jueves, 19 de enero de 2012

Iconografía Cristiana Edad Moderna - AT-2ª Parte

En la Edad Moderna no hay tantas prefiguraciones como antiguamente. Será más narrativo. Habrá temas nuevos y otros que se mantendrán como en la Edad Media.

LA CREACIÓN DEL MUNDO (Génesis 1).
Fue muy raro en la Edad Media, representar el ciclo completo de la creación. En la Edad Moderna es más fácil encontrar imágenes de este tema. Lo que se hacía en la Edad Media era concentrar toda la creación en un hecho, generalmente en la creación del hombre. Ya en la Edad Moderna, se solía representar todo el ciclo.

En la Edad Media, se representaba a Dios Padre, sentado o de pie. En la Edad Moderna, normalmente aparece flotando por el cielo. Vemos la “Separación del Cielo y de la Tierra” de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel.

En el Génesis (1, 19) se narra el episodio central de esta escena: "Al principio creó Dios el cielo y la tierra. La tierra era soledad y caos y las tinieblas cubrían el abismo, pero el espíritu de Dios aleteaba sobre las aguas. Entonces dijo Dios: "Haya luz", y hubo luz. Vio que la luz era buena y la separó de las tinieblas, y llamó a la luz día y a las tinieblas noche. Hubo así tarde y mañana: Día primero". La figura del Creador, en un sensacional escorzo, se afana en realizar la separación, ofreciéndonos Miguel Ángel la superficie sobre la que hallamos a Dios dividida en luz y tinieblas.

También vemos la “Separación de la tierra y las aguas”, del mismo sitio. 

La creación del Sol, la Luna y los Planetas....
Manuel Álvarez y Juan Ortiz Fernández XVI. Iglesia parroquial de Arrabal de Portillo en Valladolid. Separación de la luz y las tinieblas, y la creación de las aves. Está flotando también aunque parece que está sentado sobre unos angelitos, pero está flotando en el aire. Es como la de Miguel Ángel pero más rudimentaria.
Paolo Ucello XV. La creación de los animales y de Adán. 
Y la creación de Eva y Pecado Original en el claustro de Santa Maria Novella en Florencia. La creación de Adán y Eva, en la Edad Media, se representaba a Dios modelando a Adán y en otras, ya le ha insuflado la vida y le ayuda a levantarse. 

Ya en la Edad Moderna, esto cambia. Vasco Fernades “Creación de los animales”. S. XVI.


Vamos a ver uno por uno.





La creación de Adán. Aparece la figura de Dios flotando con capa abierta para afirmar más esta idea. 


Francisco de Holanda. Triángulo de la Trinidad. Cono de donde sale la vida. La mano que transmite la vida al Hombre. 


La creación de Eva. La Biblia nos dice que con una costilla de Adán se modeló a Eva. En la iconografía, aparece directamente Eva Saliendo directamente de Adán.

Dos formas:
1. Eva saliendo del costado de Adán. Que estéticamente no es agradable.


2. Y la otra, es totalmente fuera de Adán, pero quizás queda dentro un pie, pero casi no se nota y queda más estético.


Vemos el Retablo Renacentista de Vidaurreta en Oñate. Donde aparece la primera forma y la de Miguel Ángel de la capilla Sixtina de la segunda forma. 



La manera de representar a Adán y Eva, era formando una pareja, como cuadros independientes por ejemplo pero formando pareja. Permite la representación de un desnudo.

En Adán, se le suele representar con cabello oscuro y barba (aunque no siempre). Suele ser más oscuro que Eva. Ésta siempre va a tener la misma forma iconográfica. Cabello rubio y más blanca. Aparecen tapándose con hojas de parra o higuera. 


Durero “Adán y Eva” 1507.
En este caso Adán es rubio y sin barba pero Eva es igual. 

El cuerpo de Adán presenta un leve ladeamiento. Sujeta una rama del manzano en el que se encuentra enrollada la serpiente, de tal modo que sus genitales quedan cubiertos con esta rama con hojas y una manzana. Su rostro es joven, de facciones proporcionadas, mostrando una expresión de sorpresa. Sus rizos rubios ondean al viento.

Eva permanece al lado del árbol, viéndose la serpiente enrollada en torno a una de las ramas. También está representada de cuerpo entero, pero su postura es distinta. No ladeada, se presenta de frente, adelantando la pierna derecha. Su sexo, como el de Adán, está tapado; en el caso de Eva, con las hojas de una rama que se encuentra en la zona izquierda de la composición. Como es tradicional en el arte, el color de la piel de Eva es más claro que el de Adán. El rostro de Eva es claro, y aún desprende inocencia. Su larga melena rubia también ondea al viento.

Del claustro de Santa Maria Novella de Paulo Ucello.


El Pecado Original, se representa (vemos el de Paulo Ucello, que será la forma que continuará en toda la Edad Moderna). 

Expulsión del Paraíso: Dios castiga a Adán y Eva, que expresan su vergüenza y desesperación llevándose la mano a la cara. Son expulsados por un ángel con la espada desenvainada. Por último se representa a Adán y Eva fatigados, trabajando en el campo.

Entre Adán y Eva un árbol donde está enrollada la serpiente, que suele tener cabeza de mujer. (derivado del teatro religioso).


Museo Diocesano de Palencia. Maestro Antonio. El Pecado Original. Tiene la serpiente torso de mujer.


Ya en el XVI vemos que no evoluciona la manera de representar. De Rafael del Palacio Vaticano de 1509.

 
Vemos varias imágenes del Pecado Original. 



Del Museo Diocesano de Palencia aparece el Pecado Original, de una manera poco habitual. Aparecen Adán y Eva flanqueando el Árbol. Aparecen cubiertos con las hojas de parra. Están encadenados con las manos en la espalda (ataduras del pecado). Es anónimo.



Tapiz de la catedral de Burgos. Capilla de San Juan Evangelista. Mediados del XIV.
Aparecen un pavo real dos significaciones por un lado  es una representación del orgullo y soberbia que es lo que hacen con el pecado original Adán y Eva. 


Por otro puede significar la imagen de Cristo  tenía la carne muy dura, por lo que podrá ser un símbolo de inmortalidad. Árbol de la ciencia del Bien y del Mal. Aparece también una palmera. En el génesis se habla de dos árboles el del bien y del mal y el de la vida (la palmera). Detrás hay otros dos animales, un pato y un pelícano. El pato significa matrimonio (si es una pareja). Cuando aparece solo (en el Bosco significaba un animal maligno), va seguido de un animal con un significado distinto. El Pelícano es tomado como una imagen de Cristo. Se podría interpretar como Dios detrás del Maligno. Debajo del Árbol aparece una pequeña fuente que recorre todo el Paraíso, que serían los cuatro ríos del Paraíso (Pisón, Guijón, Éufrates y Tigris).

Vemos el pecado y la expulsión del Paraíso, de Miguel Ángel. De la Capilla Sixtina. 1511.


El Pecado original (Génesis 3, 1-13) y la expulsión de Adán y Eva del Paraíso terrenal (Génesis 3,22-24), dos momentos que en la narración bíblica se encuentran claramente divididos, mostrando juntos la causa y el efecto.
El Adán y la Eva que se encuentran del lado izquierdo son totalmente distintos a los que se encuentran del lado opuesto, pero tampoco se parecen a los de los otros 2 frescos. Aquí vemos a un Adán rubio, el cual en los otros 2 frescos tuvo el pelo castaño y rojizo. Su cuerpo ha madurado y ya no es un joven. Ahora tiene una fisonomía gigantesca y musculosa. Se está estirando para alcanzar el fruto que se encuentra en el Árbol de la Sabiduría.
Junto a él y recostada se encuentra una Eva masculina, musculosa y muy poco femenina. Ella tuerce su cuerpo para alcanzar la manzana que le está dando Satanás, el cual está enroscado al tronco del árbol por su cola. Esta escena carece de alegría. Es un poco tensa pues Adán y Eva saben que están pecando, pero no se detienen en eso
Del lado derecho vemos la consecuencia de esto. Tal y como lo relata la Biblia, cuando Dios se enteró de lo que habían hecho y los castigó, mandó un ángel para que los expulsara del Paraíso. El ángel que vemos aquí no es como los que acompañaban a Dios en las pinturas de la Creación de la Tierra y el Hombre. Es un ser de género dudoso. Está vestido con su propia túnica roja y apunta con una espada el cuello de Adán.

Las caras que vemos en Adán y Eva son terribles. Los 2 parecen haber envejecido y su rostro se deforma y se arruga de la tristeza que los aflige. Eva parece una anciana.
Al comer del fruto prohibido, hallaron penoso el estar desnudos, así que sus poses demuestran pudor también. Los 2 se cubren del ángel y de ellos mismos.

Como se representa: prácticamente es la misma representación de la EM. Suele aparecer un ángel o serafín que con una espada les echa del Paraíso.

Vemos la de Masaccio de la Capella Brancacci en Florencia. 1426. siempre aparecen con la cara compungida, en el momento de la expulsión. El paraíso se representa en numerosas ocasiones como una puerta que una vez que salen, queda cerrada.


Vemos también la del maestro Antonio del museo Diocesano de Palencia de finales del XV. Vemos también la escultura de Manuel Álvarez 1517. Iglesia parroquial de Curiel de Duero.

  

EL DILUVIO UNIVERSAL

•    Relato del Diluvio
•    Sacrificio de Noé
•    Descubrimiento del vino y la embriaguez de Noé.

Noé supone dentro de la iconografía, un personaje que está entre dos mundos, antes del Diluvio y después. La construcción del Arca, supone una prefigura de la Iglesia.
A Noé no se le suele representar aislado.

Vemos de Paolo Ucello, el Diluvio Universal. Santa Maria Novella en Florencia. 1432.


En la parte izquierda de la imagen se representa el Diluvio. En la parte derecha, la retirada de las aguas.
En la inferior a la izquierda el sacrificio de Noé y a la derecha la embriaguez.
En el Diluvio suelen aparecer temas anecdóticos (gente intentando agarrarse al arca (desesperación de la humanidad)).
A la derecha, termina el diluvio. Se retiran las aguas. Noé lanza la paloma que vuelve con la rama de olivo en el pico.

En el sacrificio de acción de gracias de Noé. Levantó un altar el primero del que habla la Biblia. Aparece un arco iris, que simboliza la alianza de Noé con Dios (no es un elemento arquitectónico).

En el tema de la embriaguez, aparece un emparrado. Noé descubrió el vino lo cultivó y se emborrachó. Importante en el sentido eucarístico de la consagración (prefiguración). De los tres hijos (Sem Cam y Jafet) Cam se burló de él. Los otros dos le taparon y le cuidaron. 


Vemos el Diluvio Universal de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel. Personas que tratan de salvarse. Muchas se agarran  al arca. Aspecto tormentoso de la escena. Cadáveres flotando.



ABRAHAM
Clave del Antiguo Testamento. Se le da mucha importancia en el arte de la Edad Moderna. Es elegido como cabeza de un pueblo (el pueblo elegido). Dios le manifestó el misterio de la Trinidad. Muy representado el sacrificio de Isaac.

De la historia de Abraham procedía de Ur. Emigró buscando mejores pastos.

Vamos a ver:

Encuentro de Abraham y Melquisedec
Encuentro con los tres ángeles en Mambré
El sacrificio de Isaac.

Abraham y Melquisedec. Abraham tenía un ganado con su sobrino Lot. Se separan y es apresado Lot por unos reyes y Abraham lucha con ellos para rescatar a su sobrino, cuando les vence, otro rey Melquisedec (sacerdote de Salem), sale a su encuentro y le ofrece pan y vino (prefigura de la eucaristía). Tema muy representado. En la Contrarreforma sobre todo.

Vemos las esculturas de la catedral de Reims del siglo XIII (la comunión del caballero). Aparece Abraham con indumentaria de caballero del siglo XIII. Y Melquisedec aparece como sacerdote del XIII también.

De Pierre Pourbus del museo de la catedral de San Salvador de  Brujas. 1559. Abraham, lleva indumentaria del siglo XVI (caballero). Melquisedec como un sacerdote. Ofrece una hogaza y jarra de vino (no como antes que se asemejaba más con la eucaristía, aunque el significado es ese).
Es una de las alas laterales, precisamente, del Tríptico del Santo Sacramento.

El asunto en cuestión aparece narrado en: Génesis 14: 18-24; Salmo 110 y Epístola a los Hebreos, 7.

La Biblia nos dice que, después de que Abraham y Lot se hubieron separado para evitar disputas entre sus pastores, cada uno tomó un camino diferente (Lot se dirigirá a Sodoma y su tío Abraham permanecerá en Canaán).

Pero Lot será apresado por unos reyes invasores y Abraham, después de liberarlo y hacerse con el botín de los mismos, se encuentra con Melquisedec.

Rey y gran sacerdote de Salem, según ciertos Padres de la Iglesia y Lutero, Melquisedec era en realidad Sem, hijo de Noé. Abraham le ofrece el diezmo del botín logrado a los reyes que capturaron a Lot -interpretado en la Edad Media como prefiguración de la ofrenda de los Reyes Magos al Niño Jesús- y Melquisedec le presenta el pan y el vino.

Tres ángeles de Mambré. Estando Abraham en Mambré, vio venir a tres peregrinos que llegaron a su tienda. Les ofreció alojamiento. 

Les lavó los pies y les dio de comer. Encarga a la mujer Sara que prepara tres panes (importante en la representación artística). Los personajes le anuncian que va a tener un hijo (con 90 años). Parece que son ángeles, pero no queda claro, por lo que parece que le visitó la Trinidad. Por eso en muchas ocasiones tienen el mismo rostro.

Se representará a lo largo de todos los tiempos. La forma de representar es el sentimiento de Abraham de dar acogida. Ellos nos indican que son peregrinos por el bastón de caminante.

Vemos una imagen de Tiépolo 1726. Aparecen encima de unas nubes. Se les representa hasta con alas (imagen de ángeles). Tiene gran importancia porque une la Trinidad y también las obras de caridad de acoger al peregrino.


El sacrificio de Isaac. Gran importancia iconográfica y simbólica. Tiene a Isaac con 100 años. Cuando ya está criado, Dios le pide que lo sacrifique en homenaje a Él. Tiene lugar en Jerusalén (en la Mezquita de la Roca, desde donde hizo el sacrificio).


Pocos lugares en el mundo guardan memoria de una historia (y leyenda) tan densa como la ciudad de Jerusalén. Ciudad sagrada en las tres religiones del Libros (Judaísmo, cristianismo e Islam), construida y derribada varias veces en la historia y ante todo imaginada, Jerusalén es el omphalos, el ombligo del mundo para gran parte de la cultura occidental, influida por alguna de estas tres religiones.
Pero dentro de ella quizás exista un lugar que (especialmente para el Islam y el Judaísmo) sea el depositario máximo de su tradición. El monte Moriá o, simplemente, la Roca. En él fue erigida la Cúpula de la Roca y la mezquita Al-Adsa islámicas.

Pese a la importancia arquitectónica de ambas construcciones (las primeras del arte islámico), en el fondo se limitan a proteger con sus maravillas el Lugar por excelencia. Son los signos humanos que señalan la presencia inmemorial de lo divino, como muy bien comprendieran los templarios.
Si hacemos caso a las tradiciones islámicas, esta Roca que protege hoy la Cúpula no sería otra cosa que una parte del trono de Allah en el que estuvo sentado mientras realizaba la creación del Mundo. Sería por tanto la Primera Tierra, el lugar original desde el que se desarrollaría toda nuestra vida.
Allí mismo (según el Islam) sería enterrado el primer hombre, Adán, y mucho tiempo después, Abraham lo habría utilizado como lugar de sacrificio y sometimiento extremo a lo divino.
Según recoge la Biblia (que es aceptada por el Islam como la primera revelación, siendo los Evangelios la segunda y el Corán la tercera y última), Dios había exigido a Abraham un sacrificio especialmente penoso, el de su propio primogénito, Isaac. Ante ello el patriarca no había dudado, subiendo con él hasta la cima del monte. Una vez allí le puso sobre un altar y, cuando estaba a punto ya de matarlo con su cuchillo, un ángel descendió desde los cielos y le hizo parar. Abraham ya había superado la prueba de fidelidad a su dios y no hacía falta más.
Esta historia ha sido utilizada con mucha frecuencia en el arte, y la puedes encontrar en el ángulo superior derecho de estas famosas Puertas del Paraíso del Baptisterio de Florencia que realizó Ghiberti. La obra que hizo arrancar el Renacimiento (Quattrocento) en Italia

Se busca un simbolismo: Abraham sacrificando a su único hijo = que Dios Padre inmolando a su Hijo para la salvación de la Humanidad (prefigura Abraham de Dios e Isaac de Cristo). Se representa el momento en el que le va a sacrificar y un ángel le detiene.

El sacrificio de Isaac. Bajorrelieve de bronce dorado de la Puerta del Paraíso del baptisterio de Florencia, obra de Lorenzo Ghiberti (1452).

Otra prefiguración. Isaac llevando la madera para el sacrificio = que Jesús llevando su propia cruz para el sacrificio.


Otra. El asno portador de la impedimenta = que la Sinagoga, que recibe la palabra de Dios sin entenderla. Vemos de Ghiberti de la Puerta del Baptisterio de Florencia. 

El cordero inmolado en lugar de Isaac. Las espinas de la zarza simbolizan la corona de espinas. Tiépolo. 
El sacrificio de Isaac = imagen simbólica de la eucaristía (no se llega a derramar la sangre de Isaac). Caravaggio. 


Cómo se representa:
Pueden aparecer dos criados y un asno, pero no siempre. Siempre cuando está a punto de matarle y el ángel parándolo. El carnero suele estar también siempre. 



JACOB
Es hijo de Isaac. Suelen aparecer:

Bendición de Isaac por Jacob. (Génesis 27, 22)
El sueño de Jacob (escala de Jacob). (Génesis 28, 12)
Lucha de Jacob con el ángel. (Génesis 32, 23-31)

La bendición de Jacob. Tenía un hermano Esaú, gran cazador. Jacob le vendió su plato de lentejas a cambio de su primogenitura. Jacob era el favorito de la madre (Rebeca).

Para tratar de engañar a Isaac, mataron un cabrito y con la piel se pensaba que era Esaú porque tenía mucho pelo.
Es anecdótico, pero se representará mucho en el arte. La bendición de Jacob José de Ribera. 1637

Isaac bendice a su hijo Jacob en un cuadro de José de Ribera, Museo del Prado.
Este cambio de primogenitura, se compara con el cambio de la antigua iglesia con la nueva. Rebeca aparece como parte importante de la escena porque es quien trama todo el engaño. Al fondo aparece Esaú que regresa de la caza (en el cuadro de Ribera).

La escala de Jacob. Tuvo un sueño donde veía una escalera por la que subían y bajaban ángeles. Jacob cogió una piedra que le sirvió de almohada y la colocó en vertical y le vertió en aceite y de esta manera simbolizó ese lugar como lugar sagrado de Dios (aunque esto último no se suele representar).

En el camino a Harán, experimentó una extraña visión, en la que sostenía una escalera que llegaba hasta el cielo, una visión que es comúnmente referida en las Escrituras como La Escalera de Jacob. Desde la cima de la escalera, escuchó la voz de Dios, que repetía muchas bendiciones hacia Jacob. Continuando su camino, llegó a Harán. Paró allí, y encontró a la hija más joven de su tío Laban, su prima Raquel. Después de que Jacob había vivido un mes con sus familiares, Laban le ofreció paga por la ayuda que le había dado. Jacob indicó que le serviría por siete años, pues no tenía dote o pertenencias para ofrecerle a cambio de la mano de Raquel en matrimonio, a lo cual Laban accedió.

Estos siete años le parecieron a Jacob "unos pocos días, por el amor que le tenía a ella". Pero una vez que se completó el tiempo establecido, Laban le dio a su hija mayor, Lea, en su lugar. En la mañana, cuando Jacob descubrió el cambio, se quejó, a lo que Laban dijo que en su país era inaceptable dar en matrimonio a la hija menor antes que la hija mayor. Entonces ofreció a Jacob darle a Raquel también, aunque sólo si permanecía con Lea. Él cumplió con la luna de miel y trabajó otros siete años.
Una vez que se casó con ambas, "Jacob amó a Raquel y despreció a Lea". Dios, viendo esto, hizo que Lea procreara muchos hijos. Ella le dio a luz a Rubén, Simeón, Leví, y a Judá antes de partir al desierto. Raquel, viendo que era incapaz de procrear un hijo, se puso celosa de su hermana, entonces pidió a Jacob que tuviera hijos con su criada, Bilha, para que ella pudiera tener un hijo a través de ella. Jacob hizo así, y Bilha le dio a luz a Dan y Neftalí. Así, Lea también entró en celos, y le pidió a Jacob que tuviera hijos también con su criada, Zilpa. Ella a su vez, le dio a Gad y Aser. Entonces, Lea volvió a ser fértil nuevamente, y le dio a luz a Isacar y Zabulón y Dina. Entonces Dios se acordó de Raquel y al fin, le dio un hijo, al que llamó José.
"Y Jacob siguió su camino, y los Ángeles de Dios lo encontraron", debido a su fe en el Dios de Abraham. Debido a este encuentro Jacob llamó al lugar Majanaim, del hebreo מחניים, "el doble campo". Aquí, previamente él había visto a los ángeles, de los cuales había soñado verlos "subiendo y bajando en la escalera cuyo inicio alcanza los cielos" (Génesis 28:12).
Este es un tema que trata de representarse de distintas formas. Vemos la de la catacumba de Vía Latina en Roma. Cuando aparece alguien durmiendo, aparece como que no duerme del todo porque está recibiendo el mensaje. 


Juan Gerson de 1632. Duerme pero con los ojos abiertos (porque recibe el mensaje). 


Frans Francken 

 
La de José de Ribera 1639. Va más allá y aparece José como un pastor que está durmiendo y en el espacio se aprecian unos angelitos pero casi no se ven. La escalera directamente no aparece. 


Vemos también la de Rafael en el Palacio Vaticano. Aparece una escalera de grandes dimensiones (es lo que puede cambiar entre unas escenas y otras). 



Lucha de Jacob con el ángel. Jacob tenía ganado con su suegro Lavan. Se separan. Se marcha y tiene que atravesar un río. Ayuda a todos a pasarlo. Al llegar a la otra orilla, se encuentra con un personaje que le impide cruzar. Luchan toda la noche y cuando amanece, Jacob le vence y consigue escapar y cruzar el rio. Es interpretado el personaje como un ángel, de forma que al representarla, aparece con alas.

La obra narra el pasaje del Génesis en que Jacob luchó durante toda una noche contra un misterioso adversario que resultó ser un ángel enviado por Dios. A pesar de que en un principio prevaleció la fortaleza de Jacob, al rayar el día el ángel le inmovilizó un tendón de la pierna, obligándole reconocer su impotencia (Génesis 32, 22-30).

Simbolismo. Varias interpretaciones:
Que es un sueño que representa el vencimiento de las propias pasiones. También en la mitología clásica estas luchas aparecen en numerosas ocasiones. El ángel le aprieta el muslo y casi le deja una cojera (vemos un cuadro donde aparece esto, aunque normalmente no). Es el cuadro de Delacroix 1854. sigue la narración de una manera más verídica.

Eugene Delacroix - Iglesia de Saint Sulpice. París

Vemos también el de Luca Giordano, Jordán 1694.
Giordano escoge el momento final de esa disputa, justo el instante en que comienza a clarear el día y se hace presente la Aurora, deidad mitológica que simboliza el amanecer.


La lucha de Jacob con el ángel. Museo del Prado. Madrid. Obra de Frans Francken II,

MOISÉS
Saca al pueblo de Israel de Egipto y lo conduce hasta Palestina (la Tierra Prometida).

Tiene muchas prefiguraciones con Cristo 

    Natividad de Moisés
•    Natividad de Jesucristo
    Zarza ardiendo
•    Maternidad virginal de María
    Moisés huyendo de la Corte del Faraón
•    Huida a Egipto
    Atravesar el Mar Rojo y hacer brotar agua de la roca
•    Bautismo de Cristo y Cristo caminando sobre las aguas
    El resplandor del rostro al bajar del monte Sinaí
•    La Transfiguración de Cristo
    La elevación de la serpiente de bronce
•    Cristo elevado en la Cruz
    Liberación de los judíos oprimidos en Egipto
•    Liberación de los justos prisioneros en el Infierno
    El maná
•    Cristo multiplicando los panes y los peces


PREFIGURACIONES DE SAN PEDRO
    Tenía un Consejo de 70 ancianos
•    El Papa tenía igual número de cardenales
•    Golpeando la roca para que manara agua
•    Juego de las palabras «petra» y «Petrus»
•    Sale el agua de la Gracia

Estas prefiguraciones tuvieron importancia sobre todo en la Edad Media.
En la Edad Moderna, menos, pero también aparecen.

Miguel Ángel. “Moisés”. Escultura. Los cuernos que lleva Moisés en la cabeza están relacionados con un capitulo del Éxodo, que sube al monte Sinaí a por las tablas y al bajar tenia la cara resplandeciente. Por eso se le colocan los cuernos. 


Esto es porque en la Vulgata, aparece como cornuta, por eso se le acaban colocando los cuernos. A partir de la Contrarreforma, los cuernos se fueron suprimiendo.

La iconografía de Moisés, aparte de los cuernos, suele tener una barba muy larga, en ocasiones es bífida. 

También lleva siempre las Tablas de la Ley.

El Pozo de Moisés Claus SLUTER
De sus obras, la más famosa que ha llegado a nuestros días es el Pozo de Moisés (1395–1403), creado para el claustro de la Cartuja de Champmol. En principio, era un calvario monumental para el claustro, con seis figuras de profetas en la base de la fuente: Moisés, David, Jeremías, Zacarías, Daniel e Isaías y, sólo como fragmento, la Crucifixión

 El tema es bíblico (un pasaje del Antiguo Testamento): el profeta Moisés, al regresar de su estancia de cuarenta días en el monte Sinaí, portando bajo el brazo las Tablas de la Ley para enseñárselas a los israelitas, contempla horrorizado cómo éstos han abandonado el culto de Jahvé (Jehová) y están adorando al Becerro de Oro. El tema representado (el episodio) hay que situarlo en una narración más extensa que abarcaría desde la vida de Moisés y el cautiverio del pueblo hebreo en Egipto, hasta que éste los conduce a la Tierra Prometida (Palestina), después de un largo periplo a través del desierto. Moisés nunca llegará a ver la tierra prometida por Yahvé, pero conducirá a su pueblo desde el cautiverio hasta la liberación.

Vemos el Moisés de Juan de Juanes. Aparecen recogiendo el Mana. De Moisés hay distintas escenas. 

En la Edad Moderna, la que mas relevancia tiene es Moisés salvado de las aguas (Éxodo cap 2).

Cuadro de Veronés. 1580. Es una prefigura de Cristo. El momento que mas se representa es cuando es recogido por las sirvientas de la hija del Faraón. 


Nicolás Froment. Tríptico de la zarza.
El panel central representa a Moisés ante la zarza ardiente. El mensaje bíblico aparece atenuado con la presencia de la Virgen en lugar de Dios Padre. Moisés, quien apacenta el rebaño de su suegro, se descalza en señal de respeto. El niño lleva una originalidad de difícil interpretación: un espejo que pareciera invertir la imagen del pecado original por el de la salvación. La oveja negra da lugar a que las cabras y las ovejas se separen entre sí. Los paneles laterales retrataban al Rey Renato y su esposa Juana. La obra tiene influencia de la pintura flamenca.

Simbología de Moisés y la zarza ardiendo
•    El pueblo hebreo que en Egipto está afligido y de donde saldrá lleno de vida
•    Cristo que sufre y muere como hombre, sin perjuicio de su naturaleza divina
•    Imagen de la maternidad virginal de María que permanece virgen tras haber concebido y dado a luz a Jesús
•    La Iglesia que se quema sin consumirse en las llamas de las persecuciones y al mismo tiempo se purifica

Gentileschi. 1633.

 Moisés salvado de las aguas del Nilo (1633) Orazio Gentileschi - Museo del Prado. Madrid

También es reseñable el tema de Moisés y la serpiente de bronce. Es una prefiguración de la crucifixión de Cristo (esta en alto y es la salvación).

“Después partieron del monte de Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom; y se desanimó el pueblo por el camino. Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés, diciendo: ¿por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano. Y Dios envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel. Entonces el pueblo vino a Moisés y dijo: hemos pecado por haber hablado contra el Señor, y contra ti; ruega al Señor que quite entre nosotros estas serpientes”. Y Moisés oró por el pueblo. Y el Señor dijo a Moisés: hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta: y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá. Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía”

Sebastien Bourdon. La serpiente de bronce. Tratan de representar la imagen con las vestiduras de la época de Moisés. Aunque no se consiga del todo.


Representación del pasaje del Antiguo Testamento (Números 21, 4-9) en el que Dios manda a Moisés hacer una serpiente de bronce ensartada en un asta, que sanaría con sólo mirarla a aquellos arrepentidos que habían sido castigados con mordeduras de serpientes por haber murmurado contra Dios y Moisés.

En la escena podemos ver a Moisés, barbado, con túnica roja y señalando la serpiente, rodeado por los israelitas enfermos que imploran el perdón y la curación.

La serpiente de metal. Bourdon, Sebastien Museo del Prado, Madrid

Moisés y la serpiente de bronce. Igreja de Sâo Lourenço (Azeitâo)

DAVID
Miguel Ángel Buonarroti  1504. También se le toma como una prefigura de Cristo.
El David contrasta con las representaciones previas de Donatello y Verrocchio en las que David aparece con el cuerpo de Goliat asesinado. En la versión de Miguel Ángel, Goliat no aparece, por lo que se interpreta que aún no ha sido vencido. El cuerpo de David es el de un hombre musculoso, no el del muchacho de las obras de Donatello y Verrocchio. En lugar de aparecer victorioso como en las dos versiones antes mencionadas, David aparece en tensión y preparado para el combate. Su cuerpo se encuentra girado con un ligero contrapposto: la pierna izquierda se adelanta a la derecha, el brazo izquierdo se eleva y se curva hasta que la mano casi toca el hombro, mientras que el brazo derecho se deja caer hasta que la mano toca el muslo, el torso se curva sutilmente, la cabeza mira hacia su izquierda, manteniendo los ojos fijos en su objetivo, con el ceño fruncido.

El rostro evidencia esta tensión contenida, además, con una mueca de odio y las aletas de la nariz bastante abiertas. El movimiento es contenido, centrípeto con líneas de fuerza que vuelven al bloque. La mirada ha sido interpretada en el sentido de que la escultura muestra el momento en el que David ha tomado la decisión de atacar pero aún no ha comenzado el combate. Otros expertos, como Giuseppe Andreani (director de la Academia de Bellas Artes de Florencia), opinan sin embargo que la escena muestra el momento inmediatamente posterior al final de la batalla, y que David contempla tranquilamente su victoria.


Tema de David vencedor de Goliat. Esto permite un aspecto artístico. Diferencia entre el gigante y el menudo. Generalmente se representa el momento previo al lanzamiento. Se demuestra la tensión en la cara. 


David  de Andrea del Verrocchio. 1467
La cabeza de Goliat está a los pies de David. No hay escena de sangre, ni de movimiento. Es justo el momento posterior.


En cuanto a la parte simbólica, podía justificar en este caso la libertad de Florencia contra el tiranicidio. Para la reforma representaba la victoria de la joven reforma sobre el gigante empapado.

Se representa generalmente en el momento en el que David ya ha cortado el cuello de Goliat y aparece la cabeza de este a sus pies. Suelen representar la diferencia de tamaño de una cabeza y de otra.

El Libro I de Samuel, en su capítulo 17, recoge un pasaje de la vida de David, futuro rey de Israel, cuando, siendo todavía un muchacho, se dedicaba al oficio de pastor. En una de las batallas en las que se enfrentaron las tropas de Israel contra las de sus enemigos los filisteos, salió de entre las filas de estos últimos un hombre llamado Goliat, que infundió inmediatamente el miedo entre sus oponentes por su enorme estatura y lo aterrador de su indumentaria. Goliat desafió a los israelitas a que saliera uno de sus hombres a pelear con él. Sólo David se atrevió a enfrentarse con el gigante. Tomó su cayado, escogió de un torrente cinco piedras, las puso en su zurrón de pastor y, con su honda en la mano, se acercó al filisteo que se mofó de él al verle tan joven. Cuando ambos estuvieron lo suficientemente cerca, David lanzó una de las piedras con su honda e hirió en la frente al filisteo, que cayó de bruces sobre la tierra. Corrió entonces David hacia Goliat, se detuvo junto a él y, no teniendo ninguna espada a mano, tomó la de éste, le mató y le cortó después la cabeza.

Caravaggio representa a David en un momento no recogido en el texto bíblico, y del que, al parecer, no existen antecedentes iconográficos: aquel en que, habiendo ya decapitado a Goliat, ata sus cabellos con una cuerda, quizá con la intención de poder así arrastrar su cabeza más fácilmente hasta el campamento israelita.

David vencedor de Goliat- Michelangelo Merisi, "Caravaggio" Museo del Prado

David, vencedor de Goliat Palma el Joven Museo del Prado

Poussin 1630. Época del barroco. Presencia de la victoria alada poniendo la corona en la  cabeza de David. Introducción de iconografía clásica pagana en un tema cristiano.
Poussin presenta en este cuadro una visión melancólica de la victoria del adolescente David sobre el gigante Goliat. No era una manera novedosa de tratar el episodio, aunque la sensibilidad de Poussin raras veces fue alcanzada. La escena se sitúa en un atardecer triste, en el que el vencedor contempla con conmiseración los despojos del vencido. Tan sólo la cabeza del gigante nos sitúa en el contexto del relato bíblico, puesto que el resto de los elementos son completamente paganos, incluida la figura femenina, una Victoria, que corona al joven.

El triunfo de David [Poussin]

También esta el tema de David y Betsabe. Es un tema religioso tomado de la Biblia, pero tiene otras connotaciones de tipo erótico, que permiten al artista recrearse, amparándose en que es un tema religioso. 

David y Betsabé-Jan Massys

En el Antiguo Testamento Bathsheba o Betsabé ("la séptima hija" o la "hija del juramento"), hija de Ammiel, fue la esposa de Urías el hitita y luego del rey David.

El segundo libro de Samuel (11:1 a 12:25) cuenta la historia de su adulterio con el rey David y el subsecuente asesinato de Urías para ocultar su culpa y la identidad del padre de la criatura que Betsabé llevaba en su vientre. Sin embargo, el plan de los amantes fracasa cuando Dios denuncia a David por medio de la parábola que enuncia el profeta Natán "¿Por qué has despreciado la palabra de Dios, para hacer lo que es malo a sus ojos? Has herido a Urías, el hitita, con la espada y has tomado a su esposa para ser tu esposa" (2 Samuel 12:9)

David ve bañándose a la mujer de Ulias. Consiguió colocar a Urías en el lugar mas peligroso del combate muriendo este en el mismo.


Se suele representar el momento del baño de Betsabe. Vemos el cuadro de Rubens 1635, que aprovecha para representar el tema del desnudo. Al fondo en la parte superior aparece David asomado en una arquitectura.


Vemos el de Luca Giordano 1697.
No siempre aparece David. 

Betsabé en el baño. Museo del Prado

SALOMÓN
Personaje clave en el Antiguo Testamento. Permite utilizar su figura como prefiguración de Cristo.
Salomón fue el décimo de los hijos que tuvieron el rey David y Betsabé. En la Biblia, el profeta Natán informa a David que Dios ha ordenado la muerte a su primer hijo como castigo por el pecado del rey, quien había enviado a la muerte a Urías, marido de Betsabé, para casarse con su esposa (2Samuel 12:14: «Has hecho blasfemar a los enemigos de Dios» (literalmente: ‘has despreciado los preceptos de Dios’). Tras una semana de oración y ayuno, David supo la noticia de la muerte de su hijo y «consoló» a Betsabé, quien inmediatamente quedó embarazada, esta vez de Salomón.
La historia de Salomón se narra en el Primer Libro de los Reyes, 1-11, y en el Segundo Libro de las Crónicas, 1-9.

Es célebre por su sabiduría, riqueza y poder, pues La Biblia' 'lo considera el hombre más sabio que existió en la Tierra. 

Giorgione El Juicio de Salomón Galería de los Uffizi Florencia (Ca. 1505)

Francisco Gutiérrez, El juicio de Salomón Museo del Prado, (1660-1670)


Hay varios que hacen referencia a ello. Vemos el Juicio de Salomón. Demuestra el juicio sabio del rey. Aparece este tema en el libro de los reyes.

Poussin. 1649. Se pueden ver varios aspectos. El trono de Salomón, es importante. Se toma como prefiguración de la Virgen como trono del Niño Jesús. De marfil y oro con dos grifos. 

Nos encontramos a dos mujeres disputando y dos niños, el muerto y el vivo. Puede recordar a la escena de la imagen de la Matanza de los Inocentes.

Desde el punto de vista artístico, se cuidan las expresiones diferentes. También vemos el de Lucas Jordan. (Luca Giordano)

Salomón haciendo sacrificios a Yavé antes de iniciar la construcción del templo

También se representa el tema de la visita de la reina de Saba.
Según el Antiguo testamento (la primera parte de la Biblia), la anónima reina de la tierra de Saba acude a Israel habiendo oído de la gran sabiduría del rey Salomón, llevando regalos de especias, oro y piedras preciosas. El episodio también aparece en el Corán, que tampoco menciona el nombre de la reina; según esta versión, la reina quedó tan impresionada por la sabiduría y las riquezas de Salomón que se convirtió al monoteísmo, entonando una alabanza al Dios Yahvé; el rey entonces la recompensó con la promesa de otorgarle cualquier cosa que desease. La reina regaló 4,5 toneladas de oro al rey de Israel.

Se representa de dos maneras principalmente. En una aparece Salomón en el trono y delante de el, haciendo una inclinación aparece la reina de Saba. 

Lucas de Heere, «Salomón y la Reina de Saba» (1559)

Dos posibles prefiguraciones. Por un lado prefiguración de los Reyes Magos. La segunda prefiguración es una imagen de Salomón como la Iglesia, y la reina de Saba como los gentiles que acuden a escuchar la palabra de la Iglesia. 

La segunda versión es una variante en la que aparecería la reina de Saba al lado de Salomón ambos sentados en un trono. 
Giovanni Francesco Romanelli, Salomón recibiendo a la reina de Saba, (Ca. 1647), Museo del Prado
 Anónimo (copia de Giovanni Baglione), Salomón recibiendo a la reina de Saba, (1ª mitad siglo XVII) Museo del Prado


«Recepción de Salomón a la reina de Saba» 8, completado por Solimena, 1702), Palacio de la Zarzuela, Madrid

Es menos frecuente. Se toma del tema de la coronación de la Virgen. También se van a representar en esta ocasión los presentes que le hace la reina a Salomón. 

Pellegrino Tibaldi: «El Rey Salomón interrogado por la Reina de Saba» (ca. 1586)


JOB
El santo Job es un personaje bíblico sometido a una opresiva prueba por Satanás con autorización de Dios y cuya dignidad y temple para salvar la adversidad es usado por muchos credos religiosos como un ejemplo de santidad, integridad de espíritu y fortaleza ante las dificultades. Su historia se narra en el Libro de Job en el Antiguo Testamento.

Es símbolo de la paciencia. Nos aparece que fue especialmente relevante en la Edad Media y en la Moderna. También símbolo de personaje que estuvo lleno de enfermedades. Durante la Edad Media, fue la figura a la que se avocaron distintos hospitales. 

Santo Job de Léon Bonnat (1880), Museo del Louvre, Paris.

También fue avocado por los maridos oprimidos (por las broncas de la mujer).
Suele aparecer. Job maltratado por su mujer. Georges de la Tour. 

Job menospreciado por su mujer (h. 1650), óleo sobre tela, 145 x 97 cm. Museo de Arte Antiguo, Épinal.

Vemos también de Durero 1504. Exalta la figura de la paciencia y de no perder ni la fe, ni la esperanza, ni la caridad. 

Alberto Durero Job y su mujer

La existencia real de Job es de lo más dudosa y todo parece indicar que su historia es una ficción de origen sumerio, adaptada al judaísmo. Se ha encontrado un poema de 400 versos en escritura acadia titulado Ludlul bel nemeqi (Lloraré al señor de la sabiduría), sobre el injusto padecimiento de un hombre afligido. Un hombre atormentado por el sufrimiento se pregunta cómo es esto posible si él siempre ha cumplido fielmente con sus deberes para con los dioses.


TOBÍAS
Tiene más aspectos de representación que los vistos hasta ahora. Aparece en el libro de Tobías. Ha llegado de una copia griega del 150 AC. El original en hebreo no se ha encontrado.

La reforma lo considera por tanto un libro apócrifo, y lo tiene excluido de la Biblia. También creen que fomentan un culto excesivo a los Ángeles.

Por esto es muy tratado en la Contrarreforma. Va a ir marcando la iconografía del ángel de la guarda. Cuentan las desventuras de Tobías, (padre Tobit e hijo Tobías).

Tobit, fue deportado a Ninive. El siguió rindiendo culto a los hebreos. Quedo ciego, porque unas golondrinas le hicieron sus deposiciones en los ojos.

Recuerda que dejo un dinero a una persona en la ciudad de Media. Envía a su hijo para que vaya a buscar el dinero, cuando le envía aparece un personaje que se ofrece a acompañarlo. Ese personaje es un ángel (Rafael), pero no se sabe hasta el final de la historia. Le va a acompañar y a proteger. De ahí que el arcángel Rafael, se ha tomado como el protector de los viajeros.

Le acompaña también el perro de la casa. Durante el viaje, Tobías esta en un río lavándose. Aparece un lucio y el ángel le ayuda a pescarlo y una vez pescado, le indica que extraiga la hiel, el corazón y el hígado. Y se comen el pez (aunque el pez va a aparecer siempre). Con el corazón y el hígado, los machaca y los quema y los va a utilizar como un ungüento. Llegan a Media. Recuperan el dinero y se encuentran con un pariente de Tobías, Raquel, que es el padre de Sara y resulta que Sara se había casado siete veces y todas se quedaba viuda la noche de bodas, porque aparecía el demonio Asmodeo que mataba a los maridos.

Utiliza el ungüento para matar al demonio y se casa con Sara. Esta imagen se tomo como una prefiguración de los siete pretendientes de la Virgen frente a San José.

Regresan. Llegan a Ninive y cuando están con el padre, el ángel le dice a Tobías que con la hiel del pez le frote los ojos al padre, y este recupero la vista.

El ángel revela entonces quien es y desaparece.

Prefiguraciones. Cristo que devuelve la vista al ciego.
En cuanto a la iconografía, el aspecto mas representado es el ángel con las alas, a Tobías hijo con aspecto joven y o uno u otro, llevan el pez.

Tobías y el Ángel, de Filippino Lippi, 1472.

Vemos de Goya. 

Tobías y el ángel Goya

Eduardo Rosales 1860. Idea de protección del ángel de la idea del maligno o el pecado. 



Escuela italiana del siglo XVIII - Tobías y el ángel En el mercado en 1999 (Subastas Durán) Miniatura sobre pergamino
“Partieron el joven y el ángel y el perro con ellos”
(Tobías, 6, 1)


Giovanni Baratta se ve como va el ángel conduciendo por el buen camino a Tobías.


Francesco Botticini. 1470. Aparecen San Gabriel, San Miguel y Rafael. 


También vemos el tema cuando aparece aplicándole la hiel al padre. 

Simón Henrixz Tobías y el ángel (1630)


Tobías Curado por su Hijo. 1636- Rembrandt

Bernardo Strozzi, La curación de Tobías, (1620-1625) Museo del Prado

                                         

JUDIT
Importante. Para la reforma es apócrifo. Siglo II a.C., es cuando debió ser escrito.

Fue aprobado por Trento. Lo da como canónico.
Judith una de las heroínas del pueblo hebreo.

Judit  “La judía”) es un libro bíblico del Antiguo Testamento, protagonizado por la heroína del mismo nombre. Ubicado entre los libros de Tobit y Ester en la Biblia, es considerado no canónico por las versiones protestantes y no se lo encuentra en ellas.
El libro cuenta la historia de una viuda hebrea, Judit hija de Merari, en plena guerra de Israel contra el ejército babilónico y no (asirio). De bellas facciones, alta educación y enorme piedad, celo religioso y pasión patriótica, Judit descubre que el general invasor, Holofernes, se ha prendado de ella. Acompañada de su criada, la viuda desciende de su ciudad amurallada y sitiada por el ejército extranjero -Betulia- y, engañando al militar para hacerle creer que está enamorada de él, consigue ingresar a su tienda de campaña. Una vez allí, en lugar de ceder a sus reclamos galantes, lo embriaga. Cuando Holofernes cae dormido, Judit le corta la cabeza, sembrando la confusión en el ejército de Asiria y obteniendo de este modo la victoria para Israel.

 Giorgione Judit (Ca. 1504) Museo del Ermitage San Petersburgo

Se decía que Judit era viuda, hermosa, que nunca nadie se oponía ni estaba contra ella. Siempre se vestía de penintencia (esto se asocia con su carácter de mujer adoradora de Dios), siempre estaba de ayunas, y su marido, le había dejado mucho dinero, por lo cual era rica. Es un personaje en común con el resto del pueblo, surge como una figura especial en la época. Se destaca por sus actitudes y forma de hablar.

El autor del Libro de Judit es desconocido.
No se conoce con exactitud la fecha del libro. Sin embargo, se especula que Judit fue compuesto en tiempos de los Macabeos (mediados del siglo II a. C.).
Judit es una “novela histórica hebrea”, género literario ya extinto que, haciendo uso de recursos tomados de la novela histórica, cumplía una clara función de narración edificante y exaltadora del patriotismo y la religiosidad piadosa. Si en verdad fue compuesto en la época macabea, entonces su objetivo era impulsar a la resistencia de los judíos contra sus invasores mediante la narración de la heroica y arriesgada hazaña de una heroína del pasado en similares circunstancias.

Concentrado en el aspecto religioso de la lucha de Judit y en el papel que cumple Dios en la victoria israelita, el autor se despreocupa de las precisiones históricas. Es también muy posible que haya acumulado deliberadamente inexactitudes, a fin de despegar el episodio narrado de un contexto histórico preciso y convertirlo en una pieza intemporal y más abstracta. Esta deliberada falta de preocupación sobre el contexto se evidencia ya en el mero comienzo de Judit: “El año duodécimo del reinado de Nabucodonosor, que reinó sobre los asirios en la gran ciudad de Nínive…” (Jdt 1:1). Nabucodonosor no fue rey de los asirios sino de sus enemigos los caldeos, y no reinó en Nínive sino en Babilonia. Nínive no existía ya en tiempos de Nabucodonosor, puesto que había sido destruida por su padre, Nabopolassar de Babilonia.
El autor intenta probar, por encima de todo, la intervención de Dios en la liberación de Betulia. Dicho de otra forma, todo el libro se refiere al modo en que Dios puede utilizar un instrumento humano (Judit en este caso) para obtener el resultado perseguido.
El Libro de Judit está impregnado de legalidad y patriotismo, y, concentrando su atención en el drama religioso que allí se desarrolla, el estilo y el tema que desarrolla el autor anónimo hace que, en cierta forma, el Libro de Judit esté emparentado con el Apocalipsis, que se escribiría varios siglos después. En ambos libros hay una fiera lucha entre el Bien y el Mal; el Pueblo de Dios se encuentra debilitado en apariencia y parece condenado al exterminio; y finalmente Dios, por medio de una acción inesperada y desconcertante para todos menos para el teólogo, consigue que Israel obtenga la victoria.

La ciudad de Betulia había sido sitiada por un general del ejército de Nabucodonosor, (Holofernes). Apareció Judith que se ofreció a salvar al pueblo. Se puso ropa de gran lujo y con una criada y tomando una bota de vino, se fue a ver a Holofernes, le encandilo y le dio a beber vino.

Holofernes quedo dormido y ella aprovecho y con la espada de el le corto el cuello.

Metió la cabeza en la bota de vino y regreso a Betulia. Se colgó la cabeza desde las almenas y el ejército de Nabucodonosor huyo. Nos la vamos a encontrar de manera aislada o cortando la cabeza.

Sola, aparece con vestiduras ricas, normalmente lleva una espada. Suele aparecer la cabeza de Holofernes.

Rembrandt. 

Judith en el banquete de Holofermes. Rembrandt

Artemisia Gentileschi 1612. Aparece Judit cortando la cabeza de Holofernes.  

Judith decapitando a Holofernes por Artemisia Gentileschi
Artemisia Gentileschi Judit degollando a Holofernes - (1611-1612) Museo Nacional de Capodimonte Nápoles

Prefigura de la imagen de la Virgen victoriosa frente al demonio. También de castidad de Judit frente a Holofernes que simbolizaría el orgullo.

Tintoretto.  

Judit y Holofernes de Tintoretto realizado sobre 1550

Mantegna. 

 Andrea Mantegna. Judith y Holofernes. c. 1495

Boticelli.
Acompañada de su criada Abra, regresan a Betulia donde exhiben el trofeo.

Botticelli, Regreso de Judith a Betulia, 1470


Caravaggio
Pintura que provoca diversas reacciones entre ellas horror y sorpresa, pues Caravaggio logró dotar a la obra de gran realismo y crudeza.
Podemos ver a Judith de pie, con gesticulaciones que muestran asco y decisión, mientas que su criada, quien le proporciona la espada, está nerviosa ansiosa y atenta para tomar la cabeza de Holofernes.

Michelangelo Merisi da Caravaggio en 1599- Galeria Nacional de Arte Antigua, Roma, Italia


SUSANA Y LOS VIEJOS
Es un tema donde aparece lo erótico, por lo que se encuentra más en palacios que en iglesias.

Libro de Daniel, cap 13. Daniel, siendo todavía joven emitió un juicio donde demostró su sabiduría.

Susana esposa de Joaquín se bañaba en el jardín de su casa. Aparecen dos viejos lujuriosos, que le hicieron proposiciones. Ella las rechazo, grito y se marcharon pero la acusaron de adulterio.

Daniel tuvo dudas de la acusación e interrogo a los dos viejos por separado, les pregunto bajo que árbol había ocurrido y se equivocaron por lo que habían mentido.

Simbolismo: defensa de la castidad. Es el símbolo del alma salvada frente a los peligros. Se toma en la contrarreforma, como una imagen por la Iglesia que a pesar de las acusaciones falsas de la Reforma, fue salvada. Aprovechan para representar el desnudo femenino. Los dos ancianos y sus insinuaciones. 


Rubens 1609. 


Susana intenta cubrir su desnudez, con gesto de temor ante la actitud de los ancianos que intentan despojar de los paños a la bella joven. Uno de ellos franquea la balaustrada para acercarse a Susana.

Susana y los viejos (1608) Pedro Pablo Rubens  Academia en la Almoneda del Príncipe Pío de Saboya

Veronés.
La escena se desarrolla en el jardín de un palacio veneciano y los personajes visten a la moda veneciana.


Susana y los Viejos Veronés  Fecha: 1560   Museo del Prado

Tintoretto 1555. A diferencia de las tendencias moralizantes, Tintoretto eligió representar no el momento dramático en el que los dos viejos se manifiestan abiertamente ante Susana, ni tampoco el castigo de los viejos lascivos sino otro, aún sereno, de la protagonista que se mira en un espejo en el interior de un jardín idílico, concentrándose así en el contenido erótico de la escena.

  Susana y los viejos- Tintoretto, 1560-1565   Museo de Historia del Arte de Viena, Viena, Austria

LOS PROFETAS
Profeta: El es vidente u hombre inspirado por Dios. De lo cual no se sigue que el predecir las cosas futuras haya sido la única tarea del profeta; ni siquiera la principal.
Pero no siempre ilustraba Dios al profeta por medio de actos o símbolos, sino que a menudo le iluminaba directamente por la luz sobrenatural de tal manera que podía conocer por su inteligencia lo que Dios quería decirle.

Anuncian la llegada del Mesías. Hay cuatro profetas mayores y 12 menores (paralelismo con los evangelistas y los apóstoles). Se les divide en cuanto a importancia por la longitud de sus escritos.

Profetas mayores

Isaías:
Profeta hebreo. Según la tradición bíblica, Isaías fue el autor del libro del Antiguo Testamento que lleva su nombre, si bien los modernos comentaristas sólo le atribuyen los primeros 39 capítulos. Hijo de una familia aristocrática, predicó durante la segunda mitad del siglo VIII a.C., en los reinados de Ajaz y Ezequías. Según la tradición judía, fue martirizado hacia el 701 a.C. Profetizó la invasión de Israel y la destrucción de Jerusalén por parte de los asirios. Merced a su lenguaje, muy rico y poético, se le considera el profeta de Dios por excelencia. A él se debió también la profecía que anunciaba el nacimiento del Mesías de una mujer virgen. 



Jeremías:
Jeremías Fue un Profeta hebreo, hijo del sacerdote Hilcías, perteneciente a una casta tradicional de sacerdotes, Jeremías vivió entre el 650-586 A. C. en Judá, Jerusalén, Babilonia y Egipto. Vivió en la misma época que el profeta Ezequiel y fue antecesor de Daniel.
La labor de Jeremías fue llamar al arrepentimiento al reino de Judá y principalmente a los reyes Josías, Joacim o Joaquim, Sedequías o Sedecías debido al castigo impuesto por Yahvéh de que serían conquistados por los caldeos si no volvían su corazón hacia Dios. Su vida como profeta se caracterizó por soportar con una férrea entereza los múltiples apremios y acusaciones que sufrió a manos de estos reyes y de los principales de Israel, desde azotes hasta ser abandonado en cisternas o mazmorras.
La mayoría de sus profecías fueron escritas en rollos o "palos" por el escriba Baruc, hijo de Nerías quien le acompañó en una buena parte de su misión.
Este libro contiene la historia y profecías de Jeremías, un hidalgo judío sumamente sensible, que desde muy joven se sintió obligado a concienciar al pueblo de la necesidad de ser fieles y obedientes ante Dios. De manera insistente profetizó el exilio y destierro del pueblo y de los reyes de Judá por Nabucodonosor de Babilonia, por lo que muchas veces se metió en problemas con las autoridades civiles y religiosas del Reino de Judá.



Ezequiel:
Ezequiel fue un sacerdote y profeta hebreo exiliado a Babilonia que ejerció su ministerio desde el 595 - 570 A.C. durante el cautiverio de Israel en Babilonia y a diferencia de otros profetas, tuvo importantes revelaciones en forma de visiones simbólicas de parte de Yahveh.
En la introducción, Dios entrega al profeta los lineamientos de su misión profética, mientras que los capítulos siguientes detallan una larga serie de amenazas y futuros castigos para Jerusalén y Judá, para los falsos profetas y, en general, para todos los judíos que han pecado antes de la invasión de Nabucodonosor.



Daniel:
Las únicas referencias a Daniel se encuentran en el libro bíblico que lleva su nombre las cuales pueden complementarse con los datos suministrados por Flavio Josefo cuya fuente última se ignora. Según estas tradiciones; Daniel pertenecía a una familia noble del Reino de Judá, tal vez emparentada con la realeza.

Este libro es la suma de hasta doce distintos documentos que relatan historias y visiones adscriptas a Daniel, un sabio y consejero judío del exilio que prestó sus servicios en las cortes de reyes babilonios. Numerosos autores, así como editores de los escritos bíblicos, presentan como cuerpos de texto independientes del cuerpo de este libro de Daniel, los Capítulos 13 y 14, que contienen, de forma respectiva, la Historia de Susana y la Historia de Bel y el Dragón.
A tenor de lo narrado por el libro de Daniel, el conquistador de Babilonia y sucesor de Belsasar, fue Darío, el medo, personaje desconocido por la historia y, probablemente, inexistente. Bajo el reinado de este soberano tiene lugar el complot de los sátrapas contra Daniel que derivó en su encierro en el pozo de los leones; esta intriga se valió de la religiosidad del protagonista pues, un edicto caprichoso sugerido al rey por aquellos prohibía cualquier petición, fuera a un dios o a un hombre excepto el soberano, durante treinta días. Daniel, como era su costumbre, oraba cada día y fue denunciado.
Arrojado al foso, el profeta no recibió daño alguno. A la mañana siguiente, cuando Darío comprobó el portento, ordenó liberar a Daniel y echar al foso a sus acusadores que perecieron devorados por las bestias. Un relato paralelo, que existe en las partes deuterocanónicas, atribuye la condena de Daniel al hecho de haber matado a cierto dragón sagrado que los babilonios adoraban y menciona que el profeta Habacuc fue llevado a Babilonia por un ángel, quien lo tomó por sus cabellos, para entregar su propia comida a Daniel

Pintura de Peter Paul Rubens.


Susana y los viejos por Artemisia Gentileschi.




Profetas menores

Oseas:
Oseas Profeta del Antiguo Testamento, hijo de Beeri y el primero del grupo de los Doce Profetas Menores. Nacido hacia el año 800 a. C. y fallecido alrededor de 725 a. C., desarrolló su ministerio en el reino del norte (Israel), de donde procedía. Oseas predicó bajo el reinado de Jeroboam II (782-753 a. C.), en el momento de la catástrofe de Samaria, predicha por Amós unos años antes, y en tiempo de Azarías, Jotán, Ajas y Ezequías. Por lo tanto, hay que ubicarle entre los años 750 a 725 a. C.
Se le atribuye la autoría del llamado Libro de Oseas, en el que el profeta denuncia la infidelidad del pueblo para con Yahvé y revela el amor tierno de Dios, comparable al del esposo que perdona a su esposa infiel o al del padre que ama a su hijo rebelde. 


Este libro relata una profecía que se divide en dos partes.

Joel:
Joel es el segundo de los doce profetas menores.
Parece que profetizó en el reino de Judá, después de la ruina del de Israel, y el transporte de las diez tribus a Asiria. Su profecía que no contiene más que cuatro capítulos. Anuncia cuatro grandes acontecimientos a saber:
una nube de insectos que debía destruir los campos y producir una hambre en el reino de Judá. Jeremías habla de esta hambre, c.14, v. 1.
un ejército de extranjeros que debía venir y acabar de devastar la Judea. Es de presumir que fue el de Nabucodonosor que destruyó el reino de Judea y llevó los judíos a Babilonia la vuelta de esta cautividad y los beneficios con que Dios debía colmar después a su pueblo por último, la venganza que sacaría de los pueblos enemigos de los judíos.

El libro de Joel se encuentra dividido en dos partes claramente diferenciadas. En la primera, una devastadora plaga de langostas destruye el país, produciendo una celebración penitencial entre las víctimas. La segunda parte trata acerca de los frutos de la penitencia y de la liberación que anuncia una redención futura.

Amós:
Amós era un pastor y productor de higos en Técoa, en el límite del desierto de Judá (Amos 1:1). Fue profeta en Israel, el Reino del Norte, durante el reinado de Jeroboam II (783 a.C - 743 a. C.). Escribió el libro de la Biblia que lleva su nombre.
Este libro da un mensaje de advertencia hacia las naciones paganas y a los pecadores de Judá e Israel ya que serán juzgados por Yavé (Dios) y castigados pero eventualmente podrían ser perdonados.

Abdías:

Abdías es el cuarto profeta menor y a quien se adjudica el más breve de los libros proféticos del antiguo testamento (contiene veintiún versículos). El título del libro es dedicado al nombre del autor. Sin embargo, recientemente algunos académicos consideran que debería ser reconocido como un apellido, debido a que comúnmente "sirviente de Yahvé" sería adjudicado sólo como apellido o sobrenombre, por otra parte, no se da ninguna otra distinción informativa acerca del escritor, quien es identificado como Abdías.
El libro de Abdías profetiza la venganza de Yavé contra Edom, que llegará en 312 con su conquista por parte de los árabes.

Jonás:
El libro da cuenta del profeta Jonás y relata una historia en la cual Dios manda a Jonás a predicar al pueblo de Nínive, la capital de Asiria para persuadirlos de arrepentirse de su maldad o de lo contrario su ciudad quedaría destruida. Jonás se negó a obedecer y al principio rehuye de la presencia de Yahveh embarcándose rumbo a Tarsis, pero en el camino Dios prepara una tempestad y los tripulantes al saber que huían de Yahveh lo arrojan al mar en medio de la tempestad. Jonás 1
Entonces Dios envió un gran pez para que se tragara a Jonás. Después de tres días de permanecer en el vientre del pez durante los cuales Jonás oró, Yahveh dio la orden de que el pez vomitara a Jonás, arrojándolo a tierra firme.Jonás 2
Después de esto, Jonás recibió por segunda vez la orden de Dios de ir a predicar a Nínive. Jonás accedió y en esa ciudad anunció la destrucción inminente para temor de todos sus habitantes: «Dentro de cuarenta días Nínive será destruida». El Rey de la ciudad, al enterarse sobre dicho designio, ordenó el ayuno de toda la población. Al presenciar el arrepentimiento masivo de la población de Nínive, Dios decidió que no castigaría la ciudad ni a sus habitantes. Jonás se enojó al contemplar la piedad de su Dios y el hecho de que su profecía no se cumpliera, por lo que se marchó de la ciudad disgustado. Dios lo reprendió por su falta de compasión hacia los muchos miles de personas y animales de Nínive, pero al final lo alecciona.


El libro da cuenta del profeta Jonás y una historia bien conocida en la cual Dios manda a Jonás profetizar o predicar al pueblo de Nínive para persuadirlos de arrepentirse o recibir destrucción.

Jonás

Miqueas:
Fue un profeta de origen campesino de finales del siglo VIII a. C., proveniente de Moreset (Miqueas 1:14) una pequeña aldea de la fértil llanura de Sefela a unos 30 kilómetros al suroccidente de Jerusalén. Fue autor del libro de la Biblia que lleva su nombre.
Este libro trata sobre el castigo de Dios sobre el reino del norte por pecados como: idolatría, adoración de Baal, sacrificios, rituales de niños, magia y encantamientos.

Nahúm:
Poco se sabe de este Najum. En el propio Libro de Nahum dice que era un «elkesita» o «elkoshita». El exégeta bíblico San Jerónimo, en su comentario a este libro, comenta erróneamente que «eljoshita» es una indicación patronímica: ‘hijo de Elqosh’. Sin embargo ahora se entiende que es un gentilicio: el profeta nació en Eljosh.
Nahúm profetiza la destrucción de Nínive, que simboliza la liberación de todas las esclavitudes.

Habacuc:
La primera parte del libro de Habacuc (1:1 a 2:4) expone en un diálogo con Yahvéh, el drama de los poderes humanos, políticos y económicos, ansiosos por conquistar pueblos, territorios y riquezas y como consecuencia las víctimas tiranizadas, saqueadas y masacradas. El profeta asume la vocería de las víctimas y clama por la redención. Expresa la certeza de la intervención de Yahvéh en favor de los débiles y ratifica que la visión profética se cumplirá en una fecha concreta y si se tarda hay que esperarla, porque vendrá ciertamente y el justo por su fe vivirá (Habacuc 2:3-4).
La segunda parte (2.5 a 2:20) es una colección de condenas a los explotadores, opresores e idólatras. El rechazo a la ganancia injusta y a la avaricia se expresa en estilo literario que prepara la tercera parte (capítulo 3), un cántico de gran belleza a la salvación de Yahvéh, cuya elevada calidad literaria ha hecho pensar a varios críticos que se trata de la obra de un autor diferente al de las dos primeras partes.

Este libro narra los días finales del Imperio Asirio y el principio del dominio de Babilonia a escala mundial bajo Nabopolasar y su hijo Nabucodonosor.

Sofonías:
Las predicciones de este profeta se contienen en tres capítulos. Exhorta en ella a los judíos a la penitencia, predice la ruina de Nínive y después de hacer terribles amenazas a Jerusalén, concluye con promesas consoladoras sobre la vuelta de la cautividad de Babilonia sobre el establecimiento de la nueva ley, sobre la vocación de los gentiles y sobre el progreso de la Iglesia cristiana.
El libro de Sofonías es una invitación a la penitencia y una afirmación del amor de Dios hacia el pueblo.

Hageo o Ageo: Este libro trata principalmente de la reconstrucción del Templo y se divide en cuatro discursos o sermones que se encuentran en orden cronológico.

Zacarías:

Su nombre significa Yaveh Ha Recordado. Zacarias "el grande" se llama a sí mismo hijo de Berekías hijo de Idó.
Yahveh se valió de Zacarías y Hageo para animar a Zorobabel, al sumo sacerdote Jesúa y a los exiliados que habían regresado a terminar la reconstrucción del Templo de Dios, aun cuando todavía estaba en vigor una prohibición del gobierno persa. La profecía de Zacarías contiene mensajes que pronunció con ese fin durante un período de dos años y un mes.
Una de las profecías que recoge el libro de Zacarías en el capitulo 11 y versículos 12 y 13 hace referencia directa al precio (treinta piezas de plata) que los principales de los sacerdotes ofrecieron a Judas por entregarles a Jesús. Ver el evangelio de San Mateo en el capítulo 26 y versículo 15.


Este libro habla principalmente sobre la restauración del Templo y de Jerusalén y de la coronación del Sumo sacerdote Josué.


Malaquías: Este es el último libro del Antiguo testamento que reprocha las actitudes de las familias al separarse y el comportamiento de los sacerdotes por el no cumplimiento al culto divino.

En la Edad Moderna, se les individualiza, y se les diferencia por la filacteria, en el cual habría un texto de alguna profecía importante de ese profeta.

Puede aparecer algún elemento alusivo a su relato.
Por ej. en el caso de Jonás De Miguel Ángel. 1511 Capilla Sixtina.


LAS SIBILAS
Con el nombre de "Sibilas" se definían, en la época mítica de la historia antigua, aquellas mujeres que gozaban de una reconocida facultad de "escudriñar" el futuro para profetizar acontecimientos de toda índole. Fueron descritas como muy longevas, con vidas aisladas y misteriosas, habitando lugares atípicos  poco accesibles como, por ejemplo, grutas o sitios escondidos, posiblemente cercanos a cursos de agua. Sus palabras o predicciones, realizadas casi siempre en estado de trance, eran originadas por consultas de los visitantes, cuyos motivos más comunes eran pulsar la ira de los Dioses cuando ciertos hechos acaecidos u acciones tomadas u a tomar, no respetaban los principios reinantes o generaban incertidumbres por las posibles consecuencias.

Se afirmaba que las Sibilas habían adquirido la facultad de vislumbrar el futuro mediante su natural inspiración toda vez que eran interpeladas, pero también podían actuar de modo propio, impelidas por sus impulsivos designios, entre los cuales figuraban frecuentemente la predicción de grandes calamidades.

Desde la antigüedad, las leyendas cuentan de la presencia de numerosas Sibilas, pero en la actualidad se aceptan solamente una docena de ellas, muchas de las cuales se originaron en la mitología, siendo escasas las que poseen algunas referencias históricas. En efecto, las informaciones disponibles sobre el tema son muy confusas y difieren notablemente de acuerdo a las fuentes. Los tiempos muy lejanos, los mitos y las distintas interpretaciones impiden un encuadre histórico bien definido, siendo casi siempre necesario recurrir a la lectura de antiguos escritos para intentar definirlas con cierta claridad.

Según se afirma, la más antigua (en la mitología griega) parece haber sido "Trofile", hija de Júpiter y de Lamia (hija de Neptuno), pero las más conocidas son, sin dudas, las cinco Sibilas pintadas por Miguel Ángel, llamadas CUMA, PERSEA, ERITREA, DELFICA y LIBICA.

Cada una de ellas, en determinada manera, predijo el advenimiento de la era cristiana y por eso el Papa Julio II quiso que figuraran en el conjunto de pinturas encargadas por él en la Capilla Sixtina. A ese respecto, y para que se las puedan ubicar en la complejidad de esa obra maestra, hay que observar el dibujo "SÍNTESIS SE LA BÓVEDA", donde está aclarado con una "S" los lugares reservados a las Sibilas. Todas ellas aparecen en amplios asientos, consultando libros o papeles. En ambos lado de cada fresco, figuran dos pequeñas figuras desnudas.




LOS SIBILAS QUE MIGUEL ÁNGEL PINTÓ EN LA CAPILLA SIXTINA

 
La Sibila Cuma
La Sibila CUMA (en origen su nombre fue Cumena), parece haber tenido origen en la importante y antigua ciudad costera de Eritras, ubicada en la región Jonia, sobre la costa Oeste de Asia Menor, al sur del mar Egeo y hoy parte de Turquía (en tiempos muy lejanos fue una colonia griega). Esta Sibila debe su nombre al hecho de haber trascurrido la mayor parte de su vida en la localidad de Cuma, cercana a Nápoles, en la región Campania de Italia.

No se sabe como haya llegado a esas costas, solamente se conoce lo dicho por Herodoto (el más antiguo historiógrafo Griego) sobre los flujos migratorios de poblaciones de cultura griega, realizados para huir de las "guerras médicas" . Lo que sí se sabe, es que esta Sibila ya actuaba en Cuma en el periodo de los Reyes romanos en el año 500 a.c. cuando reinaba Tarquinio el Soberbio como último Rey .
En esa época, esa parte de la Campania era una colonia griega, rescatada luego por los romanos en el año 334 a.C.

A este punto cabe la necesidad de separar la leyenda de lo que se conoce por antiguos escritos y lo que se deduce como consecuencia. La leyenda afirma que Cuma, hija de una ninfa, vivió muchas vidas humanas de más de 100 años cada una y que atendió a los reyes Romanos y a importantes personajes de la época republicana de Roma (por ejemplo Craso, Pompeyo y Cicerón) y que luego atendió a casi todos los emperadores romano, siguiendo además su actividad hasta pasado el medioevo.
Lo que en cambio tenemos noticias es que escribió unos libros, llamados sibilinos, (entregado parece a Tarquinio el Soberbio) que se quemaron luego en el año 83 a.c. Reconstruidos, fueron nuevamente destruidos por un incendio en el año 406 de nuestra era. Sin embargo fueron escritos nuevamente y ampliados hasta 12 libros, que eran conservados por sacerdotes llamados Decenviri y consultados en situaciones críticas para juzgar si alguna profecía escrita tenía relación con lo que sucedía en ese momento.

Los escritos sibilinos tuvieron mucha influencia en el curso de la vida romana, hecho confirmado en las comedias de Plauto (251/184 a.C.) y lo escrito por Séneca (46 a.C./65), Plinio (23/79), Tácito (55/120), Seutonio (70/140), y numerosos otros en épocas posteriores.

Se desconoce la fecha en la que desapareció Cuma, solo sabemos que esta Sibila siguió actuando en el tiempo, estimando que fue personalizada por sus descendientes.
La Sibila Cuma fue también citada en la "Divina Comedia" de Dante Alighieri.

La Sibila Délfica

Esta célebre Sibila parece tener más antigüedad que la de Cuma y su fama fue reconocida ya desde el año 600 a.c., cuando la localidad de Delfos (en Grecia) se convirtió en la famosa Ciudad Sacerdotal, sede de los célebres Oráculos. Su actuación fue muy popular y tuvo una enorme importancia durante todo el periodo helénico. Solamente fue menguando a partir de la ocupación romana de Grecia.
No están claros los orígenes de esta Sibila, sin embargo existe la posibilidad de que sean similares a los de Cuma, ya que se sospecha que también ella haya llegado desde Asia Menor en fechas anteriores y desde otra colonia griega. Esta consideración podría justificarse por el hecho que Delfos influyó, en gran manera, en la colonización griega de las costas de Asia Menor, de Italia y de Sicilia, cuya importancia económica fue siempre correctamente evaluada y bien manejada a través de decisiones concretas de las autoridades políticas, tomadas de acuerdo con las predicciones sibilinas.


Otra fuente, sin embargo, afirma que esta Sibila estaba presente ya desde la época de la guerra de Troya, consideración no muy compartida por otros historiadores.
La ciudad de Delfos, ahora desaparecida, era situada al pie del monte Parnaso, en medio de las montañas de la Fócida, a 700 m. sobre el nivel del mar y a casi 10 Km. de distancia del golfo de Corinto. El oráculo era conducido por sacerdotes y, principalmente, por la Sibila Délfica. Cabe señalar que Delfos tenía un gran recinto sagrado dedicado a los Dioses, y en su centro existía un templo de gran tamaño, dedicado exclusivamente a Apolo, lugar donde acudían los personajes griegos para preguntar sobre el éxito de cuestiones importantes para ellos, que tocaban todos los temas: desde lo personal a lo religioso, a lo político, a lo económico y también a conceptos filosóficos. La Sibila realizaba predicciones, que eran tomadas muy en serio por las todos los que acudían y por la población griega en general.
Si nos referimos a las leyendas, observamos que, a través de ellas, se han derivado nombres y definiciones que aún se utilizan en la actualidad. Por ejemplo, y como curiosidad, observamos que el nombre de Pitonisa (adivinadora o sibila) deriva de un hecho legendario adjudicado a Apolo, cuando mató una serpiente (pitón) que vivía en una gruta con la intención de robarle su sabiduría. Luego quemó el pitón y encerró las cenizas en una caja que, colocada finalmente en el oráculo, creó una similitud entre los nombres de sibila y Pitonisa.

La Sibila Eritrea
Hay datos confusos sobre esta Sibila. Entre las varias versiones, hay una que afirma su proveniencia desde Caldea, al sur de Babilonia y que actuó como sacerdotisa de los dioses griegos. Su residencia parece haber sido la zona de Jonia, en una importante colonia griega. Entre todas las informaciones logradas, hay alguna que afirma su predicción de la guerra de Troya, cosa que no parece concordante, pues esa guerra se realizó cerca de los años 1200 a.c. y esa antigüedad no sería coincidente con sus inicios, indicados alrededor de los años 600 a.c. Tal vez las visiones sibilinas de Eritrea se relacionaron a lo que, según ella, habría acontecido en esa guerra, y no a la profecía como tal. También esta Sibila habría denunciado a Homero respecto a falsedades en los escritos de su obra "La Ilíada"", en la cual narra el desarrollo de esa contienda.


Otra versión dice que hubo una segunda Sibila Eritrea, cuya presencia fue muy antigua, anterior a la guerra de Troya y que (ésta si), había preanunciado esta guerra. Sin embargo no disponemos de datos confirmativos, solamente lo afirman por las leyendas.

La Sibila PERSEA o Pérsica
Siempre siguiendo la leyenda, parece que esta Sibila acompaño a Alejandro Magno (desde el año 334 a.c.) en sus conquistas de Asia. Las fuentes afirman que el gran Héroe dialogaba siempre con ella antes de iniciar sus principales batallas, tales como la de "Gránico" y la de "Isso", en el curso de la cual capturó a toda la familia del propio Rey de Persia (Darío III), que logró huir luego de esta gran derrota. Alejandro siempre deseaba escuchar las previsiones de Persea sobre el éxito de sus acciones bélicas, a pesar de que ella le predijo desde el principio que sería el "Señor y dueño de toda Asia".


Esta Sibila fue diferente de las otras, ya que se la conoce como acérrima seguidora de Alejandro en sus conquistas y responsable ideológica (por sus predicciones) del asesinato de algunos personajes que sus visiones retenían peligrosos, tales como Memnón (general ateniense contratado por el Rey Darío); Filotas (acusado de conspiración); Amintas (primo de Alejandro, acusado de pactar con los persas); Calístenes (acusado de complotar), entre otros.

No tenemos información sobre las orígenes de esta Sibila, solo hay indicios legendarios de su presencia en Macedonia (Grecia) desde el 500 a.c. Se cuenta que predijo la destrucción de la ciudad de Corinto, durante el reinado de FIlipo de Macedonia, padre de Alejandro.

Otra información sobre Eritrea cuenta sobre su costumbre de editar las hazañas de Alejandro en forma de acrósticos.

La Sibila LIBICA
Sobre esta Sibila tenemos muy pocos datos. Ella misma dice en un corto párrafo: "Soy mita mortal y mita divina; solo mi madre era divina". No obstante, hay una fuente que afirma su procedencia desde el desierto de Libia, donde presidía un oráculo en el Oasis de Siwa. Allí actuaba como sacerdotisa de Zeus. Eurípide nombra esta Sibila en la introducción de su obra "Lamia".



El paralelo de los profetas. Son personajes de la mitología clásica. En los primeros momentos del cristianismo se las toma como esos personajes femeninos que profetizan la llegada del Mesías al pueblo pagano (los profetas al mundo hebreo).

En un primer momento es una pero terminan siendo 12 y se ponen en paralelo con los profetas. Aparecen con libros o con filacterias, en los que aparecerían las profecías de la llegada del Mesías.


Vemos las sibilas de Jacob van der Heyden y las de de Pedro Sandoval. México. 


Jacques Granthomme II

Vemos Antoine Caron. La sibila de Tibur. 1575. 

Profetizo a Cesar Augusto la venida de Jesucristo. Quisieron divinizar a Cesar y el quiso saber si había alguien mas importante y la sibila le dijo que en ese momento nacía alguien mucho mas importante que el.

El escenario es fantástico propio del manierismo francés.