jueves, 16 de junio de 2011

ARQUEOLOGÍA ROMA: ORIENTE



ARQUEOLOGÍA DE LAS PROVINCIAS DE ROMA
ORIENTE


TURQUÍA
La Anatolia de los Romanos
Poblada desde los orígenes del hombre, fueron los griegos los primeros en establecer colonias importantes. Así nació Mileto en el VII a.C., Esmirna, Efeso y Priene, que en el año 500 a.C. deciden unirse para crear la federación de ciudades jónicas.
En el 333 a.C. Alejandro Magno conquista la zona. A su muerte en el 323 a.C. los generales que habían luchado a su lado se reparten el gobierno de Asia Menor y en el 133 a. C. pasa a ser provincia del Imperio Romano. Con la llegada de los romanos se reparten los territorios en las provincias de Asia, Cilicia, Licia y Panfilia, más los estados Ponto, Capadocia y Armenia. La situación política se estabiliza y la economía y la cultura se desarrollan. Bajo el Reinado del emperador Diocleciano, el Imperio Romano se divide en las dos zonas administrativas de Oriente y Occidente y desplazó el centro del poder hacia el este eligiendo Nicomedia (Izmit) como segunda capital oriental. En el 330 el emperador Constantino declara religión oficial al cristianismo y traslada la capital del Imperio Romano a la ciudad de Bizancio, Constantinopla "ciudad de Constantino". Con la división del Imperio, Constantinopla es elegida capital del imperio romano oriental manteniendo su poder hasta el 1.071 con la invasión de los selyúcidas que ocupan Anatolia y llegan en poco tiempo hasta Nicea. Con el Reinado de Justiniano I el Imperio Bizantino alcanza su apogeo militar y cultural.  


Estambul:
El hipódromo se levantó en el año 200 d. c. bajó la atenta supervisión del emperador Séptimo Severo pero su mayor esplendor llegaría en el primer tercio del siglo IV, cuando el emperador Constantino el Grande trasladó la capital del imperio de Roma a Constantinopla. Constantino se propuso ampliar Constantinopla manifestando un especial interés por el hipódromo que llegó a albergar a 30.000 espectadores aunque otras fuentes citan 60.000. A finales del siglo IV, el emperador Teodosio el Grande también engrandeció el hipódromo decorándolo con elementos traídos de los más diversos rincones del mundo.

Aunque en la actualidad sólo se conservan tres columnas, el hipódromo debió ser una estructura espectacular. Tenía la forma clásica de los circos romanos: una pista cerrada en forma de U dividida por la spina, un elemento levantado en el centro del hipódromo en el que se exhibían esculturas, columnas y otros elementos decorativos. En los laterales del hipódromo se encontraban las gradas destinadas al pueblo y el extremo oriental se levantaba el majestuoso palco del emperador.

El recinto albergaba el deporte más célebre de aquella época: las carreras de cisios, carreras de carros pequeños y manejables tirados por caballos que divertía a los ciudadanos y otorgaba gloria y fama a los aurigas campeones. Existían diversos equipos de corredores diferenciados por colores que competían con una feroz rivalidad, en ocasiones, teñida de matices políticos llegando a provocar violentas revueltas. Las apuestas eran una costumbre común entre los espectadores.
Actualmente se pueden encontrar tres de ellas, el obelisco egipcio, la columna serpentina y el obelisco amurallado. Esta situado en la zona más antigua de la cuidad.

Bajo los jardines de Atmeydani se mantienen ocultos los restos del circo esperando ser rescatados algún día. En 1993, unas obras próximas a la Mezquita azul sacaron a la luz algunos asientos de las gradas que se conservan en varios museos de Estambul. Hoy, tres esculturas, que otrora formaron parte de la Spina, dan testimonio de la existencia del viejo hipódromo.



El obelisco de Teodosio
Se trata del monumento más antiguo de todo Estambul, un monolito de sección cuadrada que presenta cuatro caras con relieves egipcios perfectamente conservados. Este coloso de granito rosa fue construido hace 3.500 años por orden del faraón Tutmosis III para conmemorar la victoria egipcia sobre las huestes de Mesopotamia. Durante siglos permaneció frente al Templo de Karnak, en Luxor, hasta que el emperador Teodosio mandó llevarlo a Constantinopla para emplazarlo en la spina del hipódromo en el 390 d.C.
Cuenta el saber popular que sobre el obelisco se construyó una mano de bronce con un don especial, establecía el valor de las mercancías. En una ocasión, cuenta la leyenda, se desplazó hasta la misteriosa mano un comerciante que llevaba un caballo de Anatolia al que le daba un valor de 10.000 monedas de plata. Cuando la mano de bronce valoró el precio del caballo en 40 monedas. El comerciante enfurecido por la decisión rompió la mano de bronce y fue condenado a pena de muerte. Unos días más tarde el caballo murió de inanición. Su cuero fue vendido por 40 monedas de plata.

La columna serpentina
Esta columna de bronce formaba parte de un trofeo ofrecido al dios Apolo en Delfos. Conmemoraba la victoria del ejército griego sobre las tropas Persas en la batalla de Platea en el siglo V a.C. Tras la derrota de los griegos en la batalla de las Termópilas y el posterior saqueo de Atenas a manos de los persas en el contexto de las Guerras Médicas, los griegos consiguieron asestar un golpe definitivo a los persas en la planicie de Platea que se vieron obligados a replegarse ante la furia guerrera de los espartanos.
Como agradecimiento de esta victoria, los griegos construyeron un trípode compuesto por tres serpientes enroscadas que portaban un cuenco de oro. Por ese motivo ha recibido varias denominaciones a lo largo de su historia: Trípode de Platea y de Delfos.
Siglos más tarde Constantino el Grande mandó llevar esta ofrenda desde el tempo de Apolo en Delfos hasta Constantinopla para lucirla en el centro del hipódromo. Por aquel entonces el cuenco de oro ya había desaparecido pero se conservaban las tres cabezas de serpiente que fueron destruidas con el transcurso de los años. En la actualidad se conservan dos cabezas, una se encuentra en el Museo Británico y otra en el Museo arqueológico de Estambul.

La columna de Cantería
Se trata de un monolito de más de 30 metros de altura que presenta un acabado de piedras rústicas. Aunque no se conoce la fecha exacta de su construcción, se sabe que fue restaurada por Constantino Porfirogeneta. Se dice que la columna estaba cubierta por placas de bronce con diversos detalles de oro que fueron expoliadas y empleadas para acuñar monedas durante las cruzadas.
El Acueducto de Valente fue construido por el emperador bizantino Valente en el año 375. El acueducto, unía la tercera y la cuarta colina de la parte antigua, se utilizaba para llevar el agua al ninfeo desde el bosque de Belgrado. El acueducto tiene una altura de unos 20 m desde su base. Tenía 1Km de longitud, aunque actualmente solamente se conservan unos 600m en el barrio de Unkapanı y 200 metros en Beyazıt. En la construcción del acueducto se utilizaron las murallas de ciudad antigua de Khalkedon (Calcedonia).

La Cisterna de Teodosio, pertenece al conjunto de cisternas turcas construidas durante el Imperio romano en la ciudad de Constantinopla, actual Estambul. Se encuentra en Piyer Loti Caddesi en el distrito de Eminönü, Estambul. La cisterna, también denominada Serefiye Sarnici en turco, fue construida por el emperador Teodosio II entre 428 y 443 para acumular agua del acueducto Valente, fuente principal de abastecimiento de Estambul. Este acueducto se redirigió en época de Teodosio al Ninfeo, los baños de Zeuxippos y el gran palacio de Constantinopla, el desarrollo de esta gran infraestructura llevó a la construcción de la cisterna de Teodosio. Durante el periodo otomano fue utilizada, al igual que la cisterna de Binbirdirek como taller de hilado de seda.
Estructura tipo de la cisterna romana

Se trata de una cisterna ligeramente más pequeña que el resto, con unas dimensiones de 45×25m, y una estructura de 32 columnas con altura libre de 9m.


Cisterna de Justiniano
La Cisterna de Justiniano en turco Yerebatan Sarayn (Palacio Sumergido) o Yerebatan Sarnici (Cisterna Sumergida) se encuentra en Estambul. Se trata de la mayor cisterna sumergida de la ciudad, que tenía 60 construcciones de este tipo dadas las dificultades de abastecimiento de agua y la vulnerabilidad de la única fuente de agua, el Acueducto de Valente. Esta construcción sumergida se encuentra aproximadamente a 100 metros de Santa Sofía en dirección suroeste. Fue construida en 532 por Justiniano, tras la ruptura del imperio romano.
La construcción se denomina también Cisterna de Basílica según el nombre de la basílica que se encontraba sobre ella en el momento de su construcción. Según algunos escritos esta cisterna es una ampliación de la construida por Constantino I tras la revuelta de Niká con las mismas pretensiones que la actual. El agua de la cisterna proviene de los bosques de Belgrado a 19km de Estambul, y se trasladaba mediante acueducto. Esta cisterna abastecía de agua al Palacio de Constantinopla y a más edificios del Capitolio, que se encuentran inmediatamente sobre ella. La cisterna continuó en uso tras la conquista Otomana en 1453, abastecimiento ahora al actual Palacio Topkapi. La cisterna cayó en desuso en el siglo XIV con el gobierno Otomano que prefería el agua corriente. En el siglo XVI P. Gyllus descubrió la cisterna tras investigar ciertas leyendas populares, fue el primero en publicar un libro de viajes con el descubrimiento. En 1723 Mehmet Aga de Cesárea, arquitecto imperial de Ahmet III realiza la primera restauración de la cisterna. En el siglo XIX fue restaurada, por orden del sultán Abdülhamid II, pero su uso fue el de almacén de madera. Un siglo después es restaurada de nuevo entre 1985 y 1987, y su fin pasa a ser netamente turístico, previamente entre 1955 y 1960 se urbanizó la parte superior de la cisterna y consecuentemente se reforzaron algunas de sus columnas.
La cisterna tiene el tamaño aproximado de una iglesia grande, con unas dimensiones de 143×65m, con lo que es capaz de albergar hasta 80000m3 de agua o incluso en algunas épocas 100000m3. La estructura es sencilla, se compone de 366 columnas de unos 9m de alto en doce filas de 28 columnas, con un intercolumnio de 4,8m. Los capiteles de estas columnas son de todos los estilos, se pueden encontrar capiteles jónicos y corintios en gran medida y algunos dóricos, la razón para esta diversidad es que las columnas se trajeron de otros templos de la península de Anatolia, son de hecho, las columnas sobrantes de las que se utilizaron para construir Santa Sofía. La iglesia es accesible por una escalera de 52 peldaños. El muro portante de la cisterna, destinado a contener la presión del agua se realizó con ladrillo refractario, con un espesor medio de 4,8m revocado con mortero impermeable “de Horasan” al igual que en el suelo.
Las bases de algunas de las columnas se realizaron con piedra tallada, en las que se representaba a Medusa, el hecho de que las bases se encuentren talladas indica nuevamente que eran bloques pertenecientes a otros palacios o templos que se trasladaron allí. De hecho están colocados de forma invertida, aunque la tradición dice que esto era para anular los poderes de Medusa que petrificaba con la mirada.
La cisterna ha sido escenario de algunas películas entre ellas alguna de la saga James Bond, aunque la localización y los datos sobre ésta resultan erróneos.

Cendere: El puente romano sobre el río Cendere fue construido en el siglo II en la época de emperador Séptimo Severo.

Los cuatro columnas representaban; el emperador, su mujer  y los hijos Caracalla y Geta. Pero Caracalla cuando fue el emperador, ordenó ejecutar su hermano y borrar el nombre del imperio Romano. Derrumbaron la columna de Geta.

Ankara: El casco antiguo de la ciudad, está rodeado por la ciudadela. Los cimientos de origen galos fueron completados por los romanos. De época romana destaca el Teatro de Ankara, el Templo de Augusto, construido en el año 10 como tributo al Emperador Augusto y  los Baños Romanos.

Teatro Romano
Los restos, el escenario, se pueden ver desde fuera del castillo. Las estatuas romanas que se encontraron aquí se exhiben en el Museo de las Civilizaciones de Anatolia. La zona de asientos está aún en fase de excavación.

Templo de Augusto
El templo, también conocido como el Monumentum Ancyranum, fue construido entre el 25 aC - 20 aC tras la conquista de Anatolia Central por el Imperio Romano y la formación de la provincia romana de Galacia, con Ancyra (Ankara moderna) como su capital administrativa. Tras la muerte de Augusto en 14 dC, una copia del texto de la Res Gestae Divi Augusti fue inscrito en el interior del pronaos en latín, mientras que la traducción griega también está presente en una pared exterior. El templo ubicado, en la antigua Acrópolis de Ancyra, fue ampliada por los romanos en el siglo 2 º. En el siglo 5 º se convirtió en una iglesia de los bizantinos. Se encuentra en el barrio Ulus de la ciudad.
Las Termas o Baños Romanos
Estas termas tiene todas las características típicas de un baño romano clásico: un frigidarium (sala fría), tepidarium (sala fresca) y caldarium (sala caliente). Los baños fueron construidos durante el reinado del emperador Caracalla en el siglo 3 en honor a Asclepios, el Dios de la Medicina. Hoy en día, sólo el sótano y los primeros pisos siguen en pie. Está situado en Ulus.

Columna de Juliano
Esta columna, situada en Ulus, se erigió en 362 para conmemorar una visita del emperador romano Juliano. Está a quince metros de altura y tiene una decoración típica de hoja en el capitel.

Antalya: Sus orígenes se remontan al período paleolítico. La ciudad de tomó su nombre del rey de Pérgamo, Atalo II. Se convirtió en una provincia de Roma en el año 67 a. C.
Yalvac: Está cerca de la antigua Antioquia de Pisidia. De época romana destacan el acueducto, el templo de Augusto, el teatro y las termas.

Aspendos:

El teatro de Aspendos es el teatro mejor conservado que ha subsistido hasta nuestros días, tiene una capacidad para 15.000 espectadores. Fue construido  durante la época del emperador Marco Aurelio por el arquitecto Zenón a mediados del siglo II. Las inscripciones en griego y latín de las entradas de la escena indican que fue un regalo de dos hermanos, Curcio Crispino y Curcio Auspicato, dedicado «a los dioses del país y a la Casa Imperial». Su estructura se ha conservado admirablemente.  La escena mide unos 25 m de altura por110  de ancho en la fachada exterior.







El estadio se encuentra bajo el flanco este de la acrópolis, al norte del teatro. Tiene 30 m de anchura y 215 de longitud, y a pesar de estar cubierto de hierba, su contorno es perfectamente discernible. Hay dos tumbas excavadas en la roca junto al estadio. La más impresionante de ellas es la más oriental. Tras estas, se puede verse la necrópolis de Aspendos.
También destaca la plaza porticada, una basílica y un ninfeo. La puerta sur es el mejor lugar para contemplar el gran acueducto romano de Aspendos, el mejor conservado de Asia Menor.

Afrodisias: Afrodisias se encuentra en una meseta a 600 metros de altura, en un pueblo pequeño llamado Geyre.

La ciudad de Afrodisias se hizo famosa por el culto a Afrodita, madre de Eneas, el legendario fundador de Roma. Este santuario se convirtió en un lugar de importada nacional entre los romanos. Afrodisias también llegó a ser un importante centro artístico por las obras de sus escultores. Destaca  el tretapilon,  puerta monumental muy elaborada que originalmente poseía cuatro filas de cuatro columnas. La puerta fue erigida a mediados del siglo II  y formaba parte de una vía procesional que conducía al templo de Afrodita. Al oeste de las termas de Adriano se encuentra el pórtico de Tiberio.
Tretapilon

En la esquina suroeste de este pórtico hay una basílica orientada al sur con una gran nave central y dos laterales, de unos 100 m de longitud. Tanto la basílica como el pórtico datan del siglo I. En la esquina suroeste de la ciudad se ha desenterrado el teatro, datado en la segunda mitad del siglo I. Tenía capacidad para unos 10.000 espectadores. En la esquina suroeste de la excavación se encuentra el estadio que mide 262 x 59 m con una capacidad para 30.000 espectadores. Fue construido en el siglo I ó II.
Teatro

Éfeso: Éfeso era la ciudad sagrada de Artemisa. Hoy en día se puede pasear por sus magnificas calles pavimentadas de mármol. Las ruinas de la ciudad de Lisímaco, posiblemente la ciudad  mejor conservada del Mediterráneo oriental.

La ciudad bajo el Imperio romano:
La ciudad prosperó durante el Imperio romano. Cuando la visitó Estrabón, su riqueza se basaba en el comercio, y toda la región hasta Capadocia estaba llena de caminos (vías) que facilitaban el intercambio comercial. Dice que había un senado dirigido por los epilectos que gobernaba la ciudad, senado que había sido instituido por Lisímaco. La ciudad tenía un grammateus, funcionario común a todas las ciudades griegas, y un arconte que cuidaba del registro de títulos.
Tiberio quiso eliminar el derecho de asilo del templo, a lo que los efesios se opusieron diciendo que había sido aceptado por persas, macedonios y romanos hasta entonces; el asilo se utilizaba normalmente por delincuentes. El puerto se arregló en tiempos de Nerón, por obra de Barea Soranus, gobernador de Asia.
En 262 D. C., la ciudad y el templo fueron asolados por los godos. El templo quedó destruido y ya no se reconstruyó. Desde entonces perdió importancia

El odeón, Pritaneo, las termas de Vario, el templo de Domiciano, las letrina, la biblioteca de Celcius, las columnas de Agorá, lápida de mármol triangular del siglo II y sobre todo el gran teatro con capacidad para unos 25.000.- espectadores.
Biblioteca
Letrinas

Mileto: Muy cerca de Priene, se halla la ciudad de Mileto. Sus orígenes se pierden en el tiempo.

En Mileto se puede disfrutar del Teatro, con una capacidad para quince mil espectadores. Impresiona su grado de conservación, fue construido en el siglo II, las Termas de Faustina, de los Almacenes de Trigo, la Puerta del Ágora, la Cámara del Concejo, el Gimnasio, el Monumento del Puerto y su entrada, la Puerta de los Leones y el Santuario Delfineo. Además existe un pequeño museo con restos encontrados por todo el yacimiento.
En el Museo Pérgamo de Berlín, se exhibe entre otros restos, el pórtico central de lo que fue la antigua puerta del mercado de Mileto, construida hacia el año 120 a. C.

Priene: Conocido en la Antigüedad, como el Golfo de Latmos, se encuentra uno de los parques arqueológicos más importantes de Turquía, Priene.

Priene fue abandonada tras la epidemia palúdica y las dificultades en el transporte debido a los aluviones del río, allá por el silgo XII.
Ciudad amurallada. Destaca el Anfiteatro, el Templo de Atenea, el teatro de época helena probablemente que fuese reformado durante la época romana, el Ágora con los restos de las casas alineadas a ambos lados de la calle que bajaba hacia el puerto, el Pritaneo, el Buleiterio, el Templo de Zeus, el Templo de Deméter y los gimnasios.                                       


Teatro




Pergamo: Es uno de los principales parques arqueológicos de Turquía.
Bergama, la antigua Pérgamo en el siglo II a. C. pasó a formar parte del Imperio Romano hasta el siglo III.
Época romana
La decisión de Atalo III surgió una revuelta entra en el pueblo pergameno. Los que estaban contra a Roma se unieron alrededor de Aristónico, se suponía que fuera un hijo de Eumenes II de una mujer de Éfeso. Primero tuvieron éxito contra los romanos, pero al final el ejército del cónsul Perperna sometió los rebeldes, Llevaron Aristónico a Roma y le ejecutaron allí. Tras acabar con esta insurrección una comisión senatorial romano organizó en el 129 a.C. los territorios de Asia Menor. Pérgamo perteneció a la provincia de Asia. Por estas causas la mayoría de los artistas fueron a Afrodisias y allí fundaron una escuela de escultura.
En año 40 a.C. Marco Antonio se la regaló la biblioteca a Cleopatra. Eso fue muy deshonrado para la ciudad.
En los años 20 a.C. El emperador romano Augusto visitó Pérgamo, por honor de esta visita en el área sagrada de Atenea montaron una estatua del emperador.
En la época de Tiberio (14-37d.C.) la ciudad fue restaurada y en un concurso entre 11 ciudades fue elegida la primera. Las ceremonias rituales empezaron hacer con nombre de emperador.
Con la visita de Trajano (98-117d.C.) empezaron construirle un templo. La inauguración fue en la época del Adriano (117-138d.C.) También construyeron en este tiempo el templo de Serapio o la Sala Roja.
Marco Aurelio (161-180d.C.) mandó construir un templo para su mujer Faustino. Galeno, el médico famoso de Asclepion de Pérgamo, viajó a Roma y allí fue premiado por el emperador.
La ciudad tres veces obtuvo el título de Neocoros (la guardia del templo) en los tiempos de Augusto, Trajano y Caracalla. Este último también cedió el grado de la primera capital. Otro fue para Esmirna.
La ciudad en la época de Valerio (253-260) sufrió de un terremoto muy fuerte, que destruyeron muchos edificios.

Israel
Escitópolis (Beth-Shean), la única ciudad al oeste del río Jordán
Ubicado 27 km. (17 mi) al sur del Mar de Galilea. Bet-Seán está situado estratégicamente en el cruce de los valles Harod y Jordán. La tierra fértil y la abundancia de agua llevó a los judíos a decir "Si el Jardín del Edén es en Israel, entonces Bet-Seán es la entrada." No es raro descubrir que este lugar haya estado ocupado continuamente desde el Periodo Calcolítico hasta el presente.

El periodo romano:
En el año 63 a. C., Pompeyo estableció de hecho el dominio romano sobre Judea, y Escitópolis tuvo un papel central en la administración del área. Habiendo recibido privilegios especiales, Escitópolis empezó a contar los años desde la obtención del status de polis romana. Era la más grande ciudad de la Decápolis, una liga de diez ciudades helenizadas, nueve de ellas al este del río Jordán. La construcción pública en el nuevo centro urbano de Escitópolis en el valle al sureste del tell empezó en el siglo I d. C. Pero se sabe muy poco acerca de los edificios de dicho periodo, dado que fueron destruidos o incorporados dentro de la masiva obra de construcción del periodo siguiente.
Durante el reinado de los emperadores Adriano, Antonio Pío y Marco Aurelio en el siglo II d. C., el imperio gozó de paz, seguridad y prosperidad económica, tal como lo demuestran los amplios y elaborados proyectos de construcción en las ciudades romanas. Escitópolis fue un ejemplo sobresaliente de esta planificación y construcción a alto nivel. Impresionantes portones fueron erigidos para marcar los límites del área urbana. En el valle al suroeste del tell, se creó un nuevo centro cívico. A lo largo de sus calles principales con columnatas, se encontraban el templo, la basílica, el ninfeo y las casas de baños. Al sur de ellas estaban los grandes complejos de entretenimiento: el teatro y el anfiteatro. El antiguo tell servía ahora como acrópolis y el templo principal de la ciudad estaba allí. Desde el Monte Gelboé, a 7 km. al suroeste de la ciudad, se transportaba el agua a la ciudad, por medio de un acueducto.
Los edificios, así como el pavimento de las calles, eran de oscura piedra de basalto, característica de la región. Las fachadas de los edificios públicos estaban hechas con la dura piedra caliza traída del Monte Gelboé, al igual que los elementos arquitectónicos tales como columnas y componentes tallados. Algunos edificios estaban decorados espléndidamente con columnas de granito y elementos esculpidos en mármol importado. Los edificios públicos eran financiados por la administración romana y por donantes privados. Entre las ruinas se encontraron inscripciones que honraban a los benefactores de la ciudad, incluidos emperadores y gobernadores romanos.
Muchos de los edificios de Escitópolis resultaron dañados en el terremoto de 363 d. C. En el año 409, la ciudad fue nombrada capital provincial de una zona que incluía la Galilea y el norte de Transjordania. La población de la ciudad continuó creciendo, gracias a su importancia administrativa y económica, y su nuevo status llevó también a una obra masiva de reparaciones de los daños causados por el terremoto, así como de restauración y reconstrucción.


Cesárea:
Cesárea se encuentra a orillas del Mediterráneo, aproximadamente a mitad de camino entre Haifa y Tel Aviv. En las excavaciones arqueológicas de las décadas del '50 y '60 se encontraron restos de numerosos períodos, en particular un complejo de fortificaciones de la ciudad cruzada y el teatro romano.
Durante los últimos veinte años, las diversas excavaciones llevadas a cabo por numerosas expediciones de Israel y del exterior han puesto en descubierto impresionantes restos de la olvidada grandeza de la ciudad en la época romana y de la cruzada.

La ciudad romana
Fundada por el rey Herodes en el siglo I EC sobre el lugar de un puesto comercial llamado la Torre de Straton, Cesárea recibió el nombre del protector romano de Herodes, el emperador César Augusto. La ciudad fue descrita en detalle por el historiador judío Flavio Josefo (Antigüedades XV, 331 y ss.; La guerra I, 408 y ss.). Era una ciudad amurallada, con el puerto más grande de la costa este del Mediterráneo llamado Sebastos, el nombre griego del emperador Augusto.
El templo de la ciudad, dedicado a César Augusto, se levantaba sobre un alto podio que daba hacia el puerto. Un amplio tramo de escalones conducía hasta el pilar del templo. Se construyeron también, de acuerdo a la tradición imperial, edificios públicos y sofisticadas instalaciones de esparcimiento. El palacio del rey Herodes se encontraba en la parte sur de la ciudad.

En el año 6 EC, Cesárea pasó a ser la sede de los procuradores romanos de la Provincia de Judea y de los cuarteles de la X Legión Romana. En los siglos II y III, la ciudad se expandió y se convirtió en una de las más importantes en el área oriental del Imperio Romano, definida como la "metrópolis de la provincia de Siria Palestina
Cesárea se encuentra a orillas del Mediterráneo, aproximadamente a mitad de camino entre Haifa y Tel Aviv. En las excavaciones arqueológicas de las décadas del '50 y '60 se encontraron restos de numerosos períodos, en particular un complejo de fortificaciones de la ciudad cruzada y el teatro romano.
Durante los últimos veinte años, las diversas excavaciones llevadas a cabo por numerosas expediciones de Israel y del exterior han puesto en descubierto impresionantes restos de la olvidada grandeza de la ciudad en la época romana y de la cruzada.

El palacio fue construido sobre un promontorio rocoso que se proyectaba sobre el mar, en la parte sur de la ciudad romana. Las excavaciones revelaron un gran complejo arquitectónico que medía 110x60 mts., con una piscina decorativa rodeada por pórticos. Esta elegante estructura en una ubicación tan singular fue identificada como el palacio de Herodes (Antigüedades XV, 332). El palacio estuvo en uso a lo largo del período romano, tal como lo testimonian dos columnas con inscripciones en griego y latín que mencionan a los gobernadores de la provincia de Judea.

El teatro se encuentra en la parte sur de la ciudad. Fue encargado por el rey Herodes y es la primera instalación romana de esparcimiento construida en su reino. El teatro da hacia el mar y cuenta con miles de localidades dispuestas en una estructura semicircular abovedada. El piso semicircular de la orquesta, pavimentado en primer término con un enlucido pintado, fue posteriormente embaldosado con mármol.
En las excavaciones del teatro se encontró una piedra que muestra partes de una inscripción que menciona a "Poncio Pilatos, procurador de Judea", y al Tiberium (el edificio en honor del emperador Tiberio) que aquél construyera.

El anfiteatro, que se encuentra en la costa sur de la ciudad, fue mencionado también por Flavio Josefo. Estaba orientado de norte a sur y medía 64 x 31 mts. Su lado este y sur, éste último redondeado, se preservaron bien; el lado oeste fue casi totalmente destruido por el mar. Un muro de 1,05 m de alto rodeaba la palestra, cubierta con greda molida. Cuando se lo construyó por primera vez, en el período romano, tenía cabida para unos 8.000 espectadores; en el siglo I EC se añadieron nuevas localidades, que incrementaron su capacidad hasta 15.000 espectadores. Sus dimensiones, forma e instalaciones indican que este anfiteatro fue utilizado para las carreras de caballos y carrozas y que, de hecho, era un hipódromo. En una inscripción encontrada en él se puede leer "Morismus [el] auriga". Durante el siglo II fue reconstruido y adaptado para los usos más habituales de un anfiteatro.
El acueducto, que aseguraba un abundante suministro de agua, fue construido en el período herodiano; posteriormente, cuando la ciudad creció, fue reparado y ampliado a un canal doble. El acueducto superior empieza en los manantiales ubicados unos 9 kms. al noreste de Cesárea, a los pies del Monte Carmelo. Este fue construido con notables conocimientos de ingeniería y aseguraba el flujo del agua, por la fuerza de gravedad, desde los manantiales hasta la ciudad. En algunas secciones el acueducto estaba sostenido por hileras de arcos y posteriormente cruzaba las lomas de kurkar paralelas a la costa a través de un túnel. Al entrar en la ciudad desde el norte, el agua fluía a través de una red de cañerías hasta las piscinas de recolección y fuentes de toda la ciudad. Muchas inscripciones en el acueducto atribuyen la responsabilidad de su mantenimiento a la II y X Legiones.

Jordania:
Gerasa, Jerash
La Pompeya asiática. Es la segunda principal atracción turística de Jordania, después de Petra. La antigua ciudad de Jerash, fue ocupada por asentamientos humanos, desde hace más de 6.500 años.

La ciudad vivió su época dorada durante el dominio romano y hoy en día se considera una de las ciudades romanas mejor conservadas de todo el mundo. Jerash fue conquistada por Pompeyo en el 63 a. C.

En el 90 se incorporó a la provincia de Arabia. En la segunda mitad del siglo I, la ciudad de Jerash alcanzó una gran prosperidad.

De sus Monumentos destacan:
Arco de Adriano. Se halla en la entrada principal de la ciudad. Fue construido para conmemorar la visita del emperador Adriano a Jerash en el año 129.
La Plaza Oval. Mide 90x80 m., está rodeada por una ancha acera y un conjunto de columnas jónicas que datan del siglo I.

La Calle de las Columnas. Conserva el pavimento original, el Cardo, de unos 800 metros de longitud.

Los templos dedicados a Zeus y Artemisa.
La Catedral. Antiguo templo de Dionisio, destaca la monumental puerta del templo lujosamente tallada, data en el S. II. En el siglo IV, el templo fue reemplazado por una iglesia.

El Ninfeo. Fuente ornamental construida en el año 191, dedicada a las ninfas.
El Teatro del Norte. Se construyó en el año 165. Su parte frontal es una plaza con columnas y por una escalera se accede la entrada. Originariamente tenía sólo 14 filas de asientos.
El Teatro del Sur. Construido durante el mandato del emperador Domiciano, entre los años 90 y 92. Tiene un aforo superior a las 3.000 personas.

El Hipódromo. El Circo tiene diez puertas de salida (carceres), en contraste con las doce habituales, que han sido reconstruidas. El resto de sillares que faltaban se han extraído y tallado de nuevo. Las gradas (cávea) tenían 4 m de profundidad y 16 filas de asientos. Tenía un aforo para 15.000 espectadores que, según cuentan, hablaban griego incluso durante la dominación romana. Actualmente se recrean carreras y espectáculos que recrean la época romana.

Philadelphia, Ammán
Conocida durante la Edad del Hierro como Rabbath-Ammon y, más tarde, como Philadelphia. De las Ruinas romanas de Ammán destaca.

Jabal Al-Qal´a o Colina de la Ciudadela, en forma de L, ha estado habitada desde, al menos, la Edad del Bronce Antiguo, momento a partir del cual se fortificó en varias ocasiones. Muestra de ello son las sólidas murallas pertenecientes a la Edad del Bronce Medio, que recientemente se han excavado en el suroeste de la montaña. Sin embargo, escasos son los restos arquitectónicos que perduran de dichas épocas. La mayoría de lo que podemos contemplar hoy en día son restos romanos, bizantinos y omeyas que dan fe de lo que una vez hubo allí.

El más imponente y mejor conservado monumento de la Philadelphia romana es su teatro. Según una inscripción, fue construido durante el reinado de Antonino Píus (138- 161 d.C.) para albergar a 6000 personas. El teatro y el odeón, éste último con una capacidad para cerca de 500 personas, se ubicaban a ambos lados de un foro columnado. En un principio, ambas construcciones estaban dispuestas junto a un arroyo y una calle principal, la Decumanus Maximus. Hoy en día, el arroyo transcurre por una tajea; la calle se ha prologado con más tramo de carretera. El Propylaeum, que tampoco se conserva, constituía en su momento un puente de tres arcos situado al norte del foro, junto al arroyo y la calle. Suponía la entrada a la escalinata que llegaba hasta la ciudadela y de la que los viajeros han hecho referencia hasta 1911.
El Templo de Hércules, la edificación romana más significativa, se construyó, según reza una inscripción, siendo Geminius Marcianus gobernador de la provincia de Arabia (162-166 d.C.), dedicado a los co-emperadores Marcus Aurelius y Lucius Verus.

Siria

Bosra
Bosra se localiza al sur de Siria, a 150 kilómetros de Damasco. En 106 se convirtió en la capital de la provincia romana de Arabia Pétrea, creada por Trajano después de la anexión del reino nabateo. Al estar situada en una importante vía de comunicación, la Via Nova Trajana, más de 5000 legionarios se instalaron en ella, y pronto se convirtió en la guarnición definitiva de la Legio III Cyrenaica. Engrandecida y embellecida con edificios públicos organizados alrededor de un cardo y un decumano, fue rebautizada Nova Trajana Bostra por Trajano entre 98 y 117. Durante ese mismo siglo, se construyó el gran teatro de 17.000 plazas, uno de los mayores del oriente romano, que se ha conservado casi intacto hasta nuestros días.
Teatro de Bosra (Siria)
Palmira
La antigua Ciudad de "Palmira", que significa "ciudad de los árboles de dátil" esta situada en el desierto de Siria, en la provincia de Hims a 3 km de la moderna ciudad de Tadmor o Tadmir.

En el 41 a. C. los habitantes de Palmira huyeron de las tropas de Marco Antonio al otro lado del Éufrates. En el siglo I Siria se convirtió en provincia romana y la ciudad prosperó con el comercio de caravanas al estar situada en la ruta de la seda.
Tras una visita, el emperador Adriano otorgó a Palmira los derechos de ciudad libre y cambió el nombre a Palmyra Hadriana.

Tras la captura del emperador romano Valeriano en la guerra contra los sasánidas, Palmira defendió las fronteras bajo el comando del gobernador Odaenathus. Tras su asesinato, su viuda Zenobia en nombre de su hijo Vabalato, estableció en Palmira la capital de su reino nabateo. Mantuvo su independencia durante seis. En el 272 fue derrotada por el emperador romano Aureliano la encadenó en cadenas de oro a un carro durante su marcha triunfal.
Luego fue perdonada y se retiró a una villa en Tibur. Tras una segunda revuelta de sus habitantes Palmira fue arrasada en el 273. Diocleciano reconstruyó Palmira aunque la nueva ciudad era más pequeña y estableció un campamento en sus cercanías como defensa contra los sasánidas.

En el año 634 fue tomada por los musulmanes y en el 1089 fue completamente destruida por un terremoto.

Templo de Bel en Palmira.

La principal atracción de Palmira son sus ruinas, entre las que se destaca el templo de Bel. Edificado en el año 32, fue consagrado al culto de Bel, derivación del término babilónico Baal, que significa amo. Era el dios supremo de los habitantes de la ciudad, el dios de los dioses. En el templo, que fue transformado en iglesia en el siglo IV, se hacían sacrificios de animales.

A pocos metros del templo comienza una gran columnata de 1200 m que era el eje de la vieja ciudad, que llegó a tener cerca de 200.000 habitantes. Al os lados de la extensa columnata hay una serie de ruinas en mayor o menor grado de conservación: el templo de Nebo, deidad babilónica; el templo funerario; el campamento de Diocleciano, antiguo palacio de la reina Zenobia; el teatro el ágora, donde se realizaban operaciones comerciales y se discutía. Un poco alejado de la columnata hay un hermoso templo cuya función no se conoce con exactitud, pero el edificio se conserva muy bien.

Saliendo de la ciudad, adentrándose un kilómetro en las montañas, hay un lugar, con construcciones tipo torres cuadradas y macizas. Es el valle de las tumbas. Hay tres tipos de tumbas y fueron construidas en los tres primeros siglos de esta era. Algunas de estas construcciones podían llegar a albergar hasta 500 cuerpos.
Tetrapilón (Palmira-Siria)




No hay comentarios:

Publicar un comentario