaico (reimpreso, año original: 2011). ISBN 978-81-8495-600-9 . ISBN 978-81-8495-600-9.  
Michael W. Meister;Michael W. Meister; Madhusudan A. Dhaky (1996). Madhusudan A. Dhaky (1996). Encyclopaedia of Indian Temple Architecture . Enciclopedia de la arquitectura india del templo. American Institute of Indian Studies. Instituto Americano de Estudios Indios. ISBN 978-81-86526-00-2 . ISBN 978-81-86526-00-2. 
MOLINA MADRID, N. Las civilizaciones de la India. Madrid, 1985.
Naskar, Satyendra Nath: Foreign impact on indian life and culture. Abhinav Publications, 1996.
PARPOLA, A. Deciphering the Indus script. Nueva York, 1944.
PARPOLA, Asko: Deciphering the Indus Script. Cambridge, 1994.
―«Dravidian and the Indus Script: on the Interpretation of some Pivotal Signs», en Studia Orientalia, 82: 167-91. Helsinki, 1997.
Paul, Pramode Lal (1939). La historia temprana de Bengala. Historia india. 1. Instituto de investigación indio. Consultado el 28 de marzo de 2014. 
Pokharia, Anil K., Jeewan Singh Kharakwal, and Alka Srivastava. "Archaeobotanical Evidence of Millets in the Indian Subcontinent with Some Observations on Their Role in the Indus Civilization." Journal of Archaeological Science 42 (2014): 442-55. Print.
POSSEHL, Gregory L.: Indus Age: The Writing System. Filadelfia (EE. UU.), 1996
Prebish, Charles S.: Buddhism: a modern perspective. EE. UU.: Penn State Press, 1975.
RENFREW, Colin A.: Archaeology and Language: The Puzzle of Indo-European Origins. Londres: Pimlico, 1987.
Robbins Schug, Gwen, et al. "A Peaceful Realm? Trauma and Social Differentiation at Harappa." International Journal of Paleopathology 2.2–3 (2012): 136-47. Print.
Sarkar, Anindya, et al. "Oxygen Isotope in Archaeological Bioapatites from India: Implications to Climate Change and Decline of Bronze Age Harappan Civilization." Scientific Reports 6 (2016): 26555. Print.
SALOMON, Richard: Indian Epigraphy: A Guide to the Study of Inscriptions in Sanskrit, Prakrit, and other Indo-Aryan Languages (South Asia Research). Oxford University Press, 1998.
SHAH, Sayid Ghulam Mustafa y Asko PARPOLA (eds): Corpus of Indus Seals and Inscriptions 2: Collections in Pakistan. Helsinki, 1991.
Smith, Vincent A.: Asoka, the buddhist emperor of India. Read Books, 1920.
Strong, John S.: The legend of king Aśoka: a study and translation of the «Aśokāvadāna». Motilal Banarsidass Publications, 1989.
Sengupta, Nitish K. (2011). Tierra de dos ríos: una historia de Bengala desde el Mahabharata hasta Mujib. Penguin Books India. pp. 39-49. ISBN 978-0-14-341678-4. 
Stella Kramrisch (1993). The Hindu Temple . El templo hindú Motilal Banarsidass. Motilal Banarsidass. ISBN 978-81-208-0224-7 . ISBN 978-81-208-0224-7
THAPAR, Romila: Early India: From the Origins to AD 1300. University of California Press, 2004.
Thapar, Romila: «Asoka and buddhism». En Past and Present (n.º 18, pp. 43-51). Oxford University Press, noviembre de 1960.
Thapar, Romila: Ashoka and the decline of the mauryas. Nueva Delhi: Oxford University Press, 1997.
Upinder Singh (2008). A History of Ancient and Early Medieval India: From the Stone Age to the 12th Century . Una historia de la antigua y antigua India medieval: desde la Edad de Piedra hasta el siglo XII. Pearson Education. Educación Pearson. ISBN 978-81-317-1677-9 . ISBN 978-81-317-1677-9.
Valentine, Benjamin, et al. "Evidence for Patterns of Selective Urban Migration in the Greater Indus Valley (2600-1900 BC): A Lead and Strontium Isotope Mortuary Analysis." PLoS ONE 10.4 (2015): e0123103. Print.
Vinayak Bharne; Krupali Krusche (2014). Krupali Krusche (2014). Rediscovering the Hindu Temple: The Sacred Architecture and Urbanism of India . Redescubriendo el templo hindú: la arquitectura sagrada y el urbanismo de la India. Cambridge Scholars. Cambridge Scholars. ISBN 978-1-4438-6734-4 . ISBN 978-1-4438-6734-4. 
WELLS, Bryan: An Introduction to Indus Writing. Independence (Misuri): Early Sites Research Society (2.ª edición), 1999.
Williams, Paul: Buddhism: buddhist origins and the early history of buddhism in South and Southeast Asia. Taylor & Francis, 2005.
WHEELER, Mortimer: The Indus Civilization. Cambridge (3.ª edición), 1968.


No hay comentarios:

Publicar un comentario